Nuestro siglo ha dado lugar a modos de vida ciertamente paradójicos, al menos en lo que a la sociedad occidental respecta. Vivimos en un mundo en el  que prácticamente se  han  reproducido las condiciones materiales del paraíso terrenal, sin embargo no somos felices y estamos lejos de estarlo. 

“Los trastornos mentales comunes están en aumento en todo el mundo. Entre 1990 y 2013, el número de personas con depresión o ansiedad ha aumentado en cerca de un 50%, de 416 millones a 615 millones. Cerca de un 10% de la población mundial está afectada, y los trastornos mentales representan un 30% de la carga mundial de enfermedad no mortal.”(Organización mundial de la salud,2016).

Además de la depresión, las ventas de los libros de autoayuda también han aumentando exponencialmente en los últimos años así como el consumo de ansiolíticos. Estos hechos distan de la imagen que tenemos del paraíso. El acceso a víveres , tecnología, entretenimiento y turismo low cost contrasta con una sociedad cada vez más estresada.

Como un sino irremediable hemos mutado en el ser más despreciable de todos,  el último hombre. “Voy a hablarles de lo más despreciable <<el último hombre>>. Y Zaratustra habló así al pueblo:[…]La tierra se ha vuelto pequeña entonces, y sobre ella da saltos el último hombre, que todo empequeñece. Su estirpe es indestructible, como el pulgón; el último hombre es el que más tiempo vive. << Nosotros hemos inventado la felicidad>>- dicen los últimos hombres y parpadean. Han abandonado las comarcas dónde era duro vivir. La gente ama incluso al vecino y se restriega contra él […]. Un poco de veneno de vez en cuando eso produce sueños agradables. Y mucho veneno al final, para tener un morir agradable. La gente continúa trabajando, pues el trabajo es un entretenimiento. mas procura que el entretenimiento no canse. La gente ya no se hace ni pobre ni rica: ambas cosas son demasiado molestas. ¿quien quiere aun gobernar? ¿ Quien aun obedecer? Ambas cosas son demasiado molestas.(Nietzsche,2019,p.p.52-53)

Los textos de Nietzsche resultan a menudo proféticos y este es un claro ejemplo. Las consideraciones que realiza acerca del último hombre, resultan bochornosamente similares al estado actual de las cosas. Curiosamente a pesar de su cruzada en contra del cristianismo y los sistemas filosóficos jamás los tildó con tanta severidad como a los últimos hombres. 

Dicho esto,  descubramos bajo la tenue mirada de la rapaz nocturna que es lo que nos convierte en seres de tan baja estirpe.

La tierra se ha vuelto pequeña entonces, y sobre ella da saltos el último hombre, que todo empequeñece. Los valores occidentales han impregnado todas las sociedades mediante el mal llamado proceso de globalización. Los valores ajenos han sido suprimidos o asimilados en una amalgama cultural que vende dichos productos.

 Por ejemplo,  se ha vuelto una costumbre muy extendida, realizar prácticas como el yoga o la meditación. Estas prácticas no se deben tomar, sin embargo, como un ejemplo de asimilación equitativa en la que hemos introducido en nuestra vida prácticas ajenas a nuestra sociedad. Se trata más bien de un proceso mercantilista. Yo practico yoga, no por que respete y entienda su contexto sociocultural sino más bien por qué me hace quedar cool delante de los demás. De este modo hemos empequeñecido y reducido las prácticas ajenas, a simples productos que mostrar a los demás.

Esta es la cara amarga de la globalización, que con tanta ligereza se suele ocultar. Ojalá el proceso de globalización hubiera sido un proceso grácil, en el que todos los pueblos nos hubiéramos enriquecido de lo ajeno. Sin embargo, dicho proceso se forjó a fuego y sangre en un proceso imperialista que nos ha dejado episodios tan trágicos como el holocausto del Congo Belga. “Cuando se llama la atención sobre los millones de personas que murieron como resultado de la globalización capitalista, desde la tragedia de México en el siglo XVI hasta el holocausto del Congo Belga hace un siglo, en gran medida se rechaza la responsabilidad. Parece que todo hubiera ocurrido como resultado de un proceso <<objetivo>> que nadie planeó ni ejecutó y para el que no había ningún <<manifiesto capitalista>>(Zizek,2019,p.25)

De este modo hemos empequeñecido nuestro mundo a través de un proceso sanguinario que nos ha regalado una sociedad global de individuos aislados, reducidos a simples productos.  Su estirpe es indestructible, como el pulgón; el último hombre es el que más tiempo vive. << Nosotros hemos inventado la felicidad>> dicen los últimos hombres y parpadean. Han abandonado las comarcas dónde era duro vivir. 

 Vivimos en una época en donde el hedonismo recalcitrante ha permeado todos los aspectos de nuestra vida.Uno de los mayores bienes  me atreví a declarar en uno de mis artículos anteriores, es el de la vida exitosa o en su defecto  mostrar el éxito sea éste real o no. considero que hemos alcanzado un punto de hedonismo absurdo, ya que es una autoimposición social de la que pocos somos conscientes. valores contenidos  en frases tales como “vive la vida, que solo es una” han permeado un estilo de vida y una sociedad realmente abominable.

Hemos dejado atrás los valores de nuestros abuelos, palabras como sacrificio y esfuerzo suenan extrañas para nosotros. Buscamos la momentaneidad en aquellas experiencias intensas que se disipan de un momento a otro y nos empujan a buscar freneticamente nuevas experiencias de este tipo. Actividades como estas pueden ser, la vida nocturna, los viajes low cost , experiencias con drogas, sexo vacio, vida en redes sociales y videojuegos.

Este tipo de vida que salta de una experiencia vacía a otra, está a la orden del día y pudiera parecer que es una imposición moral disfrutar y ser feliz. Tienes dolores hazte con un analgésico, estás estresado, toma un ansiolítico, te aburres, ve un video de youtube ah, y por cierto, no olvides mostrar que feliz eres por tus redes sociales favoritas por qué si estas sufriendo eres un auténtico fracasado.

Un poco de veneno de vez en cuando eso produce sueños agradables. Y mucho veneno al final, para tener un morir agradable. La gente continúa trabajando, pues el trabajo es un entretenimiento. mas procura que el entretenimiento no canse. La gente ya no se hace ni pobre ni rica: ambas cosas son demasiado molestas. ¿quien quiere aun gobernar? ¿ Quien aun obedecer? Ambas cosas son demasiado molestas. Vivimos en el mayor vacío existencial que el ser humano haya vivido nunca. Este vacío existencial tiene unas características muy especiales, no se trata de un desasosiego interno producido por el típico nihilismo derivado de no encontrar sentido a la vida. En este caso se trataría de la afirmación de dicho nihilismo mediante la acción, no a través del pensamiento.

Pasamos una cantidad de tiempo inusitada en mundos virtuales, que dicen acercarnos pero que en realidad nos aíslan. Por ejemplo, los videojuegos online, los smartphones, la pornografia y las apuestas online. El concepto de veneno no solo podemos relacionarlo con elementos obvios como el alcoholismo o el consumo de ansiolíticos. Veneno es cualquier acción u objeto que empleemos con el fin de evadirnos de nuestra vida real. Por esto mismo es por lo que afirmo que vivimos en un vacío existencial permanente, por qué tratamos obsesivamente de vivir a través de experiencias irreales o de ser reales que no tengan ningún tipo de trascendencia, de modo que mueran en el presente. 

Se trataría del quiebro moderno del absurdo en palabras de Camus, no soportamos el absurdo con la esperanza de una vida mejor después de la muerte. Esquivamos el absurdo de nuestra existencia a través de experiencias banales que nos evaden de nuestra vida. “El quiebro mortal que constituye el tercer tema de este ensayo es la esperanza. Esperanza de otra vida que es preciso <<merecer>> , o trampa de quienes no viven para la vida en sí, sino para una gran idea que las supera, la sublima, le da un sentido y la traiciona”.(Camus,2020,p.22)

 El trabajo se ha convertido en un estilo de vida, algo que nos define como individuos. Yo soy ingeniero o soy profesor pero desde luego estas palabras están realmente lejos del duro y penoso trabajo de subsistencia. 

Tampoco estamos comprometidos con ningún tipo de causa política. La política solo ha de extenderse hasta que nuestra vida privada y nuestras comodidades estén garantizadas. El resto de proyectos colectivos no nos importan. Hoy en día la moda en política es la biopolítica pospolítica, un excelente ejemplo de jerga teórica que, sin embargo puede  desvelarse fácilmente: <<Pospolítica>> es una política que afirma dejar atrás  las viejas luchas ideológicas y además se centra  en la gestión de expertos,<<biopolítica>> designa como su objetivo principal la regulación y el bienestar de las vidas humanas.(Zizek,2019,p.55)

Ni siquiera nuestras propias vidas tienen un magma ético sobre el que sustentarse dado que no hay unos principios que impulsen nuestras vidas, simplemente tratamos de vivir lo más plácidamente posible, dentro de nuestra burbuja solipsista. Tristemente palabras como feminismo, liberalismo,comunismo y veganismo se han convertido en la mayoría de los casos en simples etiquetas para etiquetar y diferenciar individuos. Sin embargo, no existe un proyecto sólido que aúne los movimientos sociales y los valores éticos en un marco unitario con el que afrontar el futuro y sus desavenencias.

Bibliografía:

  1. The NDP Group.13 de enero 2019. Self help book sales are rising fast in the U.S. The NDP group Says.https://www.npd.com/wps/portal/npd/us/news/press-releases/2020/self-help-book-sales-are-rising-fast-in-the-us-the-npd-group-says/
  2. Rtve.10 de octubre de 2020.Doparse para vivir: más de dos millones de españoles toman ansiolíticos a diario.https://www.rtve.es/noticias/20201010/ansioliticos-benzodiacepinas-consumo-adiccion-espana/2044003.shtml
  3. OMS.2017.Día Mundial de la Salud Mental 2017 – La salud mental en el lugar de trabajo.https://www.who.int/mental_health/world-mental-health-day/2017/es/
  4. Zizek,S.(2019).Sobre la violencia seis reflexiones marginales.Barcelona:Austral.
  5. Camus,A.(2020).El mito de sisifo.Madrid:Alianza.
  6. Nietzsche,F.(2019).Así habló Zaratustra. Madrid: Alianza

Imagen | Querlo

Artículo de:

Jon Ander Díaz (autor invitado):
Español. Graduado en filosofía y aficionado a escribir.

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!