Es indudable la grandiosa aportación de los filósofos al pensamiento occidental. Por lo general, destacan como personajes excesivamente serios, intelectuales, adustos y muy distantes, pero en realidad, en muchos casos, fueron personas extravagantes con muchas anécdotas graciosas y experiencias llamativas dignas de ser contadas. Esta es la razón de “El mentidero de los filósofos”.

El mentidero es una expresión española que alude a un lugar en el que se reúnen un grupo de personas para destacar, chismorrear, rumorear y hacer algún chascarrillo de actualidad. Para nuestro caso, vamos a hacerlo con los filósofos. Algunas aportaciones estarán documentadas por historiadores y otras, a pesar de no estar acreditadas, serán producto de las leyendas y la mitología que han envuelto a los filósofos. Aun así, lo importante será comadrear y cuchichear un poco para ver esa parte humana de las grandes mentes de la aventura del pensamiento. Hoy toca rumorear a Diógenes de Sinope.

1.- ¿Quién es Diógenes?

Diógenes Sinope nació en Sinope, una colonia jonia del mar Negro hacia el año 412 a. C. y falleció en Corinto en el año 323 a. C. De él no tenemos un solo documento escrito, pero sabemos quién fue, qué hizo y qué dijo gracias a la extensa sección que su tocayo Diógenes Laercio le dedicó en su obra “Vidas, opiniones y sentencias de los filósofos más ilustres”. Allí podemos encontrar las anécdotas más ilustres y llamativas de nuestro protagonista.

De Diógenes sabemos que fue un filósofo griego perteneciente a la escuela Cínica y uno de los más destacados de ella. De ahí, que también se le conozca como Diógenes el Cínico. Recordad que los cínicos tomaron como modelo a la naturaleza y a los animales como ejemplos de autosuficiencia. De este modo, propusieron una forma de comportamiento ético basado en la autarquía para alcanzar la felicidad, a pesar de que sólo era posible por medio de una vida disciplinada tanto en lo físico como en lo mental. Por tanto, el cinismo podemos calificarlo como una forma de vida, pero también como una forma de pensar y de expresarse. De hecho, mucho de los cínicos son conocidos, en gran parte, por sus sentencias sátiras y burlonas, así como por sus anécdotas no exentas de escándalo y provocación.

2.- ¿Qué sabemos de sus anécdotas?

Para el caso del “Sócrates delirante” -como le llamaba Platón- tenemos que imaginarnos a un hombre que caminaba descalzo durante el año, dormía en los pórticos de los templos cubierto tan sólo de su manto y vivía bajo una tinaja de vino. Sus únicas posesiones fueron un bastón, su manto y su zurrón en el que llevaba una escudilla y un cuenco para comer y beber.

Sobre sus frases y sentencias más conocidas podemos destacar algunas. En una ocasión se cuenta de Diógenes que cuando llegó a Atenas intentó por todos los medios ser discípulo de Antístenes quien a su vez fue pupilo de Sócrates. Sin embargo, fue rechazado por este ya que no admitía más discípulos. Ante la pesadez de Diógenes por convertirse en alumno suyo Antístenes le amenazó con un bastón, pero este le dijo: “No hay un bastón lo bastante duro para que me aparte de ti, mientras piense que tengas algo que decir”.

En otro momento se cuenta que cuando Diógenes fue puesto a la venta como esclavo, le preguntaron qué era lo que sabía hacer. Él contestó con naturalidad: “Mandar, comprueba si alguien quiere comprar un amo”.

En una ocasión le invitaron a una lujosa mansión. Al entrar el dueño le advirtió que no debía escupir en el suelo. Acto seguido hizo algunas gárgaras y le escupe en la cara añadiendo: “No había encontrado otro sitio más sucio”.

Otras leyendas.

Según otra historia, de Diógenes se dice que iba en pleno día por la calle con una lámpara encendida y gritaba: “Busco un hombre”. De este modo, se refería a que en realidad ninguno nos comportamos enteramente como seres humanos.

Se cuenta que, en otro momento, le preguntaron por qué la gente daba limosna a los pobres y no a los filósofos. A ello Diógenes respondió: “Porque piensan que pueden llegar a ser pobres, pero nunca a ser filósofos”.

Sobre las anécdotas habría una que subrayar. Me refiero al famoso encuentro con Alejandro Magno cuando este se dirigía a la India. Se cuenta que era una mañana de invierno, soplaba el viento y Diógenes se encontraba descansando en la orilla de un río desnudo y tomando el sol. Alejandro se quedó maravillado de la belleza del filósofo y le dijo: “Señor…” -jamás había llamado señor a nadie en su vida- “…señor, me ha impresionado inmensamente. Me gustaría hacer algo por usted. ¿Hay algo que pueda hacer?”. Diógenes le dijo: “Muévete un poco hacia un lado porque me estás tapando el sol, esto es todo. No necesito nada más”. Alejandro le contestó: “Si tengo una nueva oportunidad de regresar a la tierra, le pediré a Dios que no me convierta en Alejandro de nuevo, sino que me convierta en Diógenes”.  

3.- ¿Qué sabemos de su muerte?

Sobre su muerte se cuentan múltiples leyendas extravagantes propias de este personaje. Por ejemplo, muchas versiones cuentan que falleció por culpa de un cólico provocado por haberse comido un pulpo vivo. No obstante, otras fuentes proponen que murió por haberse caído de un caballo, o también por haberle mordido uno de sus perros el tendón después de intentar repartir el pulpo. También hay otra versión que describe que murió por su propia voluntad. Es decir, reteniendo la respiración, aunque se cuenta que fue algo anecdótico, ya que es imposible morirse por esa causa de manera voluntaria. Y por último, se cuenta que sus últimas palabras fueron las siguientes: “Cuando me muera, echadme a los perros. Ya estoy acostumbrado”.

Sea como sea, la tradición y la leyenda le atribuyen a Diógenes como un hombre sabio con una audacia destacable y con una envidiable independencia ante los señores y el convencionalismo social. No obstante, es poco probable todo lo que se cuenta del mismo ya que esta imagen grotesca y pintoresca de cínico puro no creo que se corresponda con la realidad. Pero ahí quedan para nuestro chascarrillo en el “Mentidero de los filósofos”.

Artículo de:

Óscar Bethencourt (autor invitado):

Doctor en Filosofía y Licenciado en Teología. Natural de las Islas Canarias pero residente en Madrid. Actualmente, es profesor de Filosofía y Religión en la educación secundaria.

Síguelo en: twitter, instagram

Imagen | Wikipedia

#Andécdotas, #Diógenes, #Filósofos, #pensador griego

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!