fbpx
cómo funciona la idealización 800x400 1cómo funciona la idealización 800x400 1cómo funciona la idealización 800x400 1

¿Alguna vez has deseado tanto algo y al momento de obtenerlo sientes que no es para ti?

Esto me pasó hace unas semanas atrás, deseaba tanto jugar un videojuego e hice de todo por conseguirlo (no es que fue difícil de conseguir, pero estuve cazando las ofertas de fin de año).

Era tanto mi idealización que soñaba con jugar y estar disfrutando de sobremanera, en mis ratos ocupados y despierto imaginaba estar frente a la pantalla “cumpliendo misiones”, consiguiendo objetos… Yo era el más feliz idealizando todo lo que estaba por vivir.   Llegó el día que lo pude comprar y la descarga del juego tardó horas, hoooooras porque mi internet no es el más veloz, esto debió ser una “señal” y la verdad es que me desmotivó un poco pero no tanto porque es una situación común en mi vida.

Esperé al día siguiente y encendí la consola para comenzar el esperado videojuego, a los 30 minutos de estar jugando me sentí mareado y nauseabundo, en ese momento paré, pero mis malestares continuaron por unas horas más, de eso ya tiene algunos días atrás y he vuelto muy poco a jugar, ya que me sucede lo mismo, la lectura del mapa se me complica…

Mi idealización previa venía a que hace un año atrás había jugado este mismo título, no tuve mayor problema, pero me sentía presionado porque era un juego prestado y pronto tendría que devolver (yo sí o casi todo el tiempo devuelvo lo que me prestan) a excepción de eso, todo me gustó, pero ahora que el juego es mío, que es “tangible” y fácil acceso me di cuenta de que no es para mí.

Pocas veces me ha pasado una situación como esta.  Me sentí decepcionado de mí, hasta un poco culpable porque pude destinar ese dinero en otra cosa.  

No tengo muy clara la sensación de la vez anterior que padecí esto, pero sé que la hubo; he reflexionado y no está mal darse cuenta de que no vas por el sendero que creías correcto, la idealización a veces es un factor que hunde, da gran expectativa y a veces es tardado darse cuenta, pero nunca es tarde para retomar el rumbo, es parte de crecer, de hacer esos cambios que nos van formando y haciendo las personas que somos o queremos ser.  Duele mucho dejar personas, estabilidad o eso que no te crea/da felicidad, aunque pensaste que sí.

Somos seres complejos, cambiantes, vivimos el día a día y aunque no lo parezca no somos las mismas personas que hace 5 minutos atrás.  Vivamos buscándonos. 

Artículo de

Eduardo Gómez (autor invitado):
Intento de lingüista y escritor hispanohablante apasionado por la cultura pop. Vive en la frontera entre México y Estados Unidos.

Síguelo en: twitter e instagram

#idealización, #personal, #sentir

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!