Decadencia del Estado de Derecho y la separación de poderes en El Salvador

El recién 1 de mayo de 2021 la Asamblea Legislativa de El Salvador en su primer acto legislativo, con dispensa de trámite, destituyó a 5 magistrados propietarios de la Sala de lo Constitucional, y acto seguido destituyó al Fiscal General de la República, esto amparado en Art. 186 de Cn1 de El Salvador, aduciendo a que estos funcionarios habían violado reiteradamente la Constitución a través de sus sentencias, sobre todo aquellas resoluciones que se ha habían emitido durante la pandemia, con las que no estaba de acuerdo. El Presidente Nayib Bukele, además de acusarles de invadir funciones que son específicas de otros órganos e instituciones.

La pasión de dominar es la más terrible de todas las enfermedades del espíritu humano.

Voltaire

Luego de tales hechos se procedió a nombrar a los nuevos funcionarios. Estos hechos ponen de manifiesto el funcionamiento de los poderes fácticos y debilita el Estado de Derecho; un cuestionamiento lógico, es que a partir de estos hechos; estos funcionarios podrán demostrar tener independencia e imparcialidad frente a las actuaciones del órgano legislativo y ejecutivo o simplemente esto nos llevará a concluir de que se trata de controlar el aparato estatal de los tres órganos sin verdaderos pesos y contrapesos.

Los pesos y contrapesos tienen como fin evitar el poder absoluto y el control total del Estado, porque, al haber un control absoluto del Estado, se puede caer en una dictadura que pueden ejecutar violaciones y vulneraciones de derechos, con tal de mantener su dominio económico y político.

La interpretación del Art. 186 Cn y su aplicación en esta situación; parece que carece de un fundamento legal, ya que pone en evidencia la carencia de las garantías procesales y aplicar el principio de integralidad; permitirá profundizar si estas presunciones tienen un fundamento correcto o si simplemente es la conclusión de un acto meramente político con falencias procesales y constitucionales.

¿Puede un órgano estatal destituir y nombrar funcionarios solo porque a su juicio no legisla o no emiten resoluciones a la medida de su forma de gobernar?, ¿Qué tan grave puede resultar para la democracia y el estado de Derecho ver instituciones debilitadas por la falta de independencia y por ejercer su verdadero rol de pesos y contrapesos de los demás órganos estatales?

Por lo anterior es importante respetar el rol constitucional de cada órgano estatal: para garantizar que los pesos y contrapesos funcionen, de manera sustancial, y así evitar en el futuro tener trasgresiones de derechos constitucionales fundamentales fortaleciendo con ello al Estado de Derecho y a la democracia.

Artículo de:

Litzardo Rivas (autor invitado):

Abogado, escritor y poeta. Cojutepeque, El Salvador, C.A.

Notas

Constitución de La República de El Salvador

Imagen | Pixabay

[cite]

#Derecho, #poder, #política

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!