La sociedad de hoy está cansada. Estamos, mejor dicho. Estamos hartos de ataduras, de determinaciones y condicionamientos absurdos.

El ser humano ha estado, históricamente hablando, condenado a su realidad. Y en esa condena se han manifestado narrativas hegemónicas totalmente absurdas, discriminantes y excluyentes.

Pero vamos, el ser humano es un ser sexuado, cortado, carente. Estamos en constante búsqueda, en constante sentir, ausencia. Porque desde que nacemos buscamos algo, buscamos plenitud, felicidad, alegría, pero nos encontramos con tristeza, opresión y exclusión.

Hasta hoy. Un grito cargado de ira y esperanza emerge del olvido: ¡YA NO MÁS! Porque la filosofía es liberadora; el ser humano busca alcanzar la liberación de las cadenas que él mismo se ha puesto. Pero, ¡BASTA YA! ¡NO MÁS CADENAS! La libertad se presenta como la nueva esencia, como lo que nos define totalmente.

Porque estamos condenados a la libertad (Sartre, 1945), debemos asumir nuestra responsabilidad como seres libres: ni la costumbre ni la tradición nos van a atar. Hoy, más que nunca, somos libres. Existimos, y porque existimos podemos ser.

Artículo de:

Jorge Torres
Estudiante de la licenciatura en filosofía. Comenzó su formación filosófica a los diecisiete años con la lectura de la Metafísica de Aristóteles, y desde ahí no ha pasado un día sin que la filosofía tenga alguna repercusión en él. Host del podcast “Hazte una pregunta”.

Síguelo en: instagram

Imagen | Pixabay

#existencia, #existencialismo, #libetad, #sartre

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!