El presente artículo pretende ser un acercamiento breve al origen de la filosofía griega remontándonos a la figura de Tales de Mileto, quien una antigua tradición dice que fue iniciada por él, un hombre sabio de la ciudad mercantil de Mileto, en la Asia Menor Griega. Tales vivió en el siglo VI a. C.

Se analizarán algunas fuentes de textos filosóficos en el que se abordan las máximas y sentencias de Tales, así como también parte de su personalidad legendaria, puesto que de esta época solo poseemos tradiciones y algunos fragmentos, como son los fragmentos presocráticos de Alberto Bernabé (2008), las lecciones sobre la historia de la Filosofía de G. W. F. Hegel (2018), los fragmentos de la vida de los filósofos más ilustres de Diógenes Laercio (1984). Serán, por tanto, las fuentes de primera mano de filósofos dedicados a la recopilación de textos de filosofía antigua y sus aportaciones de vital importancia para el desarrollo del presente articulo.

Lo que buscamos en forma de interrogante en este trabajo es: ¿Cuáles fueron las ideas de este filósofo que llevó la tradición filosófica a sentenciarlo como el primero en utilizar un pensamiento racional sobre la estructura de la realidad? Así como también el ¿por qué es considerado como uno de los siete sabios de la Gracia antigua? y, ¿cuál es ésta misma tradición que lo nombra como el primer filósofo?

La idea central gravita en torno al término “presocráticos”, usado por la tradición para referirse a un grupo de pensadores griegos encuadrados entre las postrimerías del siglo VII hasta bien encuadrados el V a.C., separados, por su condición de filósofos, de los poetas o de los autores de lo que podríamos llamar pura literatura debido a que organizaron el pensamiento de manera racional, y no mítica, para dar cuenta del origen y configuración del mundo (Bernabé 2008).

También el hecho central de este texto es el de que la filosofía misma como práctica del pensamiento racional fue propia del genio de los griegos (Reale & Antiseri, 1988), y gracias a los ocios que podía permitirse en la rica ciudad de Mileto un gran comerciante. Es por este motivo que el gran Aristóteles, el primer historiador de la filosofía, llegó a sentenciar el comienzo de la filosofía a Tales de Mileto (Aristóteles, s.f.).

Se aborda además la tesis del filósofo italiano Giovanni Reale sobre la génesis de la filosofía en los griegos en donde se insiste en que la totalidad de los estudiosos consideran que la filosofía, como termino o como concepto, es una creación propia del genio de los griegos. Como también a los naturalistas o filósofos de la “physis”, los cuales hacen referencia a los primeros jónicos y el problema del principio de todas las cosas entre los cuales el primero es Tales de Mileto. (Reale & Antiseri, 1988). Se sostiene de igual manera que en la civilización griega se encuentra un elemento correlativo con los pueblos de Oriente que alcanzaron un elevado nivel de civilización antes que los griegos, como son creencias y cultos religiosos, manifestaciones artísticas de variadas naturalezas, conocimientos y habilidades técnicas, instituciones políticas, organizaciones militares, etc.

En cambio, en lo que concierne a la filosofía, nos encontramos con un fenómeno tan nuevo que no solo no posee ningún factor correlativo en dichos pueblos, sino que ni siquiera existe algo estricta y específicamente análogo, considerando a la filosofía como una novedad absoluta. (Reale & Antiseri, 1988).

Quién no esté familiarizado en el cómo la civilización occidental tomó la influencia de los griegos para comprender la realidad de la cultura oriental, no verá la novedad del ingenio de los filósofos griegos, ya que no en todas las culturas es posible la ciencia misma. Por este mismo motivo la filosofía de Tales, por sus categorías racionales, permitió el nacimiento de la ciencia occidental tal como la conocemos, dando el mérito a los griegos y a la filosofía como una aportación a la civilización occidental. (Reale & Antiseri, 1988).

Desarrollo

A Tales de Mileto se le reconoce como el primer filósofo que ha pasado a la historia del pensamiento occidental aunque sabemos muy poco en relación con su historia, y únicamente contamos con algunos pocos fragmentos sobre sus anécdotas. A él se le atribuye el comienzo de la indagación racional sobre la realidad y el universo, un pensamiento que ha perdurado a través de la historia de la filosofía.

Como nos marca la tradición filosófica, es con Aristóteles (s.f.) en dónde se hace la diferencia entre los que intentaron definir el mundo de una manera mitológica, o con un estilo racional o filosófico. Esta manera novedosa de pensar se le atribuye a los llamados físicos o naturalistas, así pues, Tales de Mileto ocupa el lugar del primer filosofo de la naturaleza.

Tales de Mileto fue un Jonio y tenía fama de sabio, fue catalogado como uno de los siete sabios de Grecia junto con Solón de Atenas. Conocemos algunas frases de Tales como: “Todas las cosas están llenas de Dioses”, pero sabemos que es muy probable que no hubiera escrito nada y que su forma de comunicación fue de forma oral (Laercio, 1984).

Según el historiador Diógenes Laercio, Tales de Mileto era perteneciente al linaje fenicio de los Télidas, marcando el año de su nacimiento el primero de la 35° Olimpiada (640 a. C.); por otra parte según Meiner, el pensador nacería dos olimpiadas más tarde, en la 38° Olimpiada (629 a. C.). También se dice que viajó por Egipto y Caldea, adquiriendo importantes conocimientos científicos: consideró al agua como el principio de todas la cosas que existen.

Heródoto comenta que según los relatos de los griegos, cuando Creso se puso en campaña contra Ciro y este mismo tuvo dificultades para cruzar el río Halis, Tales, que era acompañante del ejército, desvió el río por medio de una zanja en forma de media luna abierta detrás del campamento, logrando de este modo hacer vadeable el río.

También nos cuenta Diógenes que en las relaciones con su patria, Tales convenció a los Milesios de no unirse a Creso cuando este se puso en guerra contra Ciro consiguiendo así que cuando Creso fue derrotado, Mileto no fuera molestado por los vencedores. Asimismo se dice que Tales se retiró muy pronto de los asuntos públicos para así poder dedicarse a la filosofía.

De Tales de Mileto se narran también leyendas de viajes a Fenicia, pero lo que sí se sabe es que viajó a Egipto en su vejez, aprendiendo principalmente cosas de geometría aunque se comenta también que no pudo haber aprendido mucho, ya que la anécdota que Diógenes toma de Jerónimo en donde se dice que Tales enseño a los egipcios a medir por la sombra la altura de sus pirámides, es un poco inverosímil: “La sombra de la pirámide es a la altura de ésta como la sombra de una persona a su altura”. Si los egipcios ignoraban esta proporción, y por consiguiente lo aprendieron de Tales como algo nuevo, no estaban muy adelantados en geometría.

Por otra parte, Heródoto nos cuenta que Tales pronosticó un eclipse de sol precisamente el día en que se celebró una batalla entre los medas y los lidios. También nos dice que atribuyó las crecientes del río Nilo a los vientos etesios que al soplar en dirección contraria a su corriente hacían que las aguas retrocedieran.

Se cuenta también de Tales que un día por ir mirando las estrellas, o por estar haciendo astrología, cayó en una zanja y que las personas que lo miraron se burlaron de él criticando acerca del cómo pretendía conocer las cosas del cielo si no se fijaba por dónde caminaba. Esta anécdota llama la atención porque las personas comunes pueden llegar a burlarse de los filósofos, pero los filósofos se dan cuenta de que ellos no pueden caer a una zanja por no tener la admiración de poder mirar las estrellas.

Tales de Mileto siendo un sabio tuvo la capacidad de demostrar, según nos cuenta Jerónimo de Rodas en el libro II De las cosas memorables, que cuando un filósofo quiere puede ser capaz también de juntar riquezas, ya que Tales conocía las estaciones del año y sabía de antemano que habría buenas cosechas de aceite tomando muchos olivares y ganando así mucho dinero. También propuso el año solar en 365 días.

Se le atribuye también la frase: “el agua es el primer principio de todas las cosas, y que todas las cosas están llenas de dioses, al observar dos piedras de imán que se atraían entre sí”.

Algunos dicen que fue casado y que tuvo un hijo llamado Cibiso. Por otra parte, otros aseguran que vivió en celibato religioso y que adoptó un hijo de su hermana; y ante la pregunta del por qué no tenía hijos respondió: “Por lo mucho que deseaba en tenerlos”. Se cuenta también que su madre lo presionaba a que se casara, pero que siempre respondía: “todavía era temprano”; pasando algunos años su madre le insistió, pero en esa ocasión respondió: “que ya era tarde”.

Tales murió a los 78 o los 90 años; según Diógenes Laercio en la 58° Olimpiada y según Tennemann en la Olimpiada 59. En lo que sí coinciden es con la marcha de Pitágoras a Crotona, muriendo en un pugilato a causa del calor y de la sed.

Conclusión

La idea central de este artículo acerca de Tales de Mileto es retomar la tradición a partir de Aristóteles que lo considera como el primer filósofo de la naturaleza. Esto gravita en torno a la idea de un primer sabio que utilizó un tipo de pensamiento racional para explicar los fenómenos de la realidad. Puesto que estos personajes llamados presocráticos, entre los cuales está incluido Tales, y sobre todo porque es el primero de esta serie de pensadores antiguos, las fuentes de información llegan a ser muy escasas y un tanto oscuros en lo que respecta a sus anécdotas y fragmentos, como también a las sentencias.

El alcance de nuestra investigación se basó en varios libros de primera mano de información sobre estos pensadores presocráticos, como los son los de G.W.F. Hegel, Diógenes Laercio, Aristóteles, Giovanni Reale en los que encontramos sus anécdotas, fragmentos y sentencias.

La mayoría de los autores sobre filosofía antigua tratan ideas muy parecidas, podemos encontrar algunos fragmentos repetidos acerca de las anécdotas sobre Tales de Mileto. Esto no es una limitante sino más bien un reforzamiento acerca de lo que supuestamente dijo este pensador, para así complementar las sentencias ya mencionadas.

Pero de lo que sí podemos estar seguros es que la tradición filosófica nos muestra a Tales de Mileto como un verdadero sabio que supo utilizar sus conocimientos no solo de manera teórica o especulativa producto de la admiración por el mundo y la realidad, sino también de forma práctica a la hora de realizar actividades que los hombres realizan, como ganar mucho dinero en una buena temporada de cosechas o incluso en predecir un eclipse de sol y calcular 365 días para un año solar.

Bibliografía

Aristóteles. (s.f.). Metafísica. México: Porrúa.

Bernabé, A. (2008). Fragmentos presocráticos de Tales a Demócrito. Madrid: Alianza Editorial.

GUTHRIE, W. (2004). Historia de la filosofía griega (Vol. I los primeros presocráticos y los pitagóricos). Madrid.

Hegel, G. (2018). Lecciones sobre la historia de la filosofía (Vol. I). México: Fondo de Cultura Económica.

Laercio, D. (1984). Vidas de los filósofos más ilustres. México: Porrúa.

Reale, G., & Antiseri, D. (1988). Historia del pensamiento filosófico y científico. Barcelona: Herder.

Imagen | Pixabay

Artículo de:

Luis Alberto Ruiz (colaboración):
Psicólogo y estudiante de filosofía. Ha estudiado Tanatologia; también le interesa el budismo tibetano (estudió en Casa Tibet México).

#Filosofía antigua, #Grecia, #Historia de la filosofía, #Tales de Mileto

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!