Mi experiencia en el Arco de Cabo San Lucas, BCS

En marzo de año 2021 a pesar de la pandemia…decidí ir a conocer Cabo San Lucas, BCS.

Tras un año de encierro tuve la oportunidad de ir a conocer un poco del estado. Por fortuna las condiciones climáticas eran favorables para ir a un tour de avistamiento de Ballenas, y al ya conocido Arco de Cabo San Lucas.

Al llegar a la marina, temí un poco. ¿Quién no se asustaría con la idea de ir sin acompañante a navegar por el hermoso Mar de Cortés? Para mi sorpresa al llegar a la lancha noté que había más turistas, listos para ver a las majestuosas ballenas jorobadas y con suerte leones marinos.

Hace cientos de años las ballenas eran perseguidas y cazadas de una manera brutal, hasta que un buen día se prohibió, por lo que las ballenas poco a poco fueron permitiendo que los visitantes las vieran, algunas saludan a las personas que se acercan a su zona, claro que me sigue pareciendo una actividad invasiva para ellas, debido a que su avistamiento es en temporada de desove.

Aquellas personas tan sensibles como yo, que disfruten de la naturaleza, comprenderán que navegar por el mar de california, es una experiencia emotiva y fascinante. A unos cuantos metros previos a llegar a la zona de avistamiento no pude evitar derramar algunas lágrimas de emoción en medio del mar y su panorama playero.

Los turistas y yo pudimos ver los peces que pasaban por debajo de la lancha, lo cual es parte del tour, pero que interprete como: maravíllate por lo que está al alcance de tus ojos y por lo que no lo está. Decide cómo quieres pintar tus experiencias.

El mar es un gran maestro de vida, tal vez piensen que estoy loca, pero podría asegurar que escuche un pequeño susurro que se metió a mi pensamiento, volviendo mi viaje muy reflexivo, tanto que sentí que el viento se llevó muchos pensamientos de miedo e inseguridad con el que me subí a la lancha.

Casi lo olvido: minutos antes de que detuvieran la lancha para admirar a los peces, a mi derecha, pude observar a un león marino en el mar, tomando un poco de aire. Me dio la impresión de que estaba huyendo, no sólo de las ballenas, sino también de nosotros.

Al llegar al arco observé su estructura, la cual fue formada por la naturaleza,, dicha estructura rocosa tardó aproximadamente 5000 años en formarse por medio de la erosión marina, oleaje y cambios bruscos de temperatura. No conforme con ello, cada 4 años se nos regala la oportunidad de ver la playa que oculta el arco debajo del mar; para ello la marea baja permitiendo caminar debajo del arco, con mucha precaución.

Lo describiría como una experiencia mágica, no sólo por lo que sentí, sino también por todos los colores que muestra y las historias que oculta, ya que ha sido testigo por miles de años de la evolución humana y su ecosistema.

Lo que me lleva a cuestionarme: ¿Cómo es que la naturaleza crea maravillas de la nada y a pesar de que los humanos abusamos de ella, nunca deja de sorprendernos? Mientras los seres humanos creemos que todo es desechable: ¿por qué destruir en lugar de construir?, ¿por qué matar en lugar de cuidar?.

Algunos habitantes mencionan que el arco simula la forma de un triceratop bebiendo agua. Pero cada que veo la foto, inclino mi cabeza a la derecha y veo a un gigante acostado de lado.

Fue una experiencia gratificante el poder conocer el punto que une y a la vez separa aguas, las del Mar de Cortés y las del Océano Pacífico.

Artículo de:

María Hernández Salinas (autora invitada):

Est. de la Lic. en Psicología Organizacional (UTEL).

Imagen | Fotografía tomada por la autora

#historia, #Mar, #reflexión, #viaje, #Viaje Cultural

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!