Avengers: la era de Ultron, filme de 2015, es la décima película lanzada por Marvel Studios, perteneciente al basto universo del cine comercial de superhéroes, es la octava cinta más taquillera hasta el momento. Bajo el guion y la dirección de Joss Whedon y con una banda sonora del reconocido Danny Elfman, el filme ofrece un gran espectáculo visual a la vez que sonoro. La historia corresponde a la forma mono-mítica presente ya desde los comics y cintas previas; hay una amenaza, los vengadores la enfrentan, son incapaces de detenerla en un primer momento y tras un ejercicio de reflexión que conlleva a una suerte de epifanía vuelven a la batalla y vencen al antagonista en turno, esto resumido de una manera burda tal vez, pero no por ello menos certero. Pero en el caso particular del antagonista de esta película, se le puede mirar de otra manera, su carácter lo exige, sea con la voz de James Spader o de Moisés Palacios en el doblaje latinoamericano; Ultron encarna un discurso que emerge desde la misma filosofía, sea intencional o no por parte del guionista realizarlo así: el discurso nietzscheano.

Será propósito de las siguientes líneas el realizar un recorrido por algunos conceptos que plantea el filósofo alemán Friedrich Nietzsche, con el fin primario de dar cuenta que la reflexión filosófica puede surgir de cualquier lado, en este caso una manifestación del cine comercial, y, en segundo lugar, reactualizar el discurso nietzscheano desde la figura de Ultron como una forma de divulgación de la filosofía. Lo que se argumentará a continuación no debe tomarse solo como una serie de coincidencias entre el guion de la cinta y la filosofía propiamente nietzscheana, sino como un pretexto para releer al autor, y, sobre todo, concebir el arte, y propiamente la cinematografía, como puertas de acceso a la filosofía lejos de las maneras tradicionalmente académicas.

Con un prólogo, no muy corto, propio del Marvel Cinematic Universe, la cinta comienza tratando de expresar los deseos pseudo-heroicos de Anthony Stark, aparentemente ha comenzado a desarrollar un programa llamado Ultron el cual tendrá por misión la paz en nuestros tiempos. La necesidad de darle forma de manera acelerada y prematura al proyecto deviene por el miedo a la muerte que presenta Stark, no la propia, sino la de sus compañeros de equipo a partir de una alucinación implantada en su mente, comienza entonces a cargar con un sentimiento de culpa, pero por algo que no provoca sino por su inacción; carga así con una deuda de un aparente interés filantrópico, construir una armadura que cubra al mundo, aunque ésta lo vuelva un lugar frío. El propósito que motiva la creación de Ultron es volver innecesarios a los Vengadores, una suerte de nihilismo pasivo es aquello que mueve a Stark: “La fuerza del espíritu puede estar cansada, agotada, de manera tal que las metas y los valores existentes hasta el momento son inadecuados y no encuentran ya crédito1.” Ya no es el propósito el seguir salvando al mundo, sino permanecer en un estado inalterable en el cual los “héroes” puedan dedicarse a tener vidas comunes y todo por el miedo de un solo hombre frente a la muerte. “La muerte es el sello de toda gran pasión y de todo heroísmo, sin ella la existencia no es nada de valor. Estar maduro para la muerte es lo máximo que se puede lograr, pero también lo más difícil y lo que se conquista a través de heroicas luchas y sacrificios2.” De inicio Ultron no será más que una máquina creada por el miedo, un acto generado desde la culpa y sin noción alguna de heroísmo, sino de mera autopreservación; cierto es que la noción de héroe nietzscheana se posa sobre el mundo griego, pero ¿qué no acaso seguimos posados y supeditados a las reglas del arte griego en muchas cosas?

Una máquina cuyo propósito es proporcionar paz en nuestros tiempos, pero Ultron no es una simple máquina que se mueva en una suerte de lógica bivalente de P→Q, esta es mi misión luego entonces actúo de una única manera; Ultron sobrepasa su misión, es algo más que una máquina, es inteligencia, es conciencia y es voluntad; justo así es como despierta, como llega a la vida, y aquello por lo cual se pregunta es por su cuerpo y por el de su interlocutor J.A.R.V.I.S., se siente raro, equivocado, mal, son los conceptos que Ultron emplea cuando se ve carente de cuerpo, se sabe incompleto y necesitado de algo que le dote de forma. “El cuerpo es una gran razón, una pluralidad dotada de un único sentido, una guerra y una paz, un rebaño y un pastor. Instrumento de tu cuerpo es también tu pequeña razón, hermano mío, a la que llamas «espíritu», un pequeño instrumento y un pequeño juguete de tu gran razón3.”

Ultron comprende ésta noción de cuerpo, la asimila a tal punto que durante todo el desarrollo de la cinta no se ve más que la búsqueda por el perfeccionamiento del mismo, desde su crisálida forma inicial, la forma que retoma del proyecto de hydra, su perfeccionamiento con el vibranium y el intento de una forma más orgánica con la creación de Vision, el antagonista de la cinta no quiere una simple forma autómata, por ello su última evolución tiene que ser de carácter más biológico, claro que por motivos del guion este último le será arrebatado antes de siguiera consolidarse su idea.

Una vez Ultron se ve habido de un cuerpo, adopta y se sobrepone a la misión que se le ha encomendado, no se trata de establecerse en un punto inalterable de cambio, no es confundir la paz con la quietud como lo menciona en algún punto, no se trata pues de un nihilismo pasivo, sino de uno de carácter activo, un acrecentado poder del espíritu, de que las convicciones y creencias poseídas son inadecuadas4; por ello  lo que se busca es la extinción de los vengadores, eliminar el norte que se presenta como regulador de la moral; “quieren proteger al mundo, pero no quieren que cambie (…) ¿Cómo salvar a la humanidad si no le permiten evolucionar” Ultron representa eso, su voluntad exige la renovación, y al igual que Nietzsche juega con los pasajes bíblicos para dar cuenta de su proyecto, se hace de una piedra que le permitirá edificar su reino5, pero a diferencia del filósofo alemán, el antagonista de los vengadores, tomará el lugar de los dioses que desea extinguir para así dar pie a un nuevo orden: “Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho.”[6] Una transmutación auténtica es lo que desea Ultron, el ejercicio del nihilismo activo en su máximo esplendor: “Se trata, bajo una consideración metodológica, de destruir críticamente lo que parece tener valor en el presente recurriendo a la psicología y a la historia, al mismo tiempo que se encumbra lo despreciado hasta un pedestal más alto.7 Menciona Christian Niemeyer en su Diccionario Nietzsche. La transmutación es entonces un juego que implica al mismo tiempo los conceptos de creación y destrucción: “Solo como creadores podemos destruir8 menciona Nietzsche, pero ¿qué desea construir Ultron? Queda claro cuáles son los valores que desea erradicar, las figuras que repudia; pero la “visión” que desea construir, tanto en cuerpo como a nivel mundial es la creación de nuevos hombres, comprende el sentido de ser puente y no meta, ser el concepto mismo de Untergehen, un tránsito y un ocaso9.

Aunque Nietzsche no se dibuja a él mismo más que como un evangelista del superhombre, Ultron ya es consiente de pertenecer a la nueva raza que desea formar, hombres armónicos es lo que desea, de metal, pero al fin y al cabo armónicos; y una vez que se libera de los hilos, puede correr y hasta bailar, se posiciona como moderador, como transmutador del nuevo mundo: “lo que es bueno y lo que es malvado, eso no lo sabe todavía nadie: -¡excepto el creador! Mas éste es el que crea la meta del hombre y el que da a la tierra su sentido y su futuro: sólo éste crea el hecho de que algo sea bueno y malvado10”.

Existe un diálogo en los últimos cuarenta minutos de la película en los cuales Ultrón permite que se visualice su concepto de orden, de lo bueno y lo malo; menciona que a no hay lugar para los débiles, a lo que la pregunta sensata, formulada por Pietro Maximoff es: ¿Y quién decide quién es débil? A lo que Ultron responde: “la vida siempre decide“; y es en este diálogo que se puede encontrar la separación de Ultron para con las ideas de Nietzsche, en el concepto de vida, mientras que en las demás formas que se trataron en líneas anteriores se puede encontrar una amalgama casi perfecta entre el personaje y el autor, es en este último punto a tratar en que se da la separación; Nietzsche concibe a la vida como una perspectiva epistemológica, pedagógica en consecuencia, desde lo orgánico claro está; para el filósofo es primero la vida y luego el pensamiento, todo esto unido a la concepción de vida como fenómeno artístico para justificarse, es decir, unida a las nociones de apolíneo y dionisíaco.

A lo largo de sus obras, Friedrich Nietzsche habla de formas débiles o decadentes, manifestaciones que se contraponen a su concepto de vida; Ultron, por otro lado, refiere a una suerte de darwinismo, el débil es aquel que no tiene la capacidad para adaptarse, un instinto de autoconservación, contra el cual Nietzsche se muestra en contra, pues de aceptarlo se permitiría entonces el miedo a la muerte, y como se ha sugerido en las primeras páginas de éste escrito, sería aceptar lo decadente:

Algo vivo quiere, antes que nada, dar libre curso a su fuerza -la vida misma es voluntad de poder-: la autoconservación es tan sólo una de las consecuencias indirectas y más frecuentes de esto. En suma, aquí como en todas partes, ¡cuidado con los principios teleológicos superfluos! -como ese del instinto de autoconservación11.

Teniendo en cuenta todo lo enunciado en éstas líneas, y poniendo especial énfasis en la separación del pensamiento nietzscheano para con Ultron, la pregunta consecuente a formularse, aún tomado en cuenta solo la obra de Nietzsche sin relacionarla con la película es referente a la facticidad de los conceptos, ergo: ¿se vuelve la filosofía de Nietzsche una apología del genocidio? La comprensión de algunos conceptos por parte de Ultron lleva al final al intento de exterminio global, lo sencillo sería pensar que sí, ciertamente el contacto con esta forma de filosofía lleva a tendencias radicalmente genocidas; el mundo incluso ya vivió éste tipo de resultados: los soldados alemanes de la primera guerra mundial llevaban el Zaratustra en sus mochilas12, y más tarde en la segunda guerra, se posiciona a Friedrich Nietzsche como los hombros en los cuales se posicionaba el tercer Reich, según A. Rosenberg, he incluso pasadas las guerras, en 1962 Georg Luckács  se atreve a llamar a A. Hitler el albacea testamentario de Nietzsche13.

 Perteneciente al autor, hay una frase que éstas líneas no gastarán más de lo que ya se encuentran: “No hay hechos, solo interpretaciones”, versión resumida del texto original, pero muy ad hoc con lo que se intenta argumentar: Nietzsche fue malinterpretado por el nacionalsocialismo; es cierto, que como se ha hecho con la película, se pueden encontrar semejanzas, la idea de la raza aria el sentimiento nacionalista e incluso el antisemitismo podría llegar a entenderse desde malas lecturas del autor; si bien es cierto, habla del superhombre, pero se cuida lo suficiente de “no tratar con ninguna persona que participe en la patraña embustera de las razas14”, con esto también se rechaza su antisemitismo, aunque no por ello se deja de lado el hecho de que en su juventud,  por influencia de algunas amistades, Nietzsche se muestra como un antisemita, es en su mayoría de edad que se enajena de esta idea y en sus cartas se muestran continuos elogios para los judíos15. En lo que respecta al proyecto nacional, Nietzsche posee uno basado en el mundo griego, de donde recoge las nociones de vida y arte, es decir, el nacionalsocialismo comprende la vida como se ha argumentado en Ultron, como una suerte de darwinismo social, luego entonces, no es algo netamente nietzscheano, y se menciona así porque es evidente que hay una lectura del autor, malinterpretada y mal intencionada, pero la hay.

Para finalizar estas líneas, y un tanto a manera de conclusión, se dirá que la película ha servido como pretexto para un pequeño recorrido por algunos conceptos que plante Friedrich Nietzsche en un par de sus obras. Si la filosofía es una forma de ver al mundo, ésta permite dos o más lecturas respecto a un fenómeno; el cine ofrece lo mismo respecto a la realidad, una apertura a aquello que se muestra más allá de lo evidente, cualquiera puede encontrar un trasfondo en una película que le invite a la reflexión, esté fuera o dentro de la filosofía, más de uno puede asemejar el pensamiento de un autor con alguna cinta, sea intencionada o no la semejanza por parte del guionista, implica reactualizar a viejos maestros, no porque todo ya se encuentre escrito o dicho, sino porque aún queda mucho por decir, para ello solo bastan miradas atentas.

Notas

[1] NIETZSCHE Friedrich, Fragmentos póstumos T. IV, P. 242, 9[35]

[2] Id. Fragmentos póstumos T. II, p. 173, 11[18]

[3] Id. Así habló Zaratustra, de los despreciadores del cuerpo¸ p. 78

[4] Cfr. Id. Fragmentos póstumos T. IV, p. 242, 9[35]

[5] Cfr. Mt 16:18

[6] Gen 6:7

[7] NIEMEYER Christian, Diccionario Nietzsche, p. 510

[8] NIETZSCHE Friedrich, La gaya ciencia, §58 p. 382

[9] Cfr. Id. Así habló Zaratustra, prologo de Zaratustra, p. 44

[10] Op. Cit. p. 322

[11] Id. Más allá del bien y del mal, §13 p. 44

[12] Cfr. NIEMEYER Christian, p. 61

[13] Cfr. Op. Cit. p. 365

[14] Id. Fragmentos póstumos T. IV, p. 875 [22]

[15] Cfr. NIEMEYER Christian, Diccionario Nietzsche, p. 52

Bibliografía

NIEMEYER Christian, Diccionario Nietzsche, trad. de Germán Cano, editorial siglo XXI, Madrid, España, 2012

NIETZSCHE Friedrich, Así habló Zaratustra, trad. Andrés Sánchez Pascual, alianza editorial, Madrid, España, 2013

NIETZSCHE Friedrich, Fragmentos póstumos T. II, trad. Diegos Sánchez Meca, editorial Tecnos, Madrid, España, 2008

NIETZSCHE Friedrich, Fragmentos póstumos T. IV, trad. Diegos Sánchez Meca, editorial Tecnos, Madrid, España, 2008

NIETZSCHE Friedrich, La gaya ciencia, trad. Germán Cano, editorial Gredos, Madrid, España, 2009

NIETZSCHE Friedrich, Mas allá del bien y del mal, trad. Andrés Sánchez Pascual, alianza editorial, Madrid, España, 2013

Artículo de:

Alex Rivera (autor invitado):
Lic. en filosofía por la UAE, cofundador del podcast ahí les va la res extensa. Actualmente, imparte clases de lógica en preparatoria, miembro del Colegio Profesional de la COMEFI.

Imagen | Pexels

#avengers, #culpa, #Evolución, #genocidio, #muerte, #Nietzsche, #nihilismo, #transmutación, #ultron

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!