En sus lecciones de estética, Hegel realiza un análisis sobre la naturaleza del arte, colocándose a la altura de ilustres como Kant, Goethe y Schiller manteniendo una originalidad del enfoque y la aguda percepción de los problemas estéticos. Sin embargo, esta reflexión no pretende efectuar un análisis exhaustivo sobre el tema, por el contrario, de forma simple tomar elementos de su análisis para repensar las manifestaciones artísticas contemporáneas. Esto por la constante discusión que existe entre considerar o no como bello las expresiones que de alguna manera se encuentran fuera de los parámetros o cánones tradicionales de lo estético. Son, pues, ¿las pintas sociales una manifestación artística de lo bello?

En un primer momento, el acercamiento a la temática será entender a la expresión artística únicamente como un intento de acercarse a lo bello natural, por lo que lo natural se entiende como una expresión de lo bello por encima de la propia expresión artística, sin importar la naturaleza de ambas. No obstante, cabe la posibilidad, en un segundo momento, de considerar la relación de lo bello artístico y lo bello natural, a la inversa; la expresión artística como superior1 a lo natural, por el simple hecho de representar una manifestación del espíritu del ser humano.

Así, lo bello natural es un reflejo del propio espíritu, una participación de él que lo fundamenta en tanto que por sí mismo carece de independencia, pues lo que existe no existe, sino en la medida en que debe su existencia a lo que es superior2. De tal forma que no es bello, sino aquello que encuentra su representación en el arte, ya que este último, se nos presenta en nuestra vida de distintas maneras y bajo circunstancias diferentes.

En este segundo plano de la comprensión de lo artístico se encuentra su naturaleza, esa particularidad de poder manifestar el espíritu revestido de otras formas, es decir, en la capacidad de representarlo mediante formas distintas se encuentra el ejercicio de la libertad, ella se erige como la fuente de la actividad de la imaginación, que es más libre que la creación de la Naturaleza, porque la imaginación permite disponer no solo de la riqueza de las formas naturales, sino que además, la torna de tal manera que la exterioriza en intenciones inagotables.

La Naturaleza está representada como algo ya dado, inerte e inanimada, en cambio, el arte está más próximo al espíritu porque se halla, éste, en los productos del arte representados mediante el desarrollo de la imaginación que lo arroja hacia afuera de sí mismo. No le basta con ser imitación de la naturaleza, pues tiene el arte, otra función, satisfacer el recuerdo, y en ello se encuentra su finalidad, manifestar y hacer accesible lo existente en el espíritu humano, la verdad que abriga el hombre en su interior, lo que mueve el corazón y agita el espíritu3.

Por tanto, el arte logra despertar y evocar en el ser humano todos los sentimientos y pasiones, amor, alegría, cólera, odio, piedad, angustia, miedo, respeto, admiración, etc., para que las experiencias de la vida no hallen insensible al individuo, por el contrario, su sensibilidad pueda permanecer siempre abierta a todo lo que acontece fuera de él. De esta forma, las pintas sociales que pueden encontrarse dentro de una determinada sociedad, son dignas de ser consideradas como una manifestación de lo bello, en tanto son producto del espíritu y logran evocar recuerdos que permiten estar abiertos a las experiencias de la vida cotidiana.

Notas

[1] N.B. El término superior se utiliza en sentido cuantitativo.

[2] Georg, Hegel, Lecciones de estética, Ediciones Coyoacán, México, 2015, p.10

[3] Ibidem, p.41

Artículo de:

Emmanuel Legorreta Rangel (autor invitado):

Licenciado en Filosofía por la Universidad Católica Lumen Gentium y licenciado en Relaciones Internacionales por la FES. Cursa la maestría en Filosofía, cultura y religión en el mundo contemporáneo por la UCLG, y es profesor de asignatura en la FES Acatlán.

Síguelo en: twitter

Imagen | Pexels

#Bello, #estética, #Expresión artística, #Pinta social

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!