El filósofo Heráclito es uno de los más importantes de la antigua Grecia, proveniente de Éfeso, fue alguien distante y profundo que vivió en la confluencia de los siglos sexto y quinto a. C. Él rechazó que hubiera un orden en las cosas, una composición; así, se alejó del pensamiento pitagórico, que sostenía que había una armonía universal. Esto, en realidad no ocurre, ya que, no hay armonía ni entre los hombres que se odian y desprecian unos con otros, ni entre las cosas, que se funden y confunden hasta tal punto de que es posible dudar si realmente existen.

Nos ocurre a nosotros, los seres humanos, que tratamos de encontrar la permanencia de las cosas. No nos sentimos a gusto con la destrucción, con la transformación. Si estamos los más alejados de esto, mejor, ya que nos sentimos incómodos con algo que no podemos controlar, puesto que siempre buscamos tener todo bajo nuestro control.

Heráclito nos plantea el que no debemos dejarnos llevar por la permanencia como creía Parménides. Si no que lo que existe en verdad es el movimiento de transformación que hace que las cosas, al convertirse en otras, no sean ni siquiera lo que son. Como ocurre con el fuego, que por el calor permite que surja la vida y también que se destruya; en este Heráclito descubre el secreto más íntimo de las cosas porque estas no son sino su propio devenir. Es aquello que al devenir, las hace a su vez su propio devenir.

Para poder comprender esto, presentó la comparación de la realidad con el curso que tiene un río y de ahí proviene su famosa frase: “no podemos bañarnos dos veces en el mismo río” porque, al volver a él, nos encontramos con que sus aguas están completamente renovadas, en un ciclo que se repite continuamente. De esta manera, el río simboliza el cambio perpetuo de todas las cosas. Por ende, como afirma Carpio, lo substancial, lo que tiene cierta consistencia fija, no la puede tener sino en apariencia, todo lo que se ofrece como permanente es nada más que una ilusión que encubre un cambio tan lento que es difícil de percibir.

Todo lo que conocemos, lo que nos rodea hasta nosotros mismos, está en constante cambio; y es necesario que suceda así, ya que es lo que rige a nuestro mundo. Por mundo, Heráclito y los griegos entendían al cosmos, puesto que lo pensaban como una totalidad armónica; de esta manera para él, el cosmos es eterno, de duración infinita, desde siempre y para siempre. Fue el primero en presentar en Grecia un concepto de eternidad, que es infinidad temporal de ser.

Por otra parte, retoma el concepto de los contrarios o mejor dicho la coincidencia de los opuestos, así la guerra (no debe pensarse únicamente como enfrentamiento en campo de batalla, sino filosóficamente), es común a todas las cosas y estas ocurren o se generan según la discordia, esta es entendida por Heráclito como la justicia, así la justicia es discordia. En efecto, la “guerra” no significa desorden sino una armonía, que de una pluralidad de cosas y acontecimientos discordantes hace al cosmos único, bello y ordenado.

Cuántas veces nos ocurre que creemos que del caos, no puede haber nada. Heráclito lo ve como una posibilidad hacia algo nuevo o transformado. Por eso, debemos dejar que nos suceda el cambio, la transformación; de ese proceso de acontecimientos discordantes saldremos más sabios y astutos. Sería todo muy aburrido si fuéramos siempre los mismos y el mundo también; es por esto que este gran filósofo nos invita a reflexionar sobre el devenir como nos afecta a nosotros y al pensar mismo.

Bibliografía

Principios de Filosofía, Adolfo Carpio, 1995

Imagen | Pexels

Artículo de:

Sol Maria Catolino Carísimo (autora invitada):
De Buenos Aires, Argentina. Profesora de filosofía egresada del instituto Pbro. A. M. Sáenz y lic. en filosofía en la UCALP de la ciudad de la Plata.

#cambio, #Devenir, #filosofía clásica, #Heraclito, #río

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!