La primera definición1 de la RAE de la palabra impotencia es: falta de poder para hacer algo. Por su parte, si recurrimos al diccionario Collins2, podemos encontrar algo un poco más conciso: falta de fuerza, poder o competencia para realizar una cosa, hacer que suceda o ponerle resistencia. En resumen, podríamos decir que: la impotencia es aquello que sentimos cuando no podemos hacer algo

Pero dentro de este marco, la impotencia es algo mucho más complejo. Como bien decía el buen Aristóteles3: “la impotencia es la privación de la capacidad“; pero esta inhibición tiene diferentes matices. Es claro que nos sentimos mal cuando no podemos hacer algo, y más cuando ese algo depende plenamente de nosotros, pero ¿qué sucede cuándo en ese algo se conjugan terceras personas?

El sentimiento es diametralmente opuesto, ya que no solo se mezclan las sensaciones del querer y no poder, sino que además te frustras, te enojas y quizá -con razón o no- sientes que el mundo conspira contra ti. Porque una cosa es que por falta de práctica o esfuerzo no logres un objetivo concreto, y otra, muy diferente, cuando fue alguien o algo lo que te obstaculizó. En esta segunda opción, muchas veces no hay nada que puedas hacer, sino solamente resignarte a que las cosas son así.

Sí, digo resignación y no aceptación. Sí, la psicología nos dice que4 para superar las cosas es mucho mejor aceptar que resignarnos, pero simplemente en el MundoRealTM las cosas no funcionan así de sencillo. Cuando queremos aterrizar todos esos conceptos y mantras de positividad, frente a injusticias o bloqueos externos, la razón no encuentra un sentido lógico.

Y así llegamos al título: ¿se puede lidiar con la impotencia?

La respuesta rápida y sencilla sería que… sí, con una pausa por puntos suspensivos. La respuesta más profunda diría algo como: se aprende a vivir con ello. ¿Qué tan sano o correcto es esto? Realmente no lo sé, pero es lo que toca hacer. Sí, no es muy filosófico o concreto, pero “es lo que hay, es lo que somos5“.

Al estar en humanidades, y en general en el plano reflexivo y analítico, se corre el riesgo de idealizar. Sí, es muy bonito leer o profundizar con frases y tratados que hablan de un mundo mejor o ad hoc a las nuevas épocas, pero la realidad es otra. Incluso sabiéndonos conocedores de distopías, muchas veces, como lo dijo Julio Verne: “la realidad supera la ficción6“. Y no hay nada que podamos hacer.

Y así, nos guste o no, no nos queda más que aceptarlo con resignación (ve aquí, querido lector, el juego que hago con aceptación y resignación), coger aire profundo, no amargarnos (algo clave), y seguir adelante. ¿Y cómo no amargarse, me preguntarás?

Acá quizá la respuesta sí es más sencilla: entendiendo las reglas del juego. Sí, así de fácil. Cuando comprendes que por más que quieras o sueñes, el lugar en donde estás parado tiene ciertas normas y formas de conducirse, o lo tomas o lo dejas, no hay más. Claro, es genial y fascinante soñar que serás el próximo líder revolucionario que le dará un giro revolucionario a un sitio o entorno con todos tus conocimientos aprendidos en la carrera de filosofía, pero ¿cuántas revoluciones hay cada año? Seamos realistas.

El mundo tiene una sinergia rara e incómoda. Muchas veces nos toca estar en un punto concreto, en un momento específico, bajo un contexto particular, y ya. Es verdad que te enojas, sientes impotencia, te frustras, lloras, mientas madres y demás, pero aunque queramos, hay ocasiones en donde no podemos cambiar el planeta. Y simplemente no nos queda otra que decir: está bien.

¿Es bueno vivir con impotencia? Claro que no, pero cuando esta entra en la ecuación y la situación no depende de nosotros, es mejor cogerla, entenderla y salir adelante. No darle tantas vueltas, al final del día, está fuera de nuestro control.

Notas

[1] RAE. (s. f.). impotencia | Diccionario de la lengua española. «Diccionario de la lengua española» – Edición del Tricentenario. https://dle.rae.es/impotencia

[2] English Translation of “impotencia” | Collins Spanish-English Dictionary. (s. f.). Collins Dictionaries. https://www.collinsdictionary.com/dictionary/spanish-english/impotencia#:%7E:text=Impotence%20is%20a%20lack%20of%20power%20to
%20influence%20people%20or%20events.

[3] Aristóteles. Metafísica 5:12. filosofia.org. https://www.filosofia.org/cla/ari/azc10169.htm

[4] Torres, A. (2019, 22 enero). Las 5 diferencias entre aceptación y resignación. Psicología y Mente. https://psicologiaymente.com/psicologia/diferencias-resignacion-aceptacion

[5] Irigoyen, J. (2021, 15 septiembre). Piqué: “Es lo que hay, somos los que somos”. El País. https://elpais.com/deportes/2021-09-14/pique-es-lo-que-hay-somos-los-que-somos.html

[6] Lladó, A. (2011, 25 octubre). Ya lo predijo la literatura. La Vanguardia. https://www.lavanguardia.com/libros/20111011/54229774863/ya-lo-predijo-la-literatura.html

Imagen | Pixabay

#entre bits, #filosofía, #reflexiones

por Miguel Ángel

ceo de filosofía en la red, drando. en Filosofía, mtro. filosofía y valores, lic. en psicología organizacional, PTB en enfermería; catedrático de licenciatura en la Universidad Santander (México)

error: Content is protected !!