Los Golpes de Estado son una irrupción al orden legítimo. En distintos países se vive un derrocamiento de gobiernos democráticos. Un hecho que, puede llega a ser indiferente por actores internacionales y medios periodísticos que provienen de occidente.

Hablar de las dictaduras en América latina remite a la implementación del neoliberalismo, Fontana sugiere que a inicios de los 80, el presidente Ronald Reagan —antecediendo al anterior presidente Jimmy Carter—, comenzaría con reformas sustanciales cuyos efectos están el disminuir los impuestos a la clase empresarial estadounidense:

El resultado sería que la carga de los impuestos, que era del 62% en 1970, caería al 42% en 1991.

(Fontana, 2017, p. 446).

Con ello, para Fontana, el neoliberalismo se caracteriza por dichas reformas que, en su trasfondo, buscaron desconocer las medias sociales implementadas por el Estado Bienestar —como son los impuestos a la clase empresarial y garantizar seguridad social a la mayoría de los trabajadores— y contrarrestar movimientos sociales surgidos en 1968. No obstante, desde una perspectiva propia se alude que el neoliberalismo es un proyecto político, económico, social y cultural que, en dichas dimensiones, le atribuye preeminencia al individuo1.

Siguiendo, antes de la década de los 80, para lograr implementar dicho proyecto neoliberal, dirigentes opositores fueron arrestados, torturados y asesinados. En el caso de Argentina después de la dictadura hubo un costo económico:

La dictadura disparó la deuda a su punto más alto con 300 mil millones de dólares.

(Calloni, 2022).

A diferencia del imaginario propio del neoliberalismo, que al hablar de la globalización significa la ausencia de Golpes de Estado, lo cierto es que para lograr su articulación combinó el uso de fuerzas políticas, intelectuales y bélicas para su instauración.

En el panorama actual, la junta militar, tome el poder en Myanmar:

El pueblo desafía la violencia que implica protestar contra el derrocamiento del gobierno elegido democráticamente el pasado 1 de febrero.

(Editorial Demos, 2021).

Sin duda, coincido en no hacer comparaciones arbitrarias entre conflictos bélicos, pero es curioso como en las corporaciones capitalistas como Twitter y Facebook hablan con frecuencia de la guerra entre Ucrania y Rusia, pero no hablan de los desplazados por el escenario caótico de dicho país:

La Europa que acoge con entusiasmo a los ucranios es la misma que rechaza a los desplazados por otros conflictos bélicos (13 millones de sirios, por ejemplo).

(Cano, 2022).

Inclusive parece que hay conflictos bélicos con sus desplazados que son integrados, ya que cumplen con los requisitos muy propios de los países del norte: poder adquisitivo, capital, blancura de la piel, originario de zonas urbanas, etc. A diferencia de países del medio oriente y el sur en que no solo sus desplazados no son integrados, sino que son ignorados por dichos medios corporativos y otros.

Para el caso de Myanmar, entre las víctimas están estas minorías étnicas que son consideradas ilegales:

Según la ONG Acción contra el Hambre, la inestabilidad política de Myanmar ha tenido entre sus principales víctimas a las minorías étnicas.

(Cano, 2022).

No únicamente hace cuestionar el postulado neoliberal de que con la liberación del mercado y exacerbación del individualismo contrae la ausencia de golpes de estado y conflictos étnicos, lo cierto es para el caso de Myanmar está presente la intervención militar, así como todavía un rechazo desde lo eurocéntrico para acoger a minorías desplazadas. Un matiz al cual considerar, es el rol del gobierno estadounidense y del presidente Joe Biden.

Antes de hablar de ello, Fukuyama en su libro reciente muestra esta inquietud por salvaguardar la diferencia étnica ante una fuerza restrictiva e iliberal, si bien se coincide en lo primero en el sentido de que las fuerzas militares del país —que antes era Birmania— irrumpieron el orden legítimo y democrático de la presidenta Aung San Suu Kyi, en dado caso hay que hablar de sistemas “liberales” que tanto no acogen las minorías étnicas, así como una nula atención del conflicto. Fukuyama reiteró que el fin de la historia es la culminación del Estado liberal, hegeliano, ¿y neoliberal?:

Culmino [la historia] en la idea del reconocimiento universal; los sucesos posteriores de limitarían a llevar este principio a los rincones más lejanos de la tierra.

(2019, p. 55 y corchetes nuestros)

Desde su idealismo elabora dichas apreciaciones. Empero, ya sea que en la década de los 80 —con gobiernos neoliberales; Ronald Reagan y Margaret Thatcher y los Golpes de Estado en Argentina, Brasil, Chile, entre otros—, como en el panorama actual tanto la historia no llegó a un Estado Liberal absoluto, no se ha llegado a esa supuesta etapa y se han recrudecido las contradicciones.

Los Estados supuestamente liberales no han garantizado una armonía absoluta, algunos han preferido cerrar sus fronteras ante las diferencias étnicas y raciales y otros como Estados Unidos solo ha emitido sanciones que terminan por estrujar la economía de Myanmar, pero lo importante para su idealismo es el fin a llegar y no las contradicciones que se hacen presente, ignorando que el fin como idea, concepto, categoría etc., también encarna en el presente y es garante de tragedias como los golpes de Estado en América Latina y en casos del medio oriente llega a ignorar o emitir atenuantes.

Después del transcurso del golpe, el gobierno norteamericano y el secretario Antony Blinken ha emitido sanciones a diferentes actores militares involucrados en el golpe. Washington hizo los señalamientos:

A personas acusadas de suministrar armas y equipos al régimen militar birmano, como Naing Htut Aung, un traficante de armas que obtuvo equipos de empresas chinas.

(AFP, 2022).

Si bien es plausible una demanda del gobierno estadounidense ante la transgresión militar en Myanmar, diferente a su apoyo sin escrupulosos a dictaduras como la chilena, brasileña, argentina, guatemalteca y, ahondando en la historia, en la mexicana, entre otras. No es de negar que lo planifica para obtener legitimidad política que, al menos en los últimos años, ha estado convaleciente, pues desde una tragedia como el ataque de armas de un joven blanco a un centro comercial frecuentado por negros hasta el penalizar el aborto, en tal escenario se dice lo siguiente:

Cuando las mayorías desean derechos a la salud (incluido el aborto), educación, vivienda, salarios dignos, respeto a las libertades civiles y una reforma migratoria, y la cúpula sencillamente no cumple, o no responde, ¿eso se puede llamar un sistema democrático?

(Brooks, 2022).

A diferencia de la conjetura de Fukuyama, el Estado parcialmente “liberal” estadounidense no ha llegado su culminación no por el “populismo o “comunismo”, sino por sus propias medidas intransigentes establecidas en su Estado, o bien, reveló su auténtica forma la cual es generar medidas autoritarias en contra de sectores poblaciones.

Con algunas de estas líneas, quisiera volver al golpe de estado en Myanmar, una cuestión a la que pocos medios en estas regiones han hablado y denunciado. Efectivamente, se denuncia el encerramiento de líderes políticos como la presidenta legítimamente electa, así como los activistas, organizaciones sociales, presos políticos, grupos étnicos, mujeres, niños, niñas y miembros de la comunidad LGBTTTIQ. Más allá de emitir una paz abstracta como lo apunta el idealismo ya antes apreciado, convino en una paz concreta que se consigue erradicando las distintas maneras de opresión.

Notas

[1] Para mayor ahondamiento de la preeminencia de un atributo y sus posibles consecuencias véase Garnelo, P. I. (2021). La perspectiva de Paulo Freire y de Talcott Parsons en torno a la dicotomía: elaboración de una propuesta Freiriana y de una propuesta Parsoniana. Interliteraria. Recuperado 22 de junio de 2022, de http://www.interliteraria.com/ensayo_academico_e-05/

Bibliografía

AFP (2022, 25 marzo). EU aplica nuevas sanciones a Myanmar por genocidio contra minorías. La Jornada. Recuperado 22 de mayo de 2022, de https://www.jornada.com.mx/notas/2022/03/25/mundo/eu-aplica-nuevas-sanciones-a-myanmar-por-genocidio-contra-minorias/

Brooks, D. (2022, 23 mayo). American curios / ¿Se está cayendo el sistema? La Jornada. Recuperado 23 de mayo de 2022, de https://www.jornada.com.mx/notas/2022/05/23/mundo/american-curios-se-esta-cayendo-el-sistema/

Cano, A. (2022, 27 marzo). Kutupalong, el campo de refugiados del que nadie habla. La Jornada. Recuperado 22 de mayo de 2022, de https://www.jornada.com.mx/notas/2022/03/27/mundo/kutupalong-el-campo-de-refugiados-del-que-nadie-habla/

Calloni, S. (2022, 25 marzo). Se desborda la Plaza de Mayo al cumplirse 46 años del golpe que instauró la dictadura. La Jornada. Recuperado 22 de mayo de 2022, de https://www.jornada.com.mx/notas/2022/03/25/mundo/se-desborda-la-plaza-de-mayo-al-cumplirse-46-anos-del-golpe-que-instauro-la-dictadura/

Editorial Demos. (2021, 1 abril). Myanmar, sumido en la violencia a 2 meses del golpe de Estado. La Jornada. Recuperado 22 de mayo de 2022, de https://www.jornada.com.mx/notas/2021/04/01/galeria_imagenes/myanmar-sumido-en-la-violencia-a-2-meses-del-golpe-de-estado/

Fontana J . (2017). El siglo de la revolución. Crítica Barcelona.

Fukuyama Francis (2019). Identidad. La demanda de dignidad y las políticas de resentimiento. Ariel.

Imagen | Wikipedia

Artículo de:

Irving Garnelo Pérez (autor invitado):
Lic. en sociología de la UAM-I. Actualmente cursa la maestría en UAM-C. Autor dl recopilado de cuentos “Girasol y otras semillas del 68… otros cuentos”.

#golpe, #idealismo, #Neoliberalismo, #tragedia

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!