Como la mayor parte de cosas en el mundo, lo que entendemos cuando escuchamos la palabra ‘amor’ ha mutado infinidad de veces. Cada generación, cultura y sociedad crea una idea específica en torno a la cual gira el concepto del amor.

Quizá, como lo expresaba Freud, el amor, al igual que la felicidad, es profundamente subjetivo.

La complejidad del significado.

Alcanzar una definición que abarque esta palabra es muy difícil, no sólo por la diversidad de perspectivas, sino también por el hecho de que nos es posible hablar de distintos tipos de amor.

Desde mucho antes de Sócrates, el amor en la Antigua Grecia era ampliamente venerado y discutido. Con diálogos como El Banquete Fedro, Platón es uno los pioneros en la discusión filosófica respecto al amor. El hecho de que Platón explicara su filosofía a través de la mitología, dio paso a hablar de distintos tipos de amor:

  1. Eros (Ἔρως)
  2. Storgé (στοργή)
  3. Philia (φιλíα)
  4. Ágape (ἀγάπη)

Eros es el más conocido. En la mitología griega, Eros es considerado el dios de la atracción sexual y el amor carnal. Por esto mismo, este tipo de amor es efímero. Ha sido llamado de distintas formas; en la mitología romana se le conoce como cupido.

Storgé es el amor atribuido a la familia. Involucra un cariño cultivado con el tiempo y, por lo tanto, es un amor que denota lealtad y compromiso duraderos.

Philia expresa un amor preocupado por el bien común y la solidaridad. Se manifiesta —especialmente— a través de la amistad y la hermandad. Es preocuparse por el otro.

Finalmente, Ágape es un amor que se sitúa mucho mas allá de lo corpóreo. Es el amor más puro, incondicional y genuino. Es tan intenso que quien lo experimenta se olvida de sí mismo y es capaz de sacrificar su individualidad por algo mucho más grande: un amor universal. Rara vez encontramos expresado este amor hacia otro ser humano; más bien tiene que ver con profesar un amor hacia un principio trascendente.

La amistad en Aristóteles

La amistad es tan solo una forma en la que el amor puede manifestarse. Aristóteles la enmarcó dentro de philia, por tratarse de un amor que se dirige hacia la otredad.

Sin embargo, así como nos es posible hablar de distintos tipos de amor, también lo es hablar de distintos tipos de amistad. En Ética a Nicómaco -libro escrito para su hijo- Aristóteles aborda a profundidad el tema de la ética y la moral.

Quizá pueda parecernos que son temas inconexos con la amistad, pero, en realidad, son la piedra angular.

“Cualquier arte y cualquier doctrina, y asimismo toda acción y elección, parece que a algún bien es enderezada.” (L.I)

La primera frase con la que empieza su Ética resuena con tanta fuerza para señalar algo fundamental:

Todas las cosas se mueven para alcanzar su perfección

En la filosofía de Aristóteles hay una noción básica y elemental, algo que él llamó causa final. De acuerdo a esto, cada cosa obedece a 4 causas distintas:

  1. Causa material: se refiere a la materia en cuestión, de lo que algo está hecho.
  2. Causa formal: se refiere a la esencia; el porqué algo es lo que es.
  3. Causa eficiente: se refiere a aquello que produjo un cambio o una cosa.
  4. Causa final: la meta o el objetivo que debe alcanzar de acuerdo a su naturaleza. 

Independientemente de las primeras 3 causas, la causa final es la que guía todas las cosas y les da un propósito. En el caso del ser humano, la causa final es lo que Aristóteles llamó la eudaimonía o en términos coloquiales: la felicidad. Pero para llegar a ese estado es necesario practicar la virtud.

Las virtudes se construyen con hábitos -sanos-, y sólo cuando esos hábitos son lo suficientemente sólidos en nuestras vidas es cuando podemos llamarlos virtud. Si, por el contrario, son hábitos dañinos que deterioran nuestras vidas, los llamamos vicios.

La amistad empieza por hábitos de autocuidado y autocomprensión, y después con comprensión y cuidado hacia los demás. Esos pequeños pasos y decisiones será lo que nos llevarán -con el paso del tiempo- hacia la felicidad.

Hábitos + virtudes = Eudaimonía

La amistad nos acerca a ser virtuosos.


Los 3 tipos de amistad

La amistad, entonces, es un tipo de amor que los griegos clasificaban dentro de philia. Este tipo de amor está preocupado por la otredad y es esencialmente solidario. Como cualquier cosa que existe en el mundo, tiene un fin determinado o propósito. Ese fin es llevar al ser humano a la felicidad a través de perfeccionamiento diario; pero así como hay distintos tipos de amor, hay distintos tipos de amistad.

Como seres humanos, tenemos la capacidad de querer; sin embargo podemos querer de muchas formas.

  1. Amistad de utilidad
  2. Amistad de placer
  3. Amistad de virtud

La amistad de utilidad involucra un beneficio mutuo para cada persona. Este tipo de amistad la encontramos comúnmente en relaciones de trabajo, y es mucho más propia de la edad adulta.

La amistad de placer es más frecuente en jóvenes; consiste en una relación de disfrute y placer, aunque no necesariamente haya confianza de por medio.

La amistad de virtud es, quizá, el tipo de amistad más madura y leal de las tres. Sin embargo, es una de las más complicadas, ya que implica un esfuerzo y comprensión constantes. Bien cultivada puede durar toda una vida, a pesar de las dificultades y contratiempos.

Querido Nicómaco

Aristóteles tenía presente la complejidad de las relaciones humanas, y es por eso que, a través de su ética, quiso compartirle a su hijo lo más valioso que había aprendido hasta ese momento.

Ningún tipo de amor o amistad es malo o mejor que otro. Pero es importante identificar y reconocer en qué tipo de amor o amistad estamos envueltos para saber qué parte de nosotros ofrecer a los demás.

Los más grandes sufrimientos vienen de esperar algo que no puede ser.

Imagen | Unsplash

Artículo de:

Aranza Sánchez Romero (autora invitada):
Lic. en Filosofía (Universidad La Salle), maestrante en Psicoanálisis. Le gusta escribir y enseñar, imparte clases de Filosofía y participa activamente en distintos medios digitales para la difusión de la filosofía.

#amistad, #amor, #definición de amor, #sócrates, #tipo de amor

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!