Creación y Naturaleza, breve interacción entre el materialismo evolucionista y Sto. Tomás de Aquino. Parte 2 de 3

Les invito a continuar con la lectura de estas líneas, es la parte 2 de 3. Tengan presente que todo lo escrito tiene como hilo central el texto de William Carroll “La creación y las ciencias naturales. Actualidad de Santo Tomás de Aquino”, por otro lado, no olviden lo que dice Aristóteles: “Todo hombre por naturaleza desea saber” (Metaph.1,1) por lo tanto, espero que esta lectura les ayude a desarrollar habilidades y obtener una base para comenzar una buena reflexión filosófica que nos acerque más a la sabiduría…

La continuación del estudio sobre este trabajo tiene por finalidad facilitar el adentrarse a la reflexión cosmológica y/o filosofía de la naturaleza, para ello se realiza una serie de sentencias del materialismo evolucionista, de las cuales se extrae un cierto hilo común, y que posteriormente es contrarrestado con el planteamiento de Santo Tomás de Aquino que se expresa de modo escrito en la “Summa Theologiae”. Elegí este texto por dos razones básicas: una es porque, aunque verse sobre la ciencia de Dios, utiliza la filosofía como instrumento de análisis; y dos, porque así podemos ir acrecentando en los elementos que justifiquen la importancia y actualidad del Aquinate.

Continuación de los postulados centrales

Argumento 2: Se afirma a una creación especial ya que se reconoce una aparición repentina de nuevas formas de vida, ya que no siempre se puede lograr el desarrollo gradual como lo manifiesta Darwin. Además, que el único tipo de transformación genética que puede demostrase produce una variación al interior de tipos – lo que se llama microevolución- pero no una macroevolución, esto es, de un tipo a otro. Finalmente, se recurre también a la segunda ley de termodinámica para sostener que no es posible, para formas más complejas de vida, desarrollarse desde formas menos complejas, ya que se violaría el principio de entropía.

Consideración: En relación a este tema, Sto Tomás está de acuerdo con esta posibilidad, no de modo directo obviamente ya que este planteamiento no existe en su época, pero si lo utiliza para justificar un aspecto del sacramento de la eucaristía. Afirma que es posible hacer una criatura de modo artificial, pero no porque el hombre sea Dios, sino en virtud de los principios naturales. Acá encontramos una breve demostración de la profundidad del Aquinate en cuanto a que los elementos que utiliza son aplicables para desarrollar argumentos que iluminen a otros planteamientos.

Refutación: “Nada hay que impida hacer artificialmente algo cuya forma no sea accidental, sino forma sustancial. Artificialmente, por ejemplo, pueden producirse ranas y serpientes, ya que la artesanía no produce estas formas por su propia virtud, sino por virtud de los principios naturales. Y así como el panadero produce la forma sustancial del pan, por la virtud del fuego que produce la masa, hecha de harina y de agua”1.

Argumento 3: Se utiliza la evolución para negar la doctrina creación, especialmente la concepción religiosa. El motivo de llegar a este punto corresponde a un reducir las cuestiones acerca de la creación exclusivamente al dominio de las ciencias naturales. La metafísica y la filosofía natural las sitúan en un naturalismo ingenuo. Lo bueno es que enfatizan la importancia -en el dominio explicativo- de las ciencias naturales, sin embargo, lo llevan al extremo.

Consideración: En este párrafo se refleja que la negación de la metafísica y la filosofía natural no tan sólo refleja la postura de que no existe la realidad sobrenatural, sino por sobretodo la imposibilidad de que ella sea conocida siquiera por sus efectos, reduciendo todo a lo que puede ser demostrado por la ciencia y de paso limitando la perfección del hombre. Claramente el Aquinate está en contra de estos elementos ya que no tan solo acepta la existencia de Dios (y de la realidad sobrenatural), sino también que el ser humano puede conocerle por medio de la razón -aunque sea de modo indirecto y/o deductivo-, un ejemplo de ello son las cinco vías que demuestran la existencia de Dios.

Refutación: “El hombre no debe analizar con sus solas fuerzas naturales lo que excede su comprensión; sin embargo, esto que le excede ha sido revelado por Dios para ser aceptado por la fe”2. “…que la existencia de Dios, aún cuando en sí misma no se nos presenta como evidente, en cambio si es demostrable por los efectos con que nos encontramos”3. “…en cuanto a la fe se distinguen en cuanto incumben a la razón y las que le exceden. Por parte del entender las cosas, también se distingue en el modo perfecto, que refiere a cuando se conoce la esencia de la cosa entendida o la verdad de un enunciado intelectual como es en sí. Está el modo imperfecto de conocer una cosa, no se conoce que es ni cómo, y sin embargo, se conoce que lo que aparece exteriormente no es contrario a la verdad”4. “1.- La primera y la más clara es la que se deduce del movimiento. Pues es cierto, y lo perciben los sentidos, que en este mundo hay movimiento. Y todo lo que se mueve es movido por otro…. Este proceder no se puede llevar indefinidamente, porque no se llegaría al primero que mueve…Por lo tanto, es necesario llegar a aquel primer motor al que nadie mueve. En éste, todos reconocen a Dios. 2.- La segunda es la que se deduce de la causa eficiente…3.- La tercera es la que se deduce a partir de lo posible y de lo necesario…. 4.- La cuarta se deduce de la jerarquía de valores que encontramos en las cosas….5.- La quinta se deduce a partir del ordenamiento de las cosas”5.

Argumento 4: La síntesis evolucionista implica necesariamente un compromiso con un naturalismo que excluye a Dios.

Consideración: Este planteamiento es una consecuencia del punto anterior, al negar la realidad sobrenatural, queda solo lo natural el que llevado al extremo, no tan solo excluye a Dios, además siembra las condiciones para que en él se encuentre todo lo necesario, llegando a ser un Panteísmo. Sto. Tomás deja en claro que al haber un compromiso con lo natural, no se puede excluir la dimensión sobrenatural, a tal punto que considera evidente la participación con la causa ejemplar primera. Por otra parte, es importante señalar que una razón de que el naturalismo excluya a Dios es por el rechazo a la teoría hilemórfica que Santo Tomás recoge de Aristóteles, por ende, al no aceptar la forma como un elemento constitutivo de la realidad, todo queda establecido en la materia. De aquí se deduce que no tan solo se excluye a Dios, sino que también los beneficios de la teoría hilemórfica que ayudan a comprender de mejor manera la materia existente 6.

Refutación: : La Materia prima fue creada por la causa universal de todos los seres7. “Más aún. Todo lo que existe por participación, se reduce a algo que existe por sí mismo, como todo lo ígneo se reduce al fuego…. Ahora bien, todo lo que hay en las cosas sensibles existe por participación de alguna especie solamente; y esto resulta evidente por el hecho de que en ninguna cosa sensible se encuentra solamente lo que pertenece al concepto de la especie, sino que a los principios de la especie se le añaden los principios individuales”8; “…la creación en la criatura no es más que una relación real con el creador como principio de su ser; del mismo modo que en la pasión que se da con movimiento está incluida la relación con el principio de dicho movimiento”9.

Argumento 5: Los evolucionistas teístas aceptan como una exigencia científica que la selección natural realizó lo que se estaba creando, pero rechaza la doctrina metafísica que la acompaña ya que en vez de ser un adorno es un fundamento esencial de la afirmación (ya que excluyen a la comprensión científica de la evolución en la planificación y objetivo). Todo lo referente a Dios o a un Ser Supremo es eliminada, dicho de otro modo, todo recurso a una operación divina en el origen y desarrollo de la vida lo excluye. La selección natural es ciega, “un mecanismo sin inteligencia”, operando sobre eones de tiempo. La pura causalidad, es la fuente de cada innovación de toda creación en la biosfera, absolutamente libre.

Consideración: Si no hay finalidad no puede haber orden, se niega la quinta vía que demuestra la existencia de Dios. Ahora bien, en la lógica respectiva no hay posibilidad que el desorden pase al orden por si solo ya que de lo contrario no sería desorden propiamente tal, es decir, necesita de otro que sea aje- no. De esto se comprende que la selección no es ciega, ni pura causalidad y no puede ser de otra manera. Por otro lado, el hecho de que haya una finalidad no se contrapone con la libertad, al contrario, mientras más se acerca al fin, se es más libre; en la naturaleza no se puede hacer solo, debe haber algo que lo produzca. Esto es lo que plantea el Aquinate. Finalmente, hay que tener en cuenta que el azar, lo opuesto a la finalidad, se relaciona con el indeterminismo de la actividad natural ya que es imperfecto, sin embargo, este aspecto no puede aplicarse en lo sobrenatural ya que el Ser es perfecto y no le cabe el azar10.

Refutación: La quinta (vía de demostración de la existencia de Dios) se deduce a partir del ordenamiento de las cosas. Pues vemos que hay cosas que no tienen conocimiento, como son los cuerpos naturales, y que obran por un fin…Las cosas que no tienen conocimiento no tienden al fin sin ser dirigidas por alguien con conocimiento e inteligencia…Le llamamos Dios”11.

Notas

[1] STh III, q.75, art.6, s1.

[2] Sth I, q.1, art 1, s1.

[3] STh I, q.2, art 2, s

[4] STh II-IIa, q.8, art. 2s.

[5] Sth I, q.2, a3, s.

[6] El beneficio de la teoría hilemórfica: explicar la posibilidad de cambio, la construcción de los cuerpos y la multiplicidad de individuos dentro de una misma especie, cf. Artigas, M., Filosofía de la Naturaleza, pp. 150-151.

[7] cf. Sth I, q.44, art. 2, s.

[8] Sth I, q.44, art.2, 2s2.

[9] STh I, q.45, art. 3, s.

[10] cf. Artigas, M., Filosofía de la Naturaleza, pp. 243-244.

[11] STh I, q.3, art 2, s.

Imagen | Pixbay

#Causas, #creación, #Materia y Forma, #Materialismo

por Rodrigo Camacho

Licenciado en Filosofía y Mg. En Educación Superior. Área de investigación: Filosofía de la Educación y Didáctica de la Filosofía. 10 años de Docencia en diversas instituciones de Educación Superior.

error: Content is protected !!