fbpx

En estos tiempos de pandemia donde muchas personas han tenido pérdidas, ya sea desde un familiar que ha fallecido por COVID-19, la pérdida de empleo, la reducción del salario, la ausencia del contacto físico con la pareja, los amigos o la propia familia; surgen reflexione sobre cómo vivir estas situaciones ¿Qué podemos hacer para afrontarlas?¿Cómo inventar una forma de relacionarnos con los otros? Ante este panorama desalentador, los seres humanos hemos encontrado en los libros de autoayuda una herramienta poderosa para hacerle frente. La psicología hoy aborda la resiliencia como la capacidad de cada ser humano para resistir una situación mala, adversa, afrontarla y salir de ella de la mejor manera. B.Cyrulnik (2011, XV), por ejemplo, la define como “una aptitud de resistir una presión fuerte y retomar, después del golpe , otra dirección adecuada”.

Aunado a lo anterior, la filosofía no es ajena a estos temas. Para ello, podemos citar Revivre; título del libro del filósofo francés Frédéric Worms. Este verbo corresponde al verbo revivir en español. En francés, el verbo posee dos significados, repetir el pasado en el sentido de evocar ese pasado como una realidad presente. Y también como renacer, en el sentido de avanzar, actuar, ir lo más lejos posible. En español, la primera acepción, en el DRAE, es resucitar, volver a la vida. La cuarta acepción es evocar, recordar. Estos dos sentidos, tanto en español como en francés, del verbo revivir muestran el sentido que puede tener la vida humana.

Nuestra memoria conserva la experiencias buenas y malas de nuestra vida; quedan grabados los sufrimientos, el dolor y, también, las alegrías. Los acontecimientos buenos y/o alegres los añoramos, evocamos y deseamos volver a vivirlos. Sin embargo, los acontecimientos negativos quisiéramos borrarlos de nuestra memoria. Para Worms, revivir es el arte de olvidar los sufrimientos, las circunstancias difíciles. Este arte es una orientación para el arte de recomenzar. A nivel individual, puede resultar conveniente borrar las experiencias de dolor y sufrimiento. Pero, a nivel colectivo, esta actitud no conduciría a vivir mejor. Este punto lo señaló bien W. Benjamin, para quien el sufrimiento de las víctimas no podía ser olvidado porque podría repetirse en una situación como el holocausto.

¿Qué significa revivir?

Para Worms, revivir significa un volver a vivir puro y simple que no implica crear o pasar a otra vida, esto último en el sentido de la reencarnación. Consiste en vivir esta vida presente afrontando las adversidades u obstáculos.

Revivir implica, como se define el verbo revivre; avanzar, ir un paso más allá. Es decir, satisfacer las necesidades físicas y materiales y, además, otorgarle un sentido a nuestra vida, que sea significativa. Aunque no perfecta o necesariamente mejor que la que teníamos antes de un evento adverso. En este punto, la filosofía aporta una herramienta relevante: el pensamiento que permite reflexionar sobre el entorno, la vida, el tiempo en todos los ámbitos ya sea económico, social, cultural, político, ecológico, etc. Después de una pérdida, de una crisis o de una catástrofe, somos capaces de revivir porque pensar nos permite actuar en el mundo, transformar la vida, otorgar valor a los seres vivos y a las cosas. Y así, la posibilidad de volver a empezar.

Referencias

Cyrulnik, B. (2011). Preface. Traité de résilience assistée. Serban Ionescu. Paris: PUF.

Worms, F. (2015). Revivre. Éprouver nos blessures et nos resources. Paris: Flammarion.

Imagen | Pixabay

Artículo de:

Montserrat C. Juárez (colaboración):
Dra. en Filosofía y abogada de profesión. Ha realizado estancias de investigación en España y Francia. Líneas de investigación: ética del desarrollo y ecofeminismo. Profesora de derechos humanos.

Síguela en: twitter o linkedin

[cite]

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!