fbpx

La joven de la perla: ilusión y cámara obscura en la pintura. Parte 2 de 3

Es importante destacar que el uso de la cámara obscura es relevante a la hora de hablar de la ilusión. Y para ello, la novela de Chavalier da una buena introducción. Antes, no olvides leer la primera parte de este texto.

Griet se asoma por debajo de la escalera y ve los pies de dos personas subiendo al estudio. Griet sabe algo sobre la caja que los dos sujetos suben, una pequeña introducción que Tanneke la había dado cuando ella, intrigada, pregunto:

[…] Una caja de madera en la que miras dentro y ves cosas.

Chavalier, 2001, p. 79.

Es la caja de Van Leeuwenhoek, un hombre conocido por ser experto en el campo de la producción de lentes y la examinación microscópica. Poco después, Griet entra al estudio a realizar sus deberes correspondientes y ve la caja. Temerosa, la rodea sin saber qué es, aún con las referencias que le había hecho Tanneke. Vermeer, cubierto por la tela que cubre al observador del artefacto, está parado en la puerta, ella voltea hacia él y este inmediatamente le pregunta: «¿Quieres mirar dentro?», a lo cual ella contesta afirmativamente. Entonces, Vermeer y Griet dialogan en torno al enigmático aparato, con lo cual se descubre qué es esa caja postrada sobre la mesa que tanta curiosidad le provoca.

¿Qué es esta cosa?

-Se llama cámara obscura

-Ya está, Griet, ya está preparada. Ahora mira tú.

-Señor…

-Cúbrete la cabeza con el sobretodo como lo he hecho yo. Así, la imagen será más nítida y mírala desde este ángulo para que no salga al revés. ¿Qué has visto?

-He visto el cuadro que está pintado, señor. Sólo que no está la mujer y es más pequeño. Y las cosas estaban… trastocadas. Pero…

-¿Qué pasa?

-No entiendo, señor. ¿Cómo llegó ahí el cuadro?

-¿Ves esto? Esto en una lente. Está hecha con un trozo de cristal cortado de una forma determinada. Cuando la luz de esa escena pasa por ella y entra en la caja, proyecta la imagen de modo que podemos verla ahí.

-¿Qué es una imagen, señor? No conozco esa palabra.

-Es una pintura, como un cuadro

-¿Quieres mirar otra vez? ¿Verdad que es sorprendente?

-Pero, ¿para qué quiere mirar ahí dentro pudiendo mirar su propio cuadro?

-No lo entiendes. Es una herramienta. Me ayuda a ver, y de esta forma me resulta más fácil pintar mis cuadros.

-Pero…, para ver usa los ojos.

-Cierto. Pero mis ojos no siempre ven todo. Dime Griet, ¿crees que me limito a pintar lo que está en aquella esquina? La cámara obscura me ayuda a ver de otra forma.

Chavalier, 2001, p. 80-83.

¿Qué se quiere decir con que la imagen es una pintura? ¿Por qué la cámara obscura permite ver en imágenes la realidad? ¿Griet está equivocada cuando dice que es la realidad misma la que está ante sus ojos?

 Los artistas holandeses habían experimentado desde 1620 con la cámara obscura, un aparato que consiste en una caja de madera con una abertura pequeña en el centro de una de las paredes, donde las imágenes son proyectadas. Al principio, al revés y en orden inverso ; después, buscando que la imagen estuviese enderezada, se utiliza una lente para enfocar la imagen, la cual es reflejada de un espejo inclinado a una pantalla traslúcida. La imagen es enderezada, pero sigue teniendo un orden inverso.

Ahora bien, también el tamaño fue cambiando pues primero tenía dimensiones enormes, a veces equiparables con las de una habitación  para luego hacerse más pequeña con el paso del tiempo. La creación de mecanismos que permiten variar el enfoque con un grado de nitidez considerable, hace de la cámara un instrumento cada vez más operable: cajas de tamaños decrecientes que se acoplan unas en otras acortando o alargando la distancia focal, con fuelles que permiten enfocar de manera adecuada sin tener que desplazar la cámara a mayor distancia, con las cuales se puedan hacer pinturas más cercanas a la realidad.  Todos estos mecanismos de reproducción de la realidad son utilizados profusamente para la realización de la obra de arte. Y es precisamente en la época de Vermeer que la cámara obscura se vuelve muy sofisticada, es portátil y usa lentes de vidrio. La imagen que se produce con ella es más nítida y  más vívida en tono y color, además, convierte una escena tridimensional en una imagen, en áreas de obscuridad y luz, con lo cual el pintor descubre nuevas formas de ver la realidad, incorporando nuevos sistemas y códigos al lenguaje visual, descubriendo que con su uso puede llevar a mejorar la obra.

Por ejemplo, en las pinturas de Vermeer se advierten elementos visuales propios de la óptica fotográfica desarrollados con la ayuda de la cámara obscura, como el reflejo de la luz en las imágenes puestas fuera de foco. Este fenómeno sólo se descubre al ver a través de la cámara obscura, es algo que a simple vista no se percibe pues los rayos de luz, al pasar por la lente y después de haber cruzado el orificio de la cámara, inciden en un solo punto donde se unen, para luego separarse y proyectarse en el cuadro focal (refracción). Al lugar de unión o incidencia de dichos rayos se le llama punto de enfoque o foco. En la medida que el orificio es pequeño, los rayos de luz pasan más concentrados, lo cual permite un buen rango de definición, alcanzándose un mayor rango de nitidez delante y detrás del punto enfocado. Si la apertura es mayor, el fenómeno es inverso: lo que está situado delante y detrás del punto de foco se registra progresivamente menos nítido ya que los rayos de luz pasan muy separados.

El uso de la cámara obscura en ambientes cerrados, por muy iluminado que esté el interior presenta problemas de luz. Para subsanar la escasa luz, el orificio debe estar suficientemente abierto para recibir la cantidad de luz adecuada y necesaria, y así lograr que la imagen sea visible. Si a mayor abertura corresponde una menor definición, la profundidad de campo es mínima, logrando nitidez en escasos centímetros cercanos al punto de foco. Hay que comprender que en esa época, los sistemas ópticos no eran tan precisos; por eso, y ante la necesidad de abrir el orificio, se pierde la nitidez de los primeros planos y de los fondos. Estos planos, en las pinturas de Vermeer, presentan la típica difuminación de una profundidad de campo mínima. Lo interesante es que Vermeer no sólo captó una visión nueva, sino que la trasladó, tal como la vio, a la tela. La reproducción de la imagen obtenida directamente por la cámara obscura refiere a la búsqueda de una percepción visual de la naturaleza objetiva, por ello es importante señalar que Vermeer haya reproducido exactamente lo que ve a través de ella. La mujer del sombrero rojo es buen ejemplo de esto, el primer plano y el fondo están difuminados1. Así pues, la cámara obscura es un instrumento, un medio para el creador pues le permite una mejor elaboración de la obra.

Notas al pie de página

[1] El uso de la cámara obscura por Vermeer ha llevado a una larga discusión a los expertos. Aquí solo se toma la parte afirmativa debido a que en la novela de Tracy Chavalier se da por sentado esto, además de que a investigación no tiene como fin desentrañar este enigma.

Bibliografía

Chavalier, T. (2001), La joven de la perla. Alfaguara.

Imagen | Wikipedia 1, 2, 3

[cite]

#arte, #camara oscura, #estética, #ilusion, #Johannes Vermeer, #Novela, #Tracy Chavalier, #Vermeer

por Erika Tellez

Lic. en Filosofía (UCSJ) y egresada de la Maestría con especialidad en Estética (UNAM). Actualmente, docente en el Centro Universitario de Integración Humanística y en el Diplomado de Historia del Arte de la Universidad Anahuac. También, colabora en la Editorial Progreso como autora, revisora en el área de libros de texto de Bachillerato.

error: Content is protected !!