Como parte de nuestra alianza con la COMEFI (Comunidad Mexicana de Estudiantes de Filosofía), mensualmente Filosofía en la Red estará aportando una columna, Enredados, de reflexión-difusión en La Gaceta de dicha institución. A continuación te comparto el primer aporte, publicado en la edición del mes de abril de 2022:

Dedicarse a la filosofía es peligroso, y no lo digo por el hecho de cumplir a cabalidad con todos aquellos prejuicios que llevan implícitos los filósofos, sino porque corremos el riesgo de estar tan metidos en la famosa torre de marfil que nos desconectamos del mundo. El deseo por llegar al idílico mundo de las ideas nos separa tanto de la realidad, que nos aísla y nos vuelve lejanos al entorno.

Decir que somos estudiantes de filosofía, en cualquier grado, es espinoso porque o nos vuelve petulantes y con un léxico ostentoso, o unos hippies que pierden el tiempo pensando -o diciendo que lo hacen-, sin hacer nada que realmente impacte. Pero la filosofía no debe de ser vista como una ciencia, sino como una forma de vivir1.

La filosofía debe de ser empleada como una herramienta para pensar, como una actitud dentro de un estilo de vida2. Sí, evidentemente, existirán personas, como probablemente lo eres tú, que centren su formación profesional a la filosofía, y no es malo, por supuesto, pero como todas las profesiones, este saber debe de ser práctico, útil, no en un sentido materialista sino como un punto de inflexión personal y social que disrrumpa el mundo, tal cuál fue concebida desde el inicio.

¿Y cómo logramos esto?

Pensando en comunidad, creando espacios que detonen la reflexión, haciendo que las ideas fluyan en un ida y vuelta que propicien rebotes de conclusiones que nos permitan nutrir el saber y, sobre todo, hacerlo más fuerte.

Será cuando las y los filósofos salgamos de la caverna del pensamiento académico, cuando nos atrevamos a pensar más allá de la burbuja, cuando el cogito ergo sum exista en la realidad, y cuando llevemos nuestras reflexiones a los y las otros, que la filosofía impactará y generará un cambio en la sociedad.

Muchos no se casan de decir que la filosofía es disrruptiva3, pero para ello se necesita salir, compartir, debatir, aunque eso nos implique perder la comodidad implícita tras un gran acervo bibliográfico; si no incomoda – no solo a ti, sino a las y los otros- no es filosofía.

Sapere aude… ¡dentro de la sociedad!

La GACETA se puede descargar, gratuitamente, desde aquí.

Notas

[1] Llorente, A. (2019, 29 enero). ¿Cómo aplicar las ideas de la filosofía en la vida cotidiana? El filósofo alemán Wolfram Eilenberger te lo explica. BBC News Mundo. https://www.bbc.com/mundo/noticias-46914172

[2] Arias Sanabria, C. J., Carreño Sabogal, G. A., & Mariño Díaz, L. A. (2016). Actitud filosófica como herramienta para pensar. Universitas Philosophica, 33(66), 237–261. https://doi.org/10.11144/Javeriana.uph33-66.afhp

[3] Hernández, I. (2018, 23 enero). Marina Garcés: «Filosofar siempre ha sido un acto subversivo». BBC News Mundo. https://www.bbc.com/mundo/noticias-42735951

Imagen | Unsplash

#columnas, #enredados, #la gaceta comefi

por Miguel Ángel

ceo de filosofía en la red, drando. en Filosofía, mtro. filosofía y valores, lic. en psicología organizacional, PTB en enfermería; catedrático de licenciatura en la Universidad Santander (México)

error: Content is protected !!