Hablar de Hannah Arendt nos sitúa en la definición de una crítica hacia los pensamientos de carácter totalitarios.  Por tanto, razonar sobre ella, en su tiempo y en el nuestro, es sin duda, recomendable y necesario al vernos rodeados de estos discursos fascistas maquillados con simulacros de democracias y pensamientos liberales. 

Esta mujer Brillante nace en la Alemania del siglo XX y siendo aún adolescente su acervo cultural y sobre todo filosófico ya era extenso, por ejemplo, ya para entonces, había leído La Crítica de la Razón Pura de Immanuel Kant, obra por demás compleja para estudiosos profesionistas de la filosofía, cuanto más para una chica no mayor a 15 años de edad, aun así, ella demostró su genio y buen juicio desde entonces.  

Hannah Arendt, siendo judía, fue perseguida por los Nazis cuando estos ascendieron al poder, sin embargo, ella utilizó su casa como refugio para los hostigados del régimen. Aunque más adelante, se vio obligada a huir de su país a Francia y Estados Unidos.

Y aunque su carácter hosco y rebelde la hace por si sola una mujer admirable, su obra filosófica es indispensable también, ella, por ejemplo, planteaba que en la vida había tres actividades fundamentales, la labor, el trabajo y la acción, que a su vez van de la mano con tres condiciones, la vida misma, la mundanidad y la pluralidad.   La primera pareja, (labor y vida), va ligada a la necesidad, y sería algo así como lo básico para subsistir, como el comer. La segunda pareja (trabajo y mundanidad) nos habla de la construcción del mundo, y es lo que nos ayuda a controlar la naturaleza.  La última pareja (acción y pluralidad)  corresponde a la identidad, en cómo nos correspondemos con el otro, siendo así la política una de las muestras más claras a esta acción dentro de la pluralidad.

Con esto, Arendt nos enseña que nuestras acciones tienen consecuencias, y que esto nos exige ser responsable de nuestros actos, y entonces, deviene una gran pregunta, ¿Cómo debemos actuar? La mayoría pensaría que limitándonos a seguir las normas y a obedecer lo establecido estaríamos haciendo lo correcto, sin embargo, Arendt devela el problema en donde si te limitas a actuar según las convenciones establecidas esto anularía tu responsabilidad de pensar por ti mismo.  Aquí es precisamente donde los Totalitarismos emergen, donde lo que se busca es marcar la pauta de obediencia según sus intereses.

Arendt nos menciona que si no tenemos un diálogo interior en donde reflexionemos en quiénes somos y cómo queremos ser y si esto está en sincronía entre nuestro pensamiento y nuestra voluntad entonces significa que hemos dejado de pensar. A esto Hannah Arendt denomina La banalidad del mal.  Categoría que nos explica muy bien en su obra Eichmann en Jerusalem, donde toma de ejemplo a un inculpado nazi para clarificar como las personas normales que dejan de creer pueden cometer los actos más monstruosos.

Hannah Arendt nos enseña a luchar contra el pensamiento único, las opiniones prefabricadas, contra lo vacío de no cuestionar y engullir sin digerir la realidad. Hannah Arendt no fue solamente una mujer poderosa y lúcida en su tiempo, sino que es un referente necesario de nuestras circunstancias.

Bibliografía

Arendt, H. (2004). Eichmann en Jerusalén [Eichmann in Jerusalem]. Barcelona: DeBolsillo.

Urabayen, Julia, Hannah Arendt, en Fernández Labastida, Francisco – Mercado, Juan Andrés (editores), Philosophica: Enciclopedia filosófica on line, URL: http://www.philosophica.info/archivo/2011/voces/arendt/Arendt.html

Imagen | Wikipedia

Artículo por:

Roxana Aguilar Rebollo (Universidad Autónoma de Chiapas):
Estudiante del sexto semestre de la Carrera de Filosofía.

Síguela en: facebook

[cite]

#8m, #día de la mujer, #día de la mujer 2022, #filósofas en la red, #filosofía, #filosofía en la red

por Universidad Autónoma de Chiapas

La Licenciatura en Filosofía de la Facultad de Humanidades, Campus VI (UNACH) inició sus actividades en 2011, siendo una de las primeras en ofrecer formación filosófica de carácter público en el sur de México. Su objetivo es formar filósofos orientados a la profundización en los aportes de la filosofía latinoamericana, mexicana y de los pueblos originarios a la filosofía occidental; a la reflexión sobre problemáticas de docencia y didáctica de la filosofía en el nivel medio superior; y al fomento de las prácticas filosóficas para el impulso de una actitud filosófica en la vida cotidiana.

error: Content is protected !!