En el siguiente escrito se analiza la relación que existe entre la filosofía y las Odas de Horacio, ya que este en Grecia profundizó sus estudios filosóficos, aunque luego los interrumpió por enrolarse en la armada republicana de Bruto. El poeta publica las Odas en una primera colección de tres libros, los cuales trabajó por 7 años. En ellos hace una incorporación de la métrica de la lírica griega a la poesía latina, porque se nombra a sí mismo como el Alceo romano, lo cual es una expresión de imitatio, que es una obediencia a la lex operis, es decir, son las reglas que se encargan de organizar el género literario en el que Horacio quiere operar.   

Con lo que respecta al tema central del poeta para poder comprender su conexión con la madre de las ciencias. Se dirá que su obra lírica es la muestra de una oscilación entre el epicureísmo y el estoicismo. Se debe recordar que el primero se destaca por actuar desde el placer y los segundos desde la razón; también toma parte del hedonismo, que defiende al placer como bien aunque no toma partida por ninguno, es decir, no llega a los extremos de ninguno porque es más próximo a la doctrina aristotélica del término medio, y de esta manera se equilibra entre la virtud y los vicios.

Lo que lo destaca a este gran poeta es su equilibrio sereno de moderación que se puede ver en una de sus Odas dirigida a Taliarco porque la mayoría de ellas eran destinadas a amigos o cercanos, en una parte le dice:

Huye de investigar lo que el mañana haya de ser. El día que la suerte te dé a gozar, acepta como obsequio, y los dulces amores no desprecies, tan joven, ni las danzas, mientras lejana la vejez se advierte.


(Horacio Flaco, Quinto ,1967, p. 63.)

Lo que se puede analizar aquí es como invita a su amigo a vivir el momento, el presente, no dejar que el porvenir futuro lo afecte. Así, lo alienta a valorar el tiempo presente, a disfrutar de su juventud, sin pensar en la vejez, la cual como el mismo dice se encuentra lejana. Esto se colocaría de lado del epicureísmo, ya que lo alienta a disfrutar, al placer, obviamente con moderación, pero a final de cuentas a vivir el momento. Es importante decir que el tema del tiempo en la filosofía a lo largo de la historia es analizado profundamente como afecta al hombre los tres tiempos, es pasado, presente y futuro.

Este Horacio epicúreo, lo que desea es vivir una vida libre, en un jardín ideal, instalado en el campo, disfrutando de la vida y del momento.

En otra parte de la Oda dedicada a Leuconoe, le expresa algo similar que a Taliarco:

Sé prudente; buen vino consume de lo añejo, y largo afán no entregues a plazo tan pequeño: mientras hablamos, huye con la palabra el Tiempo. ¡Goza este día!… Nada fíes del venidero.

(Horacio Flaco, Quinto ,1967, p. 75.)

También se ve acá su parte epicúrea al decir que huya de la palabra tiempo, porque es algo que no podemos dominar cuando queremos acordarnos de él ya se nos esfumó de las manos. Invita a que disfrute al consumir un buen vino añejo, pero siempre con prudencia, ya que Epicuro de Samos con su ética hedonista procura como propósito de la vida el placer y no el dolor. Aunque, siempre con moderación por eso Horacio, le dice al comienzo sé prudente, puesto que los placeres del espíritu son superiores a los del cuerpo, y ambos deben satisfacer a la inteligencia, siempre procurando llegar a un estado de bienestar corporal y espiritual. Por ende, el desenfreno era criticado al igual que la privación de placeres, buscando así el término medio, que posteriormente mencionara en su filosofía Aristóteles.

Por otra parte, también se puede ver en sus Odas, al Horacio estoico en la dirigida a Licino afirma:

Nueva suerte, el que tiene bien templado ya el pecho, teme en días felices y espera en los adversos. Júpiter nos envía y se lleva los ásperos inviernos.

(Horacio Flaco, Quinto ,1967, p. 89.)

El poeta alaga a su amigo por sortear bien los hechos, más en los días malos, se conecta directamente con el estoicismo porque esta corriente filosófica se centra en poder dominar y controlar los hechos que le van sucediendo al hombre. Prima el poder alcanzar el autocontrol, y esto más se pone en práctica en los momentos más turbulentos de uno como afirma la Oda dedicada a Licino.

En otro pasaje de la misma dice:

Muéstrate en la desgracia animoso y sereno. Pero, prudentemente, si es favorable el tiempo, recoge algo las velas, quizá de sobra hinchadas por el viento.

(Horacio Flaco, Quinto ,1967, p. 91.)

Se puede vislumbrar como el poeta conecta la poesía con la filosofía en los versos al animar a Licino a que mantenga el autocontrol, lo cual es un objetivo para los estoicos que es complicado de alcanzar, ya que las pasiones siempre permanecerán en uno. Así, cuando le dice “muéstrate en la desgracia animoso y sereno” también busca que encuentre su punto medio, que esto está también ligado a la filosofía aristotélica donde es la recta razón que decide el hombre prudente, que no es ni el exceso ni el defecto, como en la anterior parte mencionada le dice que prudentemente recoja las velas.

A modo de conclusión me gustaría decir que fue un gran gusto poder analizar y estudiar Horacio y a su gran poesía, junto a la filosofía que se halla en sus líneas. También el poder analizar cómo llevo la lírica griega que había estudiado en su tiempo en Grecia a la poesía romana. A su vez, cómo en sus Odas se pueden ver partes del epicureísmo, en la búsqueda del placer, de la alegría en ello. También en otros pasajes de las mismas, la ética de las virtudes que la conforman el estoicismo y el aristotelismo.

Este gran poeta supo amalgamar la filosofía, dejar rastros de ella en sus Odas, lo cual es sublime porque al mismo tiempo que se analizan, se encuentran conexiones ya sea con los estoicos, epicúreos y hasta con el mismo Aristóteles, ya mencionados. Demostrando que la poesía y la filosofía van de la mano, ya que los poetas también son grandes pensadores que nos ayudan a poder comprender por sus poemas sus épocas.

Bibliografía

Horacio Flaco, Quinto ,1967.Odas. Epodos. Madrid: Espasa-Calpe

Imagen | Pixabay

Artículo de:

Sol Maria Catolino Carísimo (autora invitada):
De Buenos Aires, Argentina. Profesora de filosofía egresada del instituto Pbro. A. M. Sáenz y lic. en filosofía en la UCALP de la ciudad de la Plata.

#Epicureismo, #Estoicismo, #filosofía clásica, #Horacio, #Odas

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!