Isla Calavera Digital como no lugar, utopía, ideal y tipo ideal. Parte 6 de 6

En esta parte final se señalan ciertos matices que permiten precisar a la Isla Calavera Digital, así como sugerir perspectivas entendiendo a la ICD como no lugar, utopía, ideal y tipo ideal, esto para posteriores reflexiones e indagaciones.

Se ha comentado que en la ICD está conformada por algoritmos, en específico suponer que está conformado por el algoritmo GAS1, esto incluso amerita decir que los monzones están conformados por algoritmos. No necesariamente da a concebir que todo está hecho de algoritmos, pero si indiciar que la existencia parece estar determinada por la operación de dichos algoritmos.

No obstante, si bien se usó a la IC-V para aproximarse al caso empírico, en donde coexisten hibridaciones complejas y simples (en el caso de las creaturas), y en donde el elemento ficcional adquiere otro tipo de definición, tal como una conjugación inexplicable de diversos elementos (ficcional, naturalista e inclusive social) con las atribuciones algorítmicas.

Aquí parece indicar que si bien la atribución algorítmica da la existencia de las creaturas (y en un nivel más general a la propia IC-V), lo que se apunta es que no desestima su carácter de hibridación y tampoco puede implicar hablar de criaturas algorítmicas con distintas atribuciones —similar a la noción de criaturas ficticias con atribuciones naturalistas—.

Pues el carácter de “existencia” fundamenta los demás elementos, pero no crea los elementos. el elemento que da existencia se conjuga con los diversos elementos y no es elemento que da la existencia per se que no se conjuga con los diversos elementos. Mientras que para el primer caso hay una necesaria mixtura, en el segundo caso el elemento de la existencia está diferenciado de los otros elementos.

Mencionado lo anterior, la IC-V parece ser el caso empírico en donde refiere la manera en como se da estas hibridaciones, así como la manera en como hay interacción entre los algoritmos del milieu sociotecnológico con los algoritmos “internos” de los Skull Islanders2. Además de mostrar la relación de poder asimétrico entre los nativos con el propio Kong, no solo en el entendido de que es un poder físico que impone el gran gorila, sino un poder simbólico que hace que se encuentre sujeto los nativos a lo que viene representado King Kong.

No obstante, pese a que la IC-V puede ser una aproximación a la manera en cómo se caracteriza una IC con elementos algorítmicos, parece ser que hay diferencias a tomar en cuenta si se le compara con un ICD, esto se afirma por las siguientes razones:

1. La IC-V cuenta con híbridos específicos (Carver Serpent, Cunaepraedators, libélulas de gran tamaño, Pugbat y la reina de los Terapusmordex) que no aparecen en la IC-V —e inclusive no hechos mención en el breviario Creatures from The World of Kong—, con ello si bien la ICD cuenta con la conformación de algoritmos, no necesariamente exime de la posibilidad de que están subsistiendo las demás especies presentes en la IC (2005).

2. La ICD no presupone la existencia de los Skull Islanders, siguiendo con lo anterior, puede que haya todavía una ambigüedad en el entendido de que no se sabe con certeza si existen dichas tribus a comparación de una IC-V y de una IC (2005).

3. Tanto el milieu social como el milie sociotecnológico, puede, al igual, no existir en una ICD, o bien puede existir, pero no necesariamente implica que sea mayor a un sistema social, inclusive, puede darse el escenario de que el sistema social y sociotecnológico sea mayor que ambos milieu.

4. La ICD no necesariamente representa la existencia de algoritmos y que estos fundamenten lo que conforma a la Isla (monzones, habitantes, híbridos, etc.), si bien este estudio sugirió que un referente empírico de la ICD es pensar en algoritmos que conformar una Isla (como lo es en el caso de una IC-V) hay que pensar que lo digital no se asocia necesariamente con el algoritmo y esto implica que lo que da existencia a los monzones es lo digital, en vez de lo algorítmico, etc.

5. Mientras que en la IC (2005), existe una diversidad propia del milieu natural, esto no necesariamente presupone que dicha diversidad se encuentra en la IC-V (debido a que el número de especies es menor si se le compara con la primera isla), para el caso de una ICD puede estar sujeto a la ambigüedad en el entendido de que hay una diversidad semejante al de una IC (2005) o, al contrario, se encuentra limitada debido al número de especies.

Con lo anteriormente especificado, parece importante pensar que la ICD no solo llega a ser distante — y no necesariamente semejante— a una IC (2005) y a una IC-V, sino que parece que todavía es un no lugar, esto es, que bien puede ser un ideal al cual se le puede adjudicar todo tipo de atribuciones (existencia de muchas especies hasta sugerir una diversidad del milie natural, etc.).

Mencionado lo anterior, se piensa que es importante ahondar en la noción de IC como un no lugar, esto parece involucrar que la ICD no llega a tener un sustento empírico, lo cual puede implicar que su localización o coordenadas sean inexistentes.  Con este supuesto, se toman algunas líneas en torno al no lugar.

ICD como un no lugar

Para llegar a plantear a la ICD como un no lugar, conlleva a establecer una inexistencia de coordenadas  y de localizaciones no sólo en términos naturalistas, sino incluso ficticios, mágicos  y sociales. Dicho ello, se habla del no lugar en los siguientes términos:

El ningún sitio, como el no-lugar, es un punto de pasaje, un desplazamiento de líneas, alguna cosa -no importa qué- que atraviesa los lugares y justo en el momento en que los atraviesa.

(Delgado, 1999, p. 40).

De ese modo, la ICD como un “no lugar”, presenta los siguientes postulados:

1. Reiterando que su localización y coordenadas geográficas puede no llegar a ser establecido, pero, inclusive de una manera dialéctica, puede ser vista en cualquier milieu y, como se ha visto, se puede localizar en la IC-V e inclusive en la IC (2005).

2. Las “líneas” de la ICD pueden ser inexistentes, contrayendo que las líneas de las hibridaciones, creaturas e inclusive el milieu son difusas, pero, dialécticamente, las líneas de la ICD se entrecruzan con la IC (2005) y la IC-V, e inclusive entrecruzarse en otro milieu.

Siguiendo, el no lugar cuenta con otras atribuciones tales como no necesariamente involucra un fin inexistente, al contrario, es el viaje per se:

El no-lugar es el espacio del viajero diario, aquel que dice el espacio y, haciéndolo, produce paisajes y cartografías móviles.

(Delgado, 1999, p. 41, bastardillo en el original).

Teniendo presente las anteriores líneas, se sugiere los siguientes aspectos:

1. La ICD como no lugar, se puede concebir no sólo como un constante viaje, esto último haciendo pensar que no es un objetivo al que hay que llegar con un marco teórico, sino que como constante vieja implica cierta orientación para acercarse a fenómenos concretos como puede ser la IC-V o IC (2005).

2. El milieu, las creaturas o híbridos, no son categorías estáticas, están sujetas a continuas modificaciones, esto en consonancia con un proceso continuo, con un “viaje”.

3. El no lugar es el viajero mismo, un trotamundos, para el caso de una ICD como no lugar, parece que la primera categoría se personifica en un viajero el cual al encontrar nuevas consideraciones es susceptible de transformarse incluso en su totalidad.

Presentando las anteriores consideraciones, a continuación, se va a concebir a la ICD como una cierta utopía, para ello se va a establecer una cierta diferencia entre una acepción del no lugar con una acepción de utopía.

ICD como utopía

Para presentar una cierta relación entre la ICD con una noción de utopía, se tiene ciertas líneas en torno al no lugar para entender las razones por las que se diferencia con la utopía. En ese tenor, se piensa que el no lugar se diferencia, en absoluto, de la noción de utopía, estableciendo las siguientes proposiciones:

El no-lugar es justo lo contrario de la utopía, pero no solo porque existe, sino sobre todo porque no postula, antes bien niega, la posibilidad y la deseabilidad de una sociedad orgánica y tranquila.

(Delgado, 1999, p. 41, bastardillo en el original).

Con lo anterior se puede encontrar cierta noción de utopía, entendiendo como una sociedad orgánica y estable, diferenciándose con el no lugar, de tal modo que se le atribuye una condición cambiante, sumado a que parece que hay un carácter de tranquilidad, el que adquiere preeminencia.

Si bien, hay proyecciones que al atribuir preeminencia una determinada característica —ya sea de sujeto o de la sociedad— esto conlleva a establecer una imposición autoritaria de dicha atribución de preeminencia. En ese sentido, se concibe lo siguiente:

Las proyecciones del futuro no restrinjan, de una manera autoritaria, las distintas capacidades de los seres humanos.

(Garnelo, 2021, p. 4).

Ahora, se comenta que hay una bidimensionalidad en la utopía.

Una dimensión negativa que consta en el conjunto de proyecciones que establecen preeminencia de una atribución y para llegar a su culminación requieren de la imposición autoritaria. Diferente a su otra dimensión, ello es que en la efectuación de la proyección no se establece la preeminencia de alguna característica y, por ello, se requiere de una problematización para tratar de conocer el trasfondo de las características propias de la proyección.

De ese modo, se entiende por utopía como el conjunto de proyecciones en donde llegan a ser positivas o negativas, pueden estar sujetas a una relación dialéctica o en contradicción entre las dos dimensiones, por el momento no se va a esclarecer lo anterior, sino que con estas líneas se compara con la noción de no lugar.

Lo que se piensa es que el no lugar no es la negación de la utopía, más bien, el no lugar es la negación de una dimensión de la utopía, dando a la negación (del no lugar) de la negación (la dimensión de la utopía). Dicho ello, el no lugar niega el conjunto de proyecciones que llegan a atribuir preeminencia a un atributo y que requiere de la imposición autoritaria para la culminación de dicho atributo.

Mencionado lo anterior, parece que, si el no lugar puede ser esas coordenadas difusas, pero, a su vez, una presencia en fenómenos concretos, esto no involucra establecer una proyección que atribuye dicha preeminencia. Empero, la otra consideración es que se puede concebir como la afirmación (del no lugar) con la afirmación (de la dimensión de la utopía).

Lo anterior puede constatar en que su carácter de difuso y de presencia en ámbitos tales como la cotidianeidad, hace una necesidad para establecer proyecciones en la que no se atribuya preeminencia y se busque la problematización para encontrar su trasfondo. Así, se puede notar que la ICD entendido como un no lugar, si bien puede llegar a negar la dimensión negativa de la utopía, por otra parte, llega a afirmar la parte afirmativa de la utopía.

El ICD como negación del no lugar, es la negación del conjunto de proyecciones que llegan a atribuir preeminencia a una cierta característica y, con ello, buscan imponer autoritariamente, En ese sentido, las proyecciones pueden derivar de quienes la proponen —científicos e inclusive filósofos— en torno a las distintas características presentes en una ICD (hibridaciones, milieu, skullislanders, etc.).

Dicho ello, la ICD como la afirmación del no lugar, puede llegar a ser la afirmación del conjunto de proyecciones que evitan atribuir preeminencia a una característica e imponerla autoritariamente. De ese modo, quienes establecen proyecciones en torno a las características de una ICD tiene que estar sujeta a su problematización, para no desconocer su trasfondo y así evitar establecer preeminencia de lo superfluo.

La ICD como utopía —y ya no como un no lugar el cual esto último llega a ser una parte (una parte que, a su vez, se divide en su negación y afirmación) de la utopía—, es conjunto de proyecciones emitidas ya sea individual o colectivamente, las cuales unas establecen prominencia de una de sus características y otras indican su problematización de una o varias características.

Finalmente, se piensa que, para reflexiones posteriores, llegan a identificar este conjunto de proyecciones en torno a la ICD, es importante indagar en la estructura de la ICD, por el momento sin ahondar acerca de las proyecciones, se va a presentar sugerencias que conciban dicha estructura.

La estructura de la ICD

Con ello, se ha indicado, a partir de tres criptozoologías, el desprendimiento de elementos (naturalistas, mágicos y ficticios), estas atribuciones se conjugan con atribuciones propias del miliieu (social, naturalista e inclusive el ficcional) agregando otras atribuciones (como la social e inclusive la algorítmica) se conjugan y de ello surge:

1. La hibridación simple (la conjugación de atribuciones que forman parte de un propio elemento).

2. Hibridaciones complejas (conjugación de diversos elementos),

3. Híbrido bipartito (la conjugación de elementos propios de solo dos especies, sin involucrar los elementos de otros milieu).

4. La transhibridación (que aquí conviene tener en cuenta que solo fue característico de una especie en específico, el Carnictis Sordicus, esto puede dar a que solo especies como los parásitos intestinales en proceso de metamorfosis puede llegar a tener dicha categoría, de esta suposición se plantea que son aquellos casos en donde hay una coordinación de elementos diferentes, pero que todavía forman parte de un proceso evolutivo que puede dar una determinada hibridación o criatura ficticia o algorítmica con determinadas atribuciones, el transhibrido puede ser semejante al avatar.)

5. La criatura ficticia con elementos naturalistas (en líneas generales, se puede pensar como una conjugación inexplicable de diversos elementos lo cual no da a una hibridación con elementos naturalistas, sociales, algorítmicos e inclusive mágicos).

6. La criatura algorítmica con atribuciones naturalistas (esta categoría posiblemente sea la que no se obtuvo referente empírico, pues inclusive las especies de una IC-V parece que formaron parte de la hibridación simple y compleja, lo que se puede indicar para una futura indagación es hablar del conjunto explicable —y no coordinación o conjugación inexplicable— de atribuciones propiamente algorítmicas que no llegan a una hibridación con elementos naturalistas).

Referido estas categorías en torno a distintas ICs, es de advertir que para el caso de una ICD, entendido no sólo una semejanza con la IC (2005) o IC-V, lo contrario, como un posible ideal. Hablar de la ICD como ideal implica considerar lo que se concibe como un referente empírico que no está presente (las criaturas o sus habitantes no llegan a referirse de una manera empírica).

Sin embargo, no niega que las categorías en torno a la hibridación o bien relacionadas con una IC sean ignoradas, estas categorías pueden llegar a existir sin que se sustente de una manera empírica (incluso sin llegar a ser un empirismo). Dicho de otro modo, parece ser que las categorías en torno a una IC pueden llegar a sustentarse de una manera empírica —como lo es el caso de una IC (2005) y una IC-V—, pero, también puede ser que no se sustenta empíricamente y aun así, empero, no llega a despojarse de una validez analítica (como es el caso de una ICD)3.

Sugerido, la estructura de una ICD, se va a presentar su distinción de una ICD vista como un tipo ideal, agregando otra consideración a tener en cuenta para su respectivo estudio.

ICD como un tipo ideal

El ICD como un “tipo ideal”, puede permitir considerar que las categorías que le conforman (las hibridaciones, así como las distintas criaturas) con atribuciones (principalmente la algorítmica y la digital) puede llegar a variar en número —su cantidad no va a estar determinada como es el caso de una IC (2005) o IC-V—. En ese sentido, es una manera de aproximarse a casos concretos —que, para este caso, involucra acercarse a las distintas islas propias del vasto universo de King Kong, aunque tampoco negar a aproximarse a fenómenos que le atañen a un milieu social—.

De ese modo, las categorías en torno a la IC, y con ello categorías relacionadas con una ICD (hibridaciones simples, complejos, criaturas, etc.) parece que son tipos ideales que se aproximan a los referentes empíricos. Dicho ello, parece que es importante hacer una lectura de estas categorías como tipos ideales y que conforman a una ICD.

1. Hibridaciones simples como tipo ideas, involucran una formulación abstracta que indica la conjugación de diversos elementos pertenecientes a un milieu.

2. Hibridación compleja visto como un tipo ideal que indica una abstracción que indica la conjugación de diversos elementos.

3. Híbrido bipartito como tipo ideal implica la abstracción de la conjugación de dos especies sin involucrar otros elementos.

4. Transhíbrido como tipo ideal,  al igual para este caso hace concebir un tipo ideal particular, pues se enuncia como una abstracción de la conjugación de diversos elementos y, a su vez, se encuentra en un proceso evolutivo, ello hace determinar lo siguiente: a) abstracción de la conjugación de diversos elementos, b) abstracción del proceso evolutivo, c) abstracción de la metamorfosis per se y d) abstracción del proceso evolutivo es diferente a la abstracción final, esto es de un híbrido (complejo o simple) o de una criatura ya sea ficticia o algorítmica.

5. Criatura ficticia con elementos naturalistas visto como un tipo ideal, puede ser la abstracción de una conjugación inexplicable de diversos elementos y no siendo una abstracción de la hibridación.

6. Criatura algorítmica con elementos naturalistas siendo un tipo ideal, puede ser la abstracción de la coordinación explicable de diversos elementos, no siendo la abstracción en torno a una determinada hibridación.

Finalmente, conviene señalar en los dos últimos puntos mencionados, un ahondamiento que se considera importante de realizar, especificar la noción de “elementos naturalistas”:

5.1. Atribuciones naturalistas pueden ser un tipo ideas entendido como la abstracción de tales características de índole natural, aunque la criatura ficticia con elementos naturalistas visto como tipo ideal implica: a) la abstracción en torno a la coordinación inexplicable de diversos elementos incluyendo una o varias características naturales “concretas” o b) la abstracción en torno a la coordinación inexplicable de diversos elementos, y referir la abstracción de  la característica natural “concreta”.

6.1. De igual modo, para el caso del tipo ideal de la criatura ficticia con características naturales, implica lo siguiente: a) la abstracción en torno a la coordinación explicable de diversos elementos incluyendo una o varias características “naturales” propiamente concretas y b) la abstracción en torno a la coordinación explicable de diversos elementos e indicar la abstracción de la característica natural “concreta”.

Con las anteriores reflexiones en torno a la ICD, todavía hay  ámbitos para continuar investigando: las proyecciones positivas o negativas de las características de la ICD, la manera en cómo se indica la abstracción en lo natural “concreto”, el conjunto de abstracciones propias de una ICD y el tipo ideal de la estructura de una ICD, teniendo estas consideraciones, lo que puede dilucidar es una riqueza encontrada en una formulación de pensamiento que no necesariamente de distancia de uno o varios referentes empíricos.

Notas

[1] Para una explicación acerca de este “modelo de la isla”, se recomienda la parte 5 de este estudio.

[2] Esto, parece revelar una hipótesis a tomar en consideración, la cual es que en vez de que los Skull Islanders, se les estime como una población “incivilizada”, resulta lo contrario, dado que cuentan en su “interior” una o varias atribuciones algorítmicas, llegan a contar con un carácter de mayor evolución que la población de una IC (2005).

Desde luego, prácticas similares a los Nías como la esclavización de otros habitantes hace pensar que es incivilizado a comparación de los hábitos de una civilización occidental y capitalista, pero conviene indicar ciertos matices:

a) Que dado que los Skull Islanders cuenta con algoritmos en su “interior” puede darles otro tipo de capacidades distintas e inclusive avanzada a comparación de los Skull Islanders y la población occidental de una IC (2005) y b) parece ser que igual hay que considerar a la población del occidente y capitalista que cuenta, en su interior, con ciertos algoritmos dando un estatus de avance a comparación de estas tribus perdidas.

[3] Esto hace concebir otra cuestión a tomar a consideración, que mientras la IC (2005) y la IC-V puede ser analizada por una perspectiva científica, la ICD parece ser que es una formulación filosófica, siguiendo algunos planteamientos en torno a la discusión entre ciencias sociales y filosofía (Garnelo, 2021).

Hay que aclarar que la ICD como ideal puede ser una formulación filosófica (aunque en particular puede corresponder al idealismo alemán), pero la ICD como tipo ideal puede ser concebida como una metodología para acercarse al referente empírico dándole incluso un estatus científico (Garnelo, 2021).

Bibliografía

Delgado M. (1999)., “Heterópolis: La experiencia de la complejidad”, en El animal público, Hacia una antropología de los espacios públicos, Barcelona: Editorial Anagrama: 23-58.

Garnelo I. (2021). Repensar la utopía con los planteamientos teóricos de Paulo Freire. REMJi 1. (2): 1-9.

Garnelo. I, “Ciertos prolegómenos para ser hiperconsciente de la filosofía hiperdimensional” en filosofía en la red (agosto 17, 2021). Recuperado el marzo 14, 2022 de https://filosofiaenlared.com/2021/08/ciertos-prolegomenos-para-ser-hiperconsciente-de-la-filosofia-

Imagen | Wikipedia

Artículo de:

Irving Garnelo Pérez (autor invitado):
Lic. en sociología de la UAM-I. Actualmente cursa la maestría en UAM-C. Autor dl recopilado de cuentos “Girasol y otras semillas del 68… otros cuentos”.

#estructura, #ideal, #isla calavera, #no lugar, #utopía

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!