El presente texto se ciñe a nuestra política de textos reseñados. 

¿El Internet es el mismo para todos? Pareciera que sí, pero no. Y no solo hablo del hecho de la censura de la red por parte de gobiernos1 o de cosas menos paranoicas -pero interesantes- como el cómo las Big Tech personalizan nuestra experiencia en la web2. No. El Internet no nos trata a todos por igual, mucho influye el hecho de ser hombre o mujer.

Tal es el argumento que nos presenta Laurie Penny, y no partiendo de investigaciones o estudios, sino de primera mano, desde su experiencia como una niña que creció en los albores de Internet. A lo largo de las páginas de Cibersexismo podemos descubrir las promesas que le hacía la World Wide Web en los 90´s a toda una generación que comenzaba a adentrarse en un mundo hiperconectado:

Internet es una tierra sin dios, ni patria, ni amo; es lo más parecido a aquello de que al principio no había nada.

El texto es un adelanto del libro De esto no se habla y, aunque es solo el primer acercamiento, nos deja muchísimo para pensar y reflexionar acerca del cómo viven las mujeres en Internet. Tenemos un triste vistazo a todos aquellos prejuicios y retos que se vive incluso navegando en un mundo en el que aparentemente el género no tendría por qué importar.

Internet, para Laurie, refleja los prejuicios de la vida cotidiana. Uno de estos es el impacto que pueden tener las opiniones de las mujeres. Penny nos comparte que, ante el deseo de compartir sus reflexiones, se topa con el clásico insulto de que las mujeres solo quieren llamar la atención. Es increíble, para la autora, cómo esta clasificación se perpetúa no únicamente en la esfera offline, sino increíblemente también en el mundo online.

Una de las cosas que más nos sorprenden -y asustan- de Internet es la cantidad de odio, de haters, que vemos día tras día en mil y un sitios y espacios. Muchas veces nos decimos que esto sucede debido al anonimato que ofrece la red, pero Penny va más allá, ya que para ella lo único que hace Internet es visibilizar lo invisible.

Pero no todo es pesimismo. Sí, Internet ayuda a perpetuar los estereotipos y la violencia de género, pero también, en la época actual, esto se puede hackear. Todo. La red es un espacio que puede irrumpirse, un sito en donde todas y todos podemos ayudar a reescribir los códigos de la sociedad.

Sin lugar a dudas, Cibersexismo es un acercamiento crudo y duro a la realidad en la web. Es, literalmente, abrir una primera ventana hacia lo que muchas personas no vemos o no somos testigos. Entender que el machismo, la misoginia y los prejuicios hacia las mujeres no se limita únicamente al mundo real, es el primer paso para romper este bucle y bugear al sistema.

Internet es un sitio real, un lugar de verdad. Es el espacio en el que vivimos, trabajamos, luchamos, follamos y hacemos amistades.

Notas

[1] Redacción. (2022, 21 febrero). Censura en Internet. Wikipedia. https://es.wikipedia.org/wiki/Censura_en_Internet

[2] Duck Duck Go. (2018, 4 diciembre). Measuring the Filter Bubble: How Google is influencing what you click. Spread Privacy. https://spreadprivacy.com/google-filter-bubble-study/

#cibersexismo, #escritoras, #libros, #reseñas

por Miguel Ángel

ceo de filosofía en la red, drando. en Filosofía, mtro. filosofía y valores, lic. en psicología organizacional, PTB en enfermería; catedrático de licenciatura en la Universidad Santander (México)

error: Content is protected !!