La metástasis del fascismo. La nueva derecha

El fascismo nunca fue vencido, pervive entre nosotros. En primer lugar iba a nombrar esta publicación como Risorgimento fascista, pero ciertos matices podrían llevar a percepciones erróneas e ilegítimas. La denominación metástasis fue más acertada. Entendiendo a la sociedad como un cuerpo enfermo, y al fascismo, como el cáncer en proceso de afección y propagación. Una perturbación que por más que se haya enfrentado, combatido y “vencido”, su pervivencia es más que evidente.

¿Fascismo?

El fascismo italiano es la raíz (Payne, 2014) del marco europeo, y mundial, surgiendo movimientos paralelos posteriores (nazismo, franquismo, entre otros). Un sistema que tiende a pluralizarse y matizarse en la medida necesaria para acogerse al poder. Asimismo, la cultura, región, política, religión, economía, y otros factores, alterarían el sistema pero no el fundamento. Una acepción actual vaga y difusa, sin embargo se precisa para distinguir movimientos contrarios.

El caso español (como en otras regiones) es muy heterogéneo, incrementándose con el paso de los años, como los partidos de índole falangista: Falange Española de la JONS (1976), FE-La Falange (1996), Falange Auténtica (2002); pasando por Democracia Nacional (1995), España 2000 (2002), Alternativa Española (2003), Alianza Nacional (2005); la España en Marcha (2013), VOX (2013), ADÑ Identidad Española (2019). Todos los mencionados anteriores, son claramente movimientos antisistema, preconizando cualquier opuesto al sistema social actual.

El que más ha sabido adaptarse a nuestra actualidad ha sido VOX. Cambios continuos y rápidos en sus programas, imagen electoral bajo diseñadores, provocaciones recurrentes, culpabilización del oponente, victimismo nacional patriótico, creación de bulos con total impunidad, datos ligeramente enmascarados. Un sin fin de ocurrencias para optar al poder.

Caldo de cultivo

Según J. Verstrynge (1997) expone varias causas por las cuales está existiendo este fenómeno, nada nuevo pero mediático. Primero, la distancia temporal (pese a que no haya pasado ni un siglo) daría paso a la indiferencia de la trama, por lo que acabaría dando lugar a una “historia edulcorada”. Una dulcificación del fascismo, brindando a la contraproganda un efecto boomerang (Brändle, et al. 2011).

Segundo, las continuas crisis económicas durante décadas, la evolución postindustrial a la era digital, la desaparición de multitud de oficios por una minoría de otros. Un pesimismo social constante ante la imposibilidad de subsistir.

Tercero, una ausencia de alternativas al sistema, o una oposición poco efectiva. Asociado a ese sentimiento de exclusión, que agrupa y gana adeptos hasta de movimientos opuestos.

Cuarto, la pérdida de confianza hacia el sistema e instituciones (corrupción, ineficacia). Acrecentada por unos medios de comunicación de dudosa rigurosidad.

Se puede precisar más, con Brennan (2018), identificando la morfología de los votantes. Los llamados “hobbits”, ignorantes en cualquier tema relacionado con la política y la carencia de juicio propio. Dejándose guiar por suposiciones y fenómenos mediáticos. Conocimientos vacíos en ciencias sociales, potencialmente en acontecimientos históricos o solo tienen una idea superficial distorsionada.

Los hooligans, fan indiscutible de cualquier bando. Tiene una gran creencia, pero no puede llegar a argumentarlas y llegan a rechazar toda idea opuesta, incluso menospreciarla. El prototipo de votante romántico y nacional, muy activo.
Por último, los “vulcanianos”, personas con conocimientos de historia, filosofía y política. Su imparcialidad le hace sostener varias opiniones fundamentadas. Un arquetipo de votante utópico, pero siendo realistas se abstienen de votar por su desencanto político, social o cualquier otra razón.

La escalada fascista

La capacidad de adaptación a las nuevas tecnologías digitales, el aprovechamiento de la vasta velocidad de difusión y el discurso social-político romántico (Smith, 2005), forman la punta de lanza que ha calado en la transformación de esa vieja derecha hacia la nueva derecha (Fernández-Llebre, 2020).

La gran ignorancia que sufre la sociedad, es explotada para impulsar discursos de cualquier índole. Por ejemplo, el discurso xenófobo y antisemita dado por Isabel Peralta en el homenaje a la división azul de España (13 de febrero, 2021). Un fenómeno perfecto para ensalzar la moral de estas personas, y a la vez crear un gran revuelo. La pasividad del Estado deja impune este acto y sus derivados, y a la vez vía libre para este tipo de episodios.

Una imagen digital renovada, adaptada a los tiempos actuales. Mensajes cortos y precisos, que tienen menos caracteres que un tweet. Iba a decantarme por la utilización de memes, pero esta propaganda del partido España2000 en su página web no podía pasar desapercibida. La siguiente imagen lo muestra:

“Ni uno más. Con 6 millones de parados, sobran 6 millones de inmigrantes”. Mensaje corto y directo. Ponemos en funcionamiento el cerebro. Las personas inmigrantes, las cuales las mayorías desconocen la lengua del país de llegada, su escritura, estudios difíciles de corroborar, sin hogar, sin trabajo, y lo más importante, desnutridas y salud casi al borde de la muerte. Dicen que estas personas serían las que quitan el trabajo a los españoles. Algo falla en el sistema o en el mensaje, en este caso es el mensaje (más que polémico), porque ninguna de las dos cifras son correctas, y la situación antes abordada, lo daría por inválido.

Parece que esta gente desconoce el significado de memoria, generaciones anteriores y actuales están migraron a otro país en busca de subsistencia.

La distorsión de la realidad, o de la historia. Un medio excelente para llevar a cabo su mensaje populista. Atraer miradas, y crear alarma social. Aquí se tiende a la difusión de bulos, noticias faltas (fake news), fotomontajes, es decir, todo tipo de artimañas en su beneficio. No obstante, en algunas ocasiones, se vuelvan en su contra.
A continuación un fotomontaje difundido por Vox en sus redes sociales, actualmente este mensaje se encuentra eliminado.

El aumento considerable de asociaciones (Hogar Social Madrid, Lo Nuestro, entre otros), grupos de reunión, y demás conjunciones de personas, que se amparan en la defensa de España, la patria, o cualquier fanfarria que se les ocurra bajo sus intereses románticos de mitificación al líder. Sonidos de marchas militares, cánticos franquistas o falangistas, homenajes y condecoraciones hacia dictadores o golpistas, como F. Franco o A. Tejero, a la orden del día.

Todas estas particularidades se pueden observar, por ejemplo, en los casos anteriormente mencionados y uno de los más llamativos, la reciente exhumación de Franco (2019) del Valle de los Caídos (San Lorenzo de El Escorial, Madrid). También, la marcha anual desde Madrid al Valle de los Caídos de la falange, algo que en plena pandemia (2020) sigue produciéndose. Cualquier persona con un poco de criterio debería saber que estas situaciones no tienen cabida en una democracia.

Último matiz

Ya se ha visto algunas de las características que dan lugar a estos resurgimientos de movimientos derechistas. Habría que citar a la Iglesia católica, pero aunque sea un pilar fundamental en España, no lo es en otros países.
También, quedaría muy extenso la publicación, pese a que ya lo es.

Fascismo actual. La sustitución de armas por las redes sociales, un recurso más poderoso.

Bibliografía

Brändle, G., Cárdaba, M. A., & Ruiz, J. A. (2011). The risk of emergence of boomerang effect in communication against violence. Comunicar, 19(37), 161–168. Sitio web: https://doi.org/10.3916/C37-2011-03-08

Brennan, J. (2018). Contra la democracia. Deusto.

M. Pablo. François Hartog, historiador: “El presentismo contemporáneo es la expresión de una crisis del futuro” – La Tercera. (n.d.). Retrieved March 21, 2021, de https://www.latercera.com/reportajes/noticia/francois-hartog-historiador-el-presentismo-contemporaneo-es-la-expresion-de-una-crisis-del-futuro/XMPHW5VMW5FVTE2QT4TYBXJSBA/?fbclid=IwAR2AK1pmZmOfj4B4YIOZogZ70VnPL6_EfpnHDgyUuS_PrQztTyxG8YrtWfU

Mena, M. H., & Santiáñez, N. (2015). “El fascismo no es una cosa del pasado”. Entrevista a Nil Santiáñez. Iberoamericana (2001-), 15(59), 193–197. Sitio web: http://www.jstor.org/stable/43901506

Romanticismo Político | Reflexión Política. (n.d.). March 10, 2021, de https://revistas.unab.edu.co/index.php/reflexion/article/view/3266/2992#info

Stanley G., P. (2014). El fascismo (3rd ed.). Alianza.

Verstrynge, J. (1997). Los nuevos bárbaros. Grijalbo.

Imágenes | Biblioteca Digital Hispánica, Captura de pantalla del sitio web Espana200.es (tomada el 21 de marzo de 2021), Fotomontaje del autor a partir de una imagen de Twitter.

Artículo de:

David Martínez Soriano (autor invitado):
Estudiante de último curso del grado de Historia en la Universidad de Murcia. Especializado en Arqueología de la Arquitectura EEA-UGR. Investigador en el Archivo Municipal de Murcia.

Síguelo en: linkedin o instagram

[cite]

#digital, #fascismo, #historia

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!