En este breve ensayo presentaremos un análisis semiológico, partiendo del texto de Roland Barthes, desde la idea de lengua y habla. Lengua y habla son términos analizados desde la lingüística, sin embargo, el autor propone hacer un análisis semiológico de la presencia de dichos términos en campos no lingüísticos. Por tanto, se pretenderá hacer un análisis semiológico no lingüístico del campo de la danza. Para este cometido veremos distintos tipos de danza que fueron divididos bajo mi criterio: danza académica y la danza no académica. Esto no quiere decir que estas se excluyan entre sí, sino que se plantea un punto de partida para el análisis. A lo largo del texto se mostrará sus relaciones con los términos de lengua y habla, con sus matices, y algunas relaciones que existen entre ellas.

Términos concentrados en Barthes

Entendiendo que el público al que mi dirijo no necesariamente (no tendría por qué) conoce el trabajo de Barthes, dedicaré algunas líneas a la aclaración de algunos términos que se utilizarán a lo largo de los argumentos del ensayo.

En primer lugar, la lengua se presenta, a través de una aproximación lingüística como

el lenguaje menos la palabra: es a la vez una institución social y un sistema de valores colectivo que nos interpela para construir lo que sería nuestra habla. Este último elemento, a diferencia del primero, es individual y se sirve del primero para modificar, cuestionar o construir un lenguaje comunicativo propio.

Barthes, R. (1993). La Aventura semiológica. Editorial Paidos. p.22

Ambos constituyen un proceso dialéctico que permite el acto comunicativo. Para esto existe también lo que es la tipificación de las primeras hablas que posteriormente llegan a ser lenguas, a través del cuerpo físico. Algunos “grupos” deciden, por consenso, consiente o inconsciente, darle significante, a lo que eran significados. Con esto se consigue el signo y se genera una dinámica del lenguaje particular.

La danza académica

En la danza académica podemos ver en mayor medida el papel que juega la lengua en la danza general. En las academias y en cualquier institución oficial donde se practique algún estilo de danza (Jazz, clásica, contemporánea, o incluso, Street) podemos observar una lengua tipificada. Esta tipificación, más allá del lenguaje verbal (el cual puede variar en el idioma o escritura) viene a tener como signo el cuerpo mismo, por eso nuestro análisis de la lengua y el habla en la danza se concentrará en el lenguaje del cuerpo. La particularidad de la danza académica parte de que, por más que tenga una macro lengua, podemos observar micro lenguas mundialmente reconocidas.

La macro lengua de la danza clásica fue establecida con el fomento de Luis XIV, partiendo del baile de los nobles de Francia. Lo que para nosotros sería un baile de fiesta casual, para ellos era los inicios de la danza clásica. El comportamiento de la tipificación viene del consenso de ese primer grupo que establecieron las distintas posiciones del ballet actualmente conocido.

Esas posiciones son irrefutables hasta el día de hoy y se manejan en todos los estilos de danza académica. En el Jazz, en la proyección folklórica1 o en la danza contemporánea académica podemos ver las posiciones de la macro lengua de la danza clásica en menos medida y con añadidura de movimientos, pero siguen siendo base del aprendizaje.

Por otro lado, el Street dance académico, o el Pool dance académico, son géneros que, a pesar de su contemporaneidad, logran respetar el trabajo inicial de la danza clásica, aunque no utilicen los mismos nombres para sus posiciones. Esto se debe a que el grupo inicial de consenso de las mismas (hace muchos años atrás) lograron tipificar las posiciones en base a movimientos iniciales y naturales del mismo cuerpo humano. Ningún bailarín estrictamente académico puede desligarse de significar los movimientos de la macro lengua de la danza clásica que vienen independientes del uso de términos o palabras.

En este sentido el consenso del grupo inicial no solo sería por el uso de términos, sino que tendría estrecha relación y delimitación por las capacidades innatas del cuerpo humano que pasan si o si por los mismos movimientos para bailar. Pero las particularidades de las distintas formas corporales hacen que existan unas micro lenguas que establecieron las distintas técnicas de danza, daremos algunos ejemplos de ellas. Una de las técnicas más conocidas es la técnica rusa, técnica que se encarga de respetar y armonizar los movimientos del cuerpo según las diferencias fisiológicas que pueden presentar. Su técnica tiene movimientos fuertes y ligados, con movimientos de cabeza exagerados. Este tipo de lengua tiene su consenso en la técnica que se maneja con base en las condiciones corporales de los bailarines.

En la técnica cubana se vislumbra más, ya que en la región de América latina se tienen cuerpos con caderas anchas o piernas cortas. La técnica cubana se concentra en los saltos y la prolongación de movimientos de piernas y brazos. Compensando, el no tener el cuerpo estético o elegante, con la fuerza de movimientos que requieren mayor capacidad muscular. El habla aún no entra en el área de las micro lenguas porque estos consensos iguales son aceptados universalmente. El habla en la danza académica viene cuando un director de alguna institución particular decide tomar tal o cual técnica. Siempre estará sujeto a las posiciones de la macro lengua, pero decidirá que micro lengua usar para tal o cual obra particular, dependiendo de lo que quiera resaltar de sus bailarines o de sus capacidades físicas.

La danza no académica

La danza no académica se desarrolla en las calles y prolifera lo que es el habla. En este estilo de danza podemos encontrar el folklore puramente dicho, los géneros Street, y las danzas individuales. En todos ellos existen modificaciones constantes, creaciones, derivaciones, fusiones, etc. Los individuos en grupos pueden llegar a distintos consensos sin embargo pueden variar en la reproducción como un juego de teléfono descompuesto. La danza individual tendrá otras particularidades, pero comparte la modificación sin preocuparse del consenso. Estos tipos de danza pretenden llegar a una lengua sin embargo no logran conseguirla en su totalidad.

Empezaremos por el folklore. Este género tiene dos subdivisiones, la danza ritual y la danza de calle. La danza de calle, la que podemos ver en entradas, viene a ser un lenguaje que se modifica sutilmente con el pasar de los años. Existirían ahí grupos de consenso como ser los bloques, las fraternidades, o los diferentes bailes. Quienes logran establecer los pasos propios que caracterizarían a dicho grupo. Es así que si uno escoge llevar un estilo tradicional de la morenada se va a la fraternidad Central Oruro y no así a la fraternidad Ferrari. En la danza ritual no ocurre los mismos, cada evento tiene diferente connotación y diferente realización de pasos que nacen en la misma situación de la comunidad. Es por eso que cuando vemos el Zauli africano, se aprecia en la lengua que proliferaran los movimientos de los pies, sin embargo, dependerá del estilo y la emoción de los bailarines añadir o quitar movimientos y no afectaran a la danza ritual en su fin.

En los géneros Street tenemos muchísimos subgéneros, pero todos comparten lengua en el sentido de poseer reglas que los dividen en los grupos. Su estilo y movimiento están marcados, por lo general, por el género musical que manejan. Sin embargo, en tanto que cada día se inventan pasos nuevos y se los trata de difundir, realmente no hay una lengua muy clara. Los subgéneros tienen habla, ya que ellos toman del groso de movimientos posibles, (delimitación fisiológica de los signos de la danza) algunos movimientos particulares que suelen concentrarse en partes de cuerpo. Es así que el dancehall es lengua en tanto viene de grupos callejeros de Jamaica centrados en el baile con movimientos con rodillas dobladas, brazos rápidos y movimientos de torso, pero no así en los pasos mismos que se exploran y modifican cada día.

Por último, tenemos la danza individual, presente en todas las anteriores. Esta danza parte de la gestualidad, expresión y decisión que puede tener un bailarín delimitado por sus propias capacidades fisiológicas. La lengua está presente en la medida que el bailarín tenga o no conocimientos de algún estilo de danza en tanto su paso, gracias a la misma lengua, dé los límites y reglas del propio cuerpo humano. Se establece así una regla básica de todo bailarín, no puede significar nada que su cuerpo no se lo permita. El signo no puede salir del margen que este mismo es, por más que se quiera. El habla está en la selección de movimientos, técnicas, estilos y gestos, pero se atenderá siempre a lo implícito de la lengua corporal.

Conclusiones

En este análisis de lo que es e involucra el lenguaje corporal podemos ver que en diferentes espacios de danza existen en mayor o menor medida la presencia de lengua y habla. En las danzas académicas es mucho más evidente la presencia de la lengua y se rigen exclusivamente de ellas, pero podemos ofrecer siempre transversalmente lo que es la danza académica individual. En la danza no académica general podemos ver con más énfasis la presencia de hablas en distintos grupos y siempre en constante cambio y transformación. El mundo de la danza es pocas veces analizado y menos se lo ha tratado en un área semiológica. Pero el diálogo que estoy planteando nos da la apertura a analizar más profundamente los diferentes elementos semiológicos que están presentes.

Publicado por primera vez el 7 de mayo de 2021 en Aula Libre. Texto reproducido en Filosofía en la Red con permiso por escrito del editor.

Bibliografía

Barthes, R. (1985). L´aventure sémiologique. Éditions du Seuil.

Barthes, R. (1993). La Aventura semiológica. Editorial Paidos.

Artículo de:

AndyLuz S. Cuentas (autora invitada):
Licenciada en Filosofía por la Universidad Mayor de San Andrés, La Paz- Bolivia. Profesora de danza y de cursos no académicos de filosofía.

Imágenes | Pixabay, Pinterest, Youtube, UNESCO

#barthes, #danza, #filosofía de la danza, #lengua y habla, #lenguaje de la danza, #semiología

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!