La conexión entre la filosofía y la música

La música es algo que siempre está presente en nuestras vidas, acompañándonos desde hace muchísimo tiempo generando todo tipo de emociones, ya sea alegría, tristeza como también nostalgia, haciéndonos retornar aun tiempo que ya no está presente. Si no, que vuelve a aparecer a través de una melodía, generando en nosotros a través del recuerdo, la misma sensación que sentimos, en ese momento pasado o esa misma melodía puede evocar nuevas sensaciones.

De esta manera la música es sumamente importante para nosotros, ligándose también con la filosofía que gracias al compositor Gluk, perteneciente a los tiempos del romanticismo, enalteció a la música reformándola, poniéndola por encima de las palabras. Generando que se inserte junto a una auténtica emoción y drama, ya que él quería lograr eso a través de ella. Con esto cambió completamente el panorama anterior, el cual era acompañante del significado dramático de las palabras. Obviamente tuvo personas en contra, que no lograban comprender lo que Gluk había logrado que era darle un lugar central a la música y que sea aún más profunda. Una de ella era Fontaner, que creía que la música evocaba alguna emoción, pero los sentidos no expresaban nada.

Pero por otra parte, tuvo apoyo del filósofo Arthur Schopenhauer quien consideraba a la música como expresión de la pura voluntad del instinto interior, el cual era par él la esencia de la realidad. En consecuencia desde la mirada de este filósofo, la cual comparto, se encuentra a fuera de todo fenómeno, de todo espacio y tiempo. Por eso mismo cuando nos ponemos a escuchar una canción o un disco de un grupo que nos fascina apreciamos y contemplamos la melodía musical con júbilo. Porque en ese momento no queremos estar en ningún otro lugar, nos olvidamos de nuestra rutina y nos entregamos al arte musical, como decía Schopenhauer tenemos el sentimiento de lo sublime.

Este arte tan increíble, que es la música nos ayuda a poder liberar nuestra creatividad, nuestro pensamiento se encuentra sin ataduras y viajamos junto a las melodías de la canción, desde el pensar a un lugar único que solamente cada uno entiende. A su vez, la música, como lo afirmaban en el romanticismo, es algo abstracto, separado de la vida, fuera de toda descripción objetiva siendo así una expresión puramente directa. Dándonos así color a nuestra vida, por momentos me pongo a reflexionar que seria del hombre si no tuviera a la música que lo llena tanto del sentimiento de lo sublime.

Lamentablemente como anuncia Schopenhauer, esto que nos hace sentir la música, que escapa de toda atadura, es momentáneo, hasta se puede decir fugaz, pero desde mi visión creo que debemos unir nuestro pensar con la música. Desde el análisis filosófico de las canciones poder interpretarlas y repensarlas, ¿qué es lo que me quiere decir?, ¿ por qué me siento identificado con lo dice la letra o lo que transmite la melodía? Llegar así a poder mantener ese sentimiento de júbilo que solamente dura un momento.

Así a través del análisis de las canciones podemos conectarnos con lo que quiso transmitir el artista, a sentir más en profundidad eso que siente él, como decía Schopenhauer en su obra El mundo como voluntad y representación que el compositor de la música muestra la esencia intima del mundo y desde un lenguaje que su razón no llega a comprender expresar la sabiduría más profunda. Demuestra así este filósofo que el arte, en supremacía la música es el desarrollo más perfecto de todo lo existente, que permite aprender mejor los objetos y el artista se queda en la contemplación del espectáculo de la objetivación de la voluntad, deteniéndose en él y viéndolo como un fin en sí.

Se puede ver que la filosofía y la música van de la mano, ya que ayuda al pensador a quedar abstraído por lo que genera el artista, quien es el genio el cual comparte toda su creatividad. En efecto, el pensador puede contagiarse de esa creatividad del artista para poder volcarla en sus escritos o reflexiones filosóficas. Y no olvidarnos, que la música nos abre el pensamiento liberándonos de las ataduras que nos genera la razón y la vida cotidiana y nos brinda una auténtica libertad.

Imagen | Fotografía de la autora

Artículo de:

Sol Maria Catolino Carísimo (autora invitada):
De Buenos Aires, Argentina. Profesora de filosofía egresada del instituto Pbro. A. M. Sáenz y lic. en filosofía en la UCALP de la ciudad de la Plata.

#expresión, #filosofía, #musica, #romanticismo, #Schopenhauer

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!