Una de las principales características del filósofo es pensar sobre temas que abarcan su existencia y la de los demás, y que tema mas actual que pensar sobre la muerte en estos de pandemia, en el que la muerte ha tocado la vida de millones de personas.

Desde el año pasado este virus ha rondado en mi familia, he vivido en carne propia la incertidumbre y el miedo de no saber si la última vez que vi a un familiar de verdad seria la última, gracias al destino nada de esto fue grave.

Hasta este año, un familiar muy apreciado entró en la lucha entre la vida y la muerte, aquella incertidumbre volvió, el estrés de solo saber sobre él por palabras de un médico, palabras de aliento que sonaban vacías.

Por fortuna mi familiar ganó esta lucha y estas experiencias me hicieron reevaluar mi percepción de la muerte.

Aunque no lo crean la muerte y yo somos viejos amigos, y me gusta hablar de esta etapa de la vida como si fuera aquella representación huesuda y de capucha negra, como si fuera alguien o algo palpable.

A la muerte, la conocí en carne propia cuando apenas era un adolescente, me arrebató cosas preciadas en mi vida y me dejó dudas sobre lo que habría o no podido ser, me dejó un dolor que con vicios y alcohol trate de sobrellevar.

En medio de vicios, descontroles y sobre todo una extrema depresión, comencé a pensar, a reflexionar y entendí que solo cerramos los ojos de los muertos porque han fijado su mirada en la muerte, aquella mirada vacía sé que logra terminar una vida.

A tan corta edad me arrebataron a alguien muy especial, aquella persona con la que planeé un futuro, y, por ello, odie a la muerte por mucho tiempo, inclusive pensando en las maneras de como podría llegar a ella y decirle lo que pensaba.

Pero al final rodearme de personas que me ayudaran a seguir con mi dolor, a seguir con mi vida, permitió que dejara de pensar en la muerte, así fue por mucho tiempo.

Hasta que llego aquel virus, en el que algunos creen y otros no, en carne propia puedo decir que ahora en nuestros días, la muerte esta más presente que nunca, merodeando las casas de millones de personas, pensar en la muerte hoy en día se transformó en parte de nuestro diario vivir.

Sinceramente no sé que hay después de su llegada, no sé si hay o no una vida luego de la muerte, lo único que tengo claro es que tarde o temprano llegará, este final es lo único seguro que tenemos en nuestras vidas, la única relación estable y segura es con la muerte.

Sabemos que está ahí, silenciosa y calmada observándonos, aguardando el momento perfecto para aparecer; pero no estamos preparados para su llegada, no estamos preparados para ver a nuestros seres queridos irse para siempre.

Ahora a una edad adulta, habiendo experimentado más lo que es vivir, cometiendo errores, cumpliendo metas, aprendí que mi “vieja amiga” es un mal necesario, un mal que incasablemente nos enseña lecciones para el resto de nuestra vida; en mi caso me hizo más fuerte, logró que a una muy corta edad repensara mi propia existencia y buscara las maneras de sobrellevar una carga eterna.

Empero, aunque me enseñara esto, aunque me hiciera más fuerte, aunque me diera una razón para seguir adelante; no le agradezco absolutamente nada, pues siempre creí que habría otras maneras más sencillas para enseñarme la misma lección.

No la aprecio, no la soporto, la espero, pero no con alegría, soy consciente del mal necesario que es; sin embargo, no es de mi agrado, no pienso mi vida en torno a ella pues para mi dejó de ser importante hace mucho tiempo, y así me persiga por más de mil años se lo necesaria que es ; no obstante, de mi parte, amiga muerte, no esperes aprecio.

Y aunque estas palabras solo se lean como un intento de desahogo, quiero que mi experiencia, mi conocimiento entorno a ella, logre llegar a personas que, como yo, tienen a la misma vieja, maldita y sofocante amiga.

Repensar nuestras perspectivas de cuestiones propias de la vida misma como lo es la muerte es también repensar nuestra propia existencia.

Artículo de:

Sebastián Yepes (autor invitado):

Colombiano. Licenciado en filosofía e historia, especialista en pedagogía y docencia universitaria. Su trabajo está enfocado a procesos de investigación en filosofía latinoamericana y en procesos de pedagógicos para la enseñanza de la filosofía.

Síguelo en: twitter, facebook e instagram

Imagen | Dibujo hecho por el autor

#existencia, #filosofía, #muerte, #pensar, #reflexionar

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!