fbpx

Mary Wollstonecraft fue una mujer verdaderamente extraordinaria cuyo legado es indudable. Nació en 1759 en Inglaterra, fue escritora, filósofa y una de las primeras pensadoras del movimiento feminista. Su obra magna “Vindicación de los derechos de la mujer” vio la luz en 1792, Wollstonecraft se decidió a escribirla tras leer el informe de 1791 de Charles Maurice de Talleyrand-Périgord para la Asamblea Nacional Constituyente de Francia. Este texto apoyaba la idea de que las mujeres sólo debían de ser educadas en lo que concierne el ámbito doméstico y nada más.

Partiendo de la crítica a este postulado, la autora acusa a los hombres de promover en las novelas que las mujeres caigan en una emotividad excesiva, dejando en claro que las mujeres no son “inferiores” por naturaleza, sino que se perciben de esta forma debido a que no se les educa como pares. También va a realizar un llamado de atención a las pasiones y su relación con la moral. Estará de acuerdo con Hume, dejando en claro que las pasiones no pueden ni deben ser divididas entre “masculinas” o “femeninas”, pues ellas, así como la moral, le pertenecen a todos por igual.

Mary no sólo se opondría a Talleyrand-Périgord, sino que también critica a una de las figuras más notables de la filosofía: Jean-Jacques Rousseau. Wollstonecraft se opone fuertemente a el quinto libro de la obra “Emilio, o De la educación”, donde se trata la educación de las mujeres, o “Sofía”, una mujer que, ante los ojos de Rousseau, debe de ser pasiva y sumisa ante el hombre. Mary dedicará gran parte de su Vindicación a denunciar los dobles estándares sexuales de su época, realizando una valiente y correcta crítica de lo que se pensaba lo que la mujer debía de ser. Denunciando así la hipocresía ilustrada, donde la luz del conocimiento no era tan universal después de todo.

La otra mitad relegada del ser humano

Wollstonecraft sostenía que las mujeres debían de ser educadas en el principio ilustrado: en la razón. De esta forma la mujer contaría con las herramientas suficientes para poder contribuír a la sociedad como par del hombre. Si se le educa sólo para el ámbito doméstico estamos borrando una parte indudable de lo humano, una que el movimiento ilustrado pregonó a capa y espada, la misma razón, pues, después de todo, ¿qué pasa con su universalidad, y su inherencia a la especie si sólo es “aplicable” a la mitad del género humano? En las mismas palabras de Mary, en la carta donde le responde a Talleyrand-Périgord que está al inicio de la obra:

Al luchar por los derechos de la mujer, mi argumento principal se basa en este principio fundamental: si no se la prepara con la educación para que se vuelva la compañera del hombre, detendrá el progreso del conocimiento y la virtud; porque la virtud debe ser común a todos o resultará ineficaz para influir en la práctica general.1

Mary Wollstonecraft

De esta forma se busca que la educación de la mujer sea una verdadera, donde se pueda salir de esta infancia perpetua que Mary identifica en nuestro género. Porque el gran Rousseau estaba equivocado, la naturaleza femenina no radica en la servidumbre, sino en la razón. Y esta defensa no sería sólo por ella misma, sino que busca abogar por su género y la humanidad misma. Pensemos en todo el conocimiento perdido a lo largo de los siglos sólo porque no se le ha dado la educación ni la palabra a la mujer.

Es algo que fácilmente se puede ignorar, pero no podemos, ni debemos olvidar que la mayoría de los filósofos que leemos y nos inspiran, al mencionar al “Ser” o lo “humano” nosotras no íbamos incluidas en esas categorías tan sublimes y elevadas. No hasta que mujeres como Mary Wollstonecraft alzaron su voz y denunciaron esta incongruencia de la filosofía. Ante siglos de una tradición académica y filosófica dominada por el género masculino vale la pena detenerse para poder observar a todas aquellas mujeres que han hecho posible no sólo el gran logro de la educación, sino también que esta otra mitad del género humano sea reconocida, llegando así a una filosofía verdaderamente humana.

Notas

[1] Wollstonecraft, M. (2020). Vindicación de los Derechos de la Mujer. (p.7) Freeditorial. Recuperado 15/02/2022 de: https://teoriapoliticaseminariohome.files.wordpress.com/2020/02/vindicacic3b3n_de_los_derechos_de_la_mujer.pdf

Imagen | Wikimedia

[cite]

#8m, #crítica, #día de la mujer, #día de la mujer 2022, #educación, #feminismo, #filósofas en la red, #filosofía en la red, #Ilustración, #Mary Wollstonecraft

por Mayra Ortiz Franco

Estudiante de sexto semestre en la licenciatura de Filosofía en la Universidad de Guanajuato. Entusiasta de la estética, la música y la filosofía medieval. Integrante de la Red Mexicana de Mujeres Filósofas (ReMMuF).

error: Content is protected !!