airplane 1209752 1920airplane 1209752 1920airplane 1209752 1920

La primer gran pandemia del siglo (de lo que va de el) nos ha dejado innumerables lecciones y reflexiones. Y aunque quizá podríamos reflexionar sobre muchas cosas, hoy me gustaría platicar contigo, amable lector, acerca de esa sensación de despojo.

El COVID-19 nos quitó todo: la vida de nuestros seres queridos o de allegados, la “normalidad” de ir a trabajar todos los días a una oficina, el uso de un cubrebocas para protegernos y la libertad de ir a cualquier lugar.

Dos mil diecinueve fue un año mágico en muchos aspectos para mí. El principal, pude viajar dos veces desde México a China por cuestiones personales. Fue un logro en muchos sentidos.

Y este dos mil veinte iba a ser algo similar

Tenía planeado viajar en verano y en noviembre. Lo peor es que a fechas de estas líneas (diciembre 15, 2020) y pese a que en el horizonte se visualizan varias vacunas aún no sé cuándo podré regresar.

Aún no sabemos cuando es seguro viajar, cuándo podremos recuperar aquellas libertades y derechos que el virus nos despojó. Cuándo podremos decir que hemos superado realmente a la pandemia.

La RAE en una se definiciones dice que la nostalgia es “[…] tristeza melancólica originada por el recuerdo de una dicha perdida“. ¿Qué mas dicha que ser libres, en toda la extensión de la palabra?

Fuera del debate dejo aquellos argumentos que alegan que las autoridades “suprimen” o intentan suprimir garantías con la excusa del virus. No. Hablo de aquellas libertades que, irónicamente, libremente, decidimos muchos perder en pro de cuidar y salvaguardar la salud y la de nuestros seres queridos.

Sin duda este dos mil diecinueve quedará marcado de muchas, muchas formas. No solo nos demuestra como humanidad que aún somos patéticos para enfrentar a un virus -y per se, que somos insignificantes- sino que, además, y aunque suene trillado, debería de hacernos valorar y atesorar a aquellos que tenemos y a quiénes tenemos.

Muchos perdieron familiares, amigos, empleos… y todos perdimos ese libre albedrío que nos vanagloriábamos gozar. Ojalá que este año nos aleccione para cuidar y gozar lo que tenemos cuándo lo tenemos.

Imagen | Pixabay

#covid19, #nostalgia, #reflexión

por Miguel Ángel

ceo de filosofía en la red, drando. en Filosofía, mtro. filosofía y valores, lic. en psicología organizacional, PTB en enfermería; catedrático de licenciatura en la Universidad Santander (México)

error: Content is protected !!