fbpx

La realidad afgana volcada ícono de movimientos feministas

En el apartado 2 del capítulo 31 de la obra Teoría de creación en el arte (2013) de Pere Salabert se expone que ciertas producciones artísticas han servido inconscientemente como íconos en luchas o movimientos sociales porque contienen un discurso implícito de reflexión moral mediante el cual contribuye a transformaciones ideologías para evidenciar con mayor fuerza ciertas tesis particulares que defienden movimientos ideológicos con lo que se genera en la obra artística una ponderación social que sirve de símbolo o bandera en los mencionados, pero desde una manera no intencionada, es decir, con motivaciones ajenas a los pronunciamientos sociales que trastoca.

Tal es el caso de la fotografía tomada por la fotógrafa Johanna Geron para la agencia de noticias Reuters de Reino Unido el pasado 25 de agosto de 2021, en el aérea militar de Melsbroek, en Bélgica en donde captó a una familia afgana que, tras bajar del avión, camina por la zona de carga del centro militar aéreo. Sobresale en la fotografía la actitud colmada de felicidad por parte de una de las hijas de la pareja, algo que puede interpretarse como un disfrute de la libertad tras huir de los recientes conflictos armados y altamente despóticos llevados a cabo en Afganistán a manos del islamismo extremo por talibanes:

Tomando mi argumento inicial, la idea es palpable por la página Question Femenina que se sirve de la imagen para hacer hincapié en la lucha feminista:

https://facebook.com/qfem.es/photos/a.1786987047984862/4877500765600126

Regresando al contexto afgano, en el país islámico se busca imponer la ley de sharía, una interpretación muy restrictiva del Corán, en donde por mencionar algunas infracciones, el adulterio y la homosexualidad son penados con muerte por lapidación, normalizando los castigos en público. Así mismo, esta ley anula todos los derechos de las mujeres y las niñas, como el derecho a la educación. Además, se les prohíbe el salir de sus hogares o en caso de, tienen que ir acompañadas por un hombre; así pues, el trabajo femenino es limitado a la casa. En suma, reír en voz alta, maquillarse o ser tratadas clínicamente por médicos hombres son acciones ilícitas. También, se hace obligatorio el burka y los azotes, así como las palizas. De igual manera se naturalizan las amputaciones por robar y hasta se impide escuchar música e ir al futbol. En fin, estas sólo son algunas de entre muchas otras prohibiciones.

Ante dichos cambios abruptos, e impuestos con suma violencia según distintas plataformas de comunicación, incluso el propio presidente del país Ashraf Ghani huyó, así como miles de civiles, como es el caso de la familia fotografiada por Johanna Geron.

Esta imagen es considerada una obra artística por haber sido captada desde un movimiento azaroso que refleja el momento concreto y real de un destello de esperanza expresado en la vivencialidad de la escena. Considero que esta fotografía vincula dos conceptos que Pere Salabert precisa: la invención y el descubrimiento.

Para detallar lo que por invención toma Salabert es que se da lugar a algo, pero desde una fundamentación previa que motiva a la creación. Y por descubrimiento determina el mostrar o hacer evidente algo que ya existe. Así, en el primero, lo apremiante es la motivación, y en el segundo concepto, es mostrar un hallazgo.

Ahora, si estos conceptos se precisan desde la fotografía tomada por Johanna Geron, y si se dice que la invención se da desde un presupuesto de motivación para hacer una producción, entonces se podría conceder que son los arribos de aquellas familias o ciudadanos afganos ante el conflicto ideológico sumamente atroz y triste por el que está pasando su país de procedencia, por lo cual el captar la llegada de dichas realidades se vuelve importante.

En segundo lugar, si el descubrimiento conlleva mostrar algo que ya está dado, surge que desde esta óptica el conseguir azarosamente este tipo de fotografías que evidencien o pongan de manifiesto para con todo el mundo el estado anímico y realidades de las personas que huyen con la ilusión de encontrar una mejor posibilidad de vida es igualmente apremiante.

Finalmente, una característica más que ayuda a posicionar a dicha fotografía como ícono ideológico es que Pere Salabert nos habla de una carencia en un deber-hacer, porque no se espera, no es previsto que se haga una producción artística innovadora que en suma intervenga simbólicamente en movimientos sociales. Así, desde la intimidad de la obra artística Johanna Geron, al ser desinteresada o no guiada a la defensa de una lucha concreta es por lo que esta fotografía se posiciona como un modelo crudo que genuinamente se puede exaltar. Y así fue, esta se tomó, viralizó y resignificó a manos de colectivas feministas y grupos defensores de derechos humanos.

Es justo ahí en donde la fotografía se vuelve valiosamente artística, porque fue dada desde un momento contingente, además, es elevada a un legítimo carácter icónico, ya que no estaba pensada para sopesar una lucha, sino sólo para poner en evidencia una realidad actual.

Notas al pie

[1] El universo simbólico, un sistema de saberes y expectativas

Bibliografía

Salabert, P. (2013). Teoría de la creación en el arte. AKAL.

Imágenes | Pixabay, Twitter, Facebook

Artículo de:

Claudia Eréndira Gómez González (autora invitada):
Estudiante de Filosofía en la UDG. Inclinación por la educación, la ética y la estética.

#Afganistán, #feminismo, #Ícono, #Obra artística

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!