El presente artículo es una traducción de Esther M. Martín Sánchez del texto Apocrypha and Pseudepigrapha, de Rebecca Denova, que ha sido traducido con autorización de la World History Encyclopedia como parte de la alianza de colaboración que tenemos con ellos. 

En el siglo II d.C., mientras el cristianismo estaba en proceso de convertirse en una religión independiente, emergió un cuerpo de escrituras que los estudiosos denominan apócrifos y pseudoepígrafos. Apócrifos, (del griego antiguo apokryptein, ‘ocultar’), son aquellos libros considerados fuera del canon, es decir, que no estaban incluidos cuando el Nuevo Testamento se hizo oficial tras la conversión -del emperador- Constantino al cristianismo.

Los pseudoepígrafos (‘falsas escrituras’), eran simplemente falsificaciones. Fueron escritas o pretendían haber sido escritas en nombre de una persona famosa del pasado, para otorgarles credibilidad. Los judíos utilizaron este recurso literario en sus textos apocalípticos que pretenden ser escritos por Enoc, Moisés y Abraham. Debido a que estaban en el Cielo, eran fuente de secretos tanto tradicionales como ocultos.

 La expresión religiosa cristiana abarcó el comportamiento extático, como ‘hablar en lenguas’, la posesión espiritual que resultó en profecía así como desarrolló reglas y regulaciones sobre los usos del cuerpo. El comportamiento cristiano se enmarcó con los conceptos de celibato (sin contrato de matrimonio) y castidad (sin relaciones sexuales) como comportamiento ideal. Charis (‘dones’) se entendía como dones del espíritu de Dios. Los eruditos describen esta literatura como un punto de vista particular conocido como ‘cristianismo carismático’. En estas historias, el concepto de dones carismáticos proporcionó el trasfondo para la realización de milagros, sanidades y conversiones. Todos los personajes cristianos permanecen castos y célibes.

El Evangelio de
la infancia de Tomás

‘El objetivo general del texto es mostrar como el joven Jesús aprende eventualmente a utilizar sus dones para usarlos a fin de salvar la Humanidad’.

La gente quería saber más detalles sobre el movimiento -el cristianismo-. Solo Mateo y Lucas proporcionaron la historia del nacimiento de Jesús de Nazaret, pero luego pasaron directamente a su ministerio. ¿Cómo era Jesús de niño? ¿Sabía desde el principio que él era el Mesías? El Evangelio de la infancia de Tomás respondió a esas preguntas. Se desconoce quién fue el autor de este texto, pero se le asignó a uno de los primeros misioneros llamado Tomás. 

Para muchos cristianos modernos, el niño Jesús no es lo que esperan; este es un retrato de lo que ahora consideraríamos un ‘súper mocoso’. Tanto en el mundo antiguo como en el moderno, la gente creía que los grandes hombres debían haber tenido un nacimiento y una infancia inusuales, donde mostraban signos tempranos de ser un prodigio. Este fue el caso del joven Jesús. El texto abre con Jesús jugando en el barro (como todos los niños). Con el barro transformó pájaros que volaron, pero cuando Jesús jugaba con los otros niños en la calle, se enojó y mató a uno. Los padres acudieron a María y José con una súplica para controlar a su hijo, por lo que trataron de encontrarle un tutor, pero, por supuesto, Jesús era más inteligente que todos ellos.

Un día, un vecino se cayó de un techo y murió. Todos culparon a Jesús, por lo que luego resucitó al niño de entre los muertos (un anticipo de su actividad posterior como adulto). Este texto sí tiene un final feliz; Jesús volvió y resucitó al primer niño que derribó. El propósito general del texto es mostrar al joven Jesús (que tiene un gran poder) aprendiendo eventualmente a controlar sus dones para que sean usados ​​solo para la salvación de la humanidad y no para sus propios intereses.

El Proto-evangelio de Santiago

El título se traduce como “Las buenas noticias antes de las buenas noticias”. Esta historia quedó absorbida en las biografías tradicionales de María y José. En el siglo II, se entendía plenamente que Jesús era un dios y/o Dios mismo. Como tal, esta divinidad de Jesús condujo a la creación de una alteración del status de su madre, María. Se nos dan a conocer los nombres de los padres de María, Joaquín y Ana, que son viejos y estériles (una tipología de las Escrituras judías). Ana oró por un niño y prometió dedicarlo a Dios si se le concedía su deseo. Después de que dejara de amamantar a María, Anna llevó a la bebé María al Templo para que los sacerdotes la criaran. María pasaba sus días en el Templo tejiendo tapices.

Tener a María criada en el Templo la mantuvo pura y aislada de todo mal y de las influencias externas. Sin embargo, cuando María llegó a la edad de la pubertad, los sacerdotes tuvieron un problema: las mujeres que menstruaban estaban prohibidas en las zonas sagradas interiores del Templo. Decidieron casarla y patrocinaron un concurso por su mano. Muchos hombres solicitaron, y fueron puestos en fila para ser inspeccionados por los sacerdotes. Algunos de ellos eran agricultores, sosteniendo sus cayados o bastones. Una de las varas floreció milagrosamente, la de José. Este les dijo a los sacerdotes que él había sido elegido por Dios.

En la Natividad, nos enteramos de que unas parteras asistían a María. Después del nacimiento de Jesús, una de las parteras de nombre Salomé tuvo dudas sobre el nacimiento virginal. Introdujo a la fuerza su brazo a través de la vagina de María, hasta el himen, y descubrió que todavía estaba intacto, incluso después del parto, por lo que se convenció. Debido a su duda, cuando retiró su brazo, estaba horriblemente quemado y escamado. Luego colocó su brazo sobre la cuna de Jesús, y su brazo fue restaurado. 

A pesar de todo, estos evangelios (incluso Mateo y Lucas que informaron del nacimiento virginal) afirman que Jesús tuvo hermanos y hermanas después de su nacimiento. Solo se nombran los hermanos Santiago, José, Judas y Simón. Podemos verificar la existencia histórica de Santiago, ya que el Apóstol Pablo lo visitó en Jerusalén.

María obtuvo ahora un nuevo título, Theotokos (‘portadora de Dios’) porque llevaba la divinidad en su vientre. Fue entonces cuando María fue declarada virgen perpetua, ya que nunca tuvo relaciones sexuales. Al reinterpretar a los hermanos de Jesús, el catolicismo enseña que aunque la palabra griega adelphoi significa literalmente hermanos, debe interpretarse como primos. En algunas tradiciones ortodoxas, los hermanos son hermanastros, hijos de un matrimonio anterior de José, ahora considerado viudo.

El Evangelio de Pedro

Este texto solo ha sobrevivido en fragmentos, y los eruditos continúan discutiendo si data del siglo I (antes del evangelio) o del siglo II. Este evangelio (y versiones posteriores con más detalles) aborda dos preguntas específicas:

  • ¿Qué estuvo haciendo Jesús durante un día y medio (entre la tarde del viernes y la mañana del domingo)?
  • ¿Qué hay de todos los muertos del pasado que ya no estaban aquí para ser salvados por Jesús?

Comienza in medias res, en la tumba de Jesús el domingo por la mañana. En el Evangelio de Pedro, sabiendo que los guardias colocados en la tumba de Mateo, son los guardias que primero presencian la resurrección, reunidos de alguna manera inexplicable esa mañana por Herodes Antipas y Poncio Pilato. Ven tres ‘seres’ saliendo de la tumba, dos ángeles y Jesús, cuyas cabezas llegan hasta el Cielo. Incluido en este grupo se encuentra una cruz que habla. La cruz dice, ‘está cumplido’. Mientras observaban esta escena, comenzó un rugido y se dieron cuenta de que cientos de almas seguían a Jesús fuera de la tumba. Estas son las almas de los justos, o personas que murieron desde el principio de los tiempos. Aunque no cristianos, sin embargo, llevaron vidas rectas: Adán y Eva, Abraham, Noé, Moisés, los profetas, pero también Platón y Aristóteles.

En última instancia, el concepto de que Jesús descendió a los infiernos se adoptó en el Credo de Nicea y es durante la Edad Media que se agregaron muchos más detalles a esta historia, particularmente un duelo entre Jesús y Satanás por estas almas. Se hizo conocido como el ‘Tormento del Infierno’, con la palabra ‘tormento’ entendida como un término militar, que implica redadas o incursiones (como las incursiones vikingas en ese momento). En la teología cristiana, las puertas del infierno habían permanecido cerradas hasta que Jesús descendió y las abrió.

Hechos de los Apóstoles

Los Actos o Hechos de los Apóstoles narraron las historias legendarias de lo que sucedió a los apóstoles en sus diversas áreas de misión y cómo supuestamente todos murieron como mártires. La mayoría de estas historias solo sobreviven en fragmentos. Sin embargo, las historias de Tomás y Pedro implican varios volúmenes.

Los Hechos de Tomás

Esta es la historia del apóstol Tomás, cuyos viajes lo llevaron hasta la India. Los cristianos indios lo reclaman como su fundador; su tumba está en el estado indio de Goa. En el camino, viajó por todos los imperios del Medio Oriente, convirtiendo a la gente en todas partes.

En una historia de la India, un rey le dio fondos para restaurar el palacio, pero Tomás los gastó en obras de caridad. En otra historia típica, Tomás es invitado por un rey local o un magistrado a asistir a una boda, lleva a la pareja a un lado y los convence de no consumar su matrimonio esa noche. En una escena, el mismo Jesús aparece sentado en el lecho nupcial, para enumerar todas las cosas horribles que implican el sexo y el parto. La historia termina con su martirio, atravesado con lanzas porque había convertido a las esposas del rey.

Los Hechos de Pedro

Gran parte de los actos de Pedro estaba dedicada a los pulsos entre Simón el mago y Pedro.

Los Hechos de Pedro es una de las historias más largas y completas que ha sobrevivido. En esta historia, parte de la información se obtuvo de los Evangelios y los Hechos, pero se desconocen otras fuentes. Pedro fue uno de los primeros discípulos llamados por Jesús. El primer milagro de Marcos tuvo lugar en la sinagoga de Cafarnaún y luego se retiraron a la casa de Pedro. La suegra de Pedro estaba enferma y más tarde Jesús la curó. Luego, se levantó y cocinó para ellos.

Para el siglo II d. C, se muestra a Pedro como viudo (lo que lo mantuvo célibe), pero también sabemos que Pedro tenía una hija de su primer matrimonio. Ella viajó a todas partes con él y lo ayudó con la misión. Sin embargo, a medida que se acercaba a la pubertad, muchos hombres le pidieron a Peter su mano en matrimonio. Pedro no sabía qué hacer, así que oró a Dios (y/o a Jesús) para que lo guiara. Luego, su hija fue alcanzada por un rayo y quedó lisiada de por vida. Esto fue retratado como un milagro divino; ningún hombre la quería después de eso. Ella podría continuar en su trabajo con su padre, como virgen.

Pedro realizó milagros en sus viajes, pero gran parte de los Hechos de Pedro se dedicó a describir los pulsos entre Simón Magus y Pedro. Simón Magus (Simón el mago) fue un personaje relatado en los Hechos de los Apóstoles. Cuando Pedro y Juan pusieron sus manos sobre los cristianos samaritanos, Simón quedó impresionado y quiso comprarle este truco a Pedro, pero Pedro lo amonestó. (Este es el concepto cristiano posterior de simonía, o tratar de comprar el camino al cielo).

Pedro seguía encontrándose con Simón, dondequiera que fuera. De esta historia (y la versión de Ireneo de Simón como ‘padre de todas las herejías’) conocemos que Simón desarrolló tal arrogancia con sus trucos de magia que comenzó a afirmar que era un dios viviente. Cuando tanto Pedro como Simón llegan a Roma, Simón se las ha arreglado para convertirse en uno de los favoritos de la corte del emperador romano Nerón ( cuyo gobierno ubicamos entre los años 54-68 d. C) y es invitado a realizar sus trucos en muchos banquetes estatales. Hay varias historias de sus competiciones en Roma. Las multitudes romanas insisten en que Pedro, como Simón, les muestre un truco. Pedro se acerca a un puesto donde venden pescado y resucita al pescado. En otra historia, Simón, en un momento, se esconde para no enfrentarse a Pedro, pero un perro callejero lo encuentra, ladra y lo delata.

La disputa final terminó con la arrogancia de Simón. Anunció que todos deberían reunirse con él en el foro a la mañana siguiente, cuando demostraría que podía volar. Construyó una torre de 18 metros (60 pies). En la parte superior, diseñó una grúa que estaría equipada con brazos que estaban ocultos debajo de su capa, de modo que abajo pareciera que podía volar por sí mismo. Sin embargo, su exceso de confianza se apoderó de él. Cuando llegó allí, decidió no usar la grúa y voló. Su cuerpo se aplastó contra el foro.

Los Hechos de Pedro también detallan lo que le sucedió a Pedro durante la (ostensible) persecución de Nerón. La comunidad cristiana en Roma instó a Pedro a que se fuera, ya que su trabajo más importante era predicar el Evangelio. Huyendo de Roma por la Vía Apia, se encontró con una visión de Jesús en su camino a la ciudad y preguntó: ‘¿Quo vadis, Domine?’ (‘¿Adónde vas, Señor?’) Jesús le dijo que tenía que ir a Roma para morir de nuevo. Sintiéndose culpable, Pedro regresó, fue arrestado, teniendo lugar  luego la famosa historia de que pidió ser crucificado boca abajo, ya que no era digno de morir de la misma manera que Jesús. Un sitio a lo largo de la sección antigua de la Vía Apia en Roma marca este evento.

Los Hechos de Pablo y Tecla

Los escritores de leyendas cristianas a menudo utilizaron una forma de narración muy popular, la novela romántica de la literatura griega. Este género puede ser familiar hoy en día por los cuentos de hadas, los westerns, las novelas románticas de Harlequín y las telenovelas, con la trama habitual que incluye los siguientes elementos:

  • Un joven conoce a una muchacha y se enamoran. O pertenecen a las clases equivocadas o los padres lo desaprueban, por lo que se separan.
  • La muchacha es secuestrada por piratas o algún villano malvado.
  • El joven sale a buscarla. Él siempre tiene un mejor amigo, un compinche cómico.
  • Ambos tienen aventuras, generalmente uno o dos naufragios, y la muchacha siempre está siendo amenazada con violación o casi violación, pero su virginidad permanece intacta. A menudo hay un magistrado o un funcionario de alto nivel que está enamorado y trata de obligarla a casarse.
  • A veces los dioses intervienen para salvarlos en estas aventuras.
  • Finalmente, se reencuentran, se casan y viven felices para siempre.

La novela romántica se incorporó por completo a los Hechos de Pablo y Tecla. Comienza con nuestra única descripción física del apóstol Pablo, que se volvió icónico: de mediana edad, bajo, calvo, con nariz aguileña y piernas arqueadas. Este retrato enfatizaba que la atracción de Tecla por Pablo no era física ni sexual. Tecla escuchó a Pablo predicar y se convirtió. Quería convertirse en seguidora de Pablo, pero estaba comprometida para casarse con el hijo del magistrado local. Después de escuchar a Pablo, admiró su estilo de vida célibe y se negó a casarse.

Más tarde, Tecla fue arrestada, juzgada, condenada y programada su ejecución. Incluso su madre apoyó el veredicto. (Aunque debemos reconocer la hipérbole aquí: no había ninguna ley romana que te condenara a muerte si te negabas a casarte). Tecla fue enviada a la arena en que estaba condenada a morir, dentro de un tanque de agua de anguilas gigantes ‘devoradoras de hombres’; pero antes de que Tecla fuera arrojada, saltó ella misma y, como dijo más tarde, se bautizó. Por supuesto, las criaturas se negaron a comérsela. La dejaron ir y ella se mudó a otra ciudad, donde volvió a ocurrir el mismo problema (como en todos los lugares a los que viajó). Un aristócrata local siempre se enamoraba de ella, pero como ella se negaba a casarse, continuaba siendo condenada, enfrentando otras torturas, pero siempre sobreviviendo. Cada vez que esto sucede, la narración contiene largos debates y discursos que destacan las enseñanzas cristianas. A la historia se suman mujeres cristianas comprensivas de clase alta (generalmente viudas) que la acogieron y trataron de protegerla.

Una rareza en la historia ocurrió con los esfuerzos de Tecla. Se nos dice que se cortó el cabello y se vistió como un hombre para seguir a Pablo. Sin embargo, Pablo la rechazó como seguidora. Esto indica que los cristianos aprobaron un sesgo cultural contra el travestismo o la fusión de identidades de género. Finalmente, Tecla escapó de todas sus aventuras y terminó viviendo en una cueva, donde se convirtió en un oráculo cristiano, visitada por muchos peregrinos que buscaban su consejo. Aunque elogiada por su celibato y castidad, una de las razones por las que esta historia no fue aceptada en la tradición occidental probablemente fue una reacción al hecho de que, como mujer y parte del laicado, se bautizó a sí misma. Ella sigue siendo honrada como santa en la ortodoxia oriental.

Apocalipsis

El siglo II d.C también produjo apocalipsis adicionales. El Apocalipsis de Pablo solo sobrevive en unos pocos fragmentos, pero el Apocalipsis de Pedro se conoce a través de muchos manuscritos antiguos. Se enmarca como un discurso de Cristo resucitado a Pedro y a los fieles, con una visión primero del Cielo y luego del infierno. En el Cielo, las personas tienen una piel pura, blanca como la leche, cabello rizado y son hermosas. También visten ropas brillantes, hechas de luz, como los ángeles. Hay escenas de la tierra reconstituida, con flores y especias. Todos pasan su tiempo cantando oraciones y alabanzas a Dios.

En el infierno encontramos el concepto de que el castigo corresponde al crimen. Esta idea puede haber sido extraída de narraciones antiguas sobre los impíos muertos en el Más Allá de Mesopotamia, Egipto, el zoroastrismo y algunos discursos en el libro de Job. Los blasfemos son colgados de sus lenguas. Las mujeres que se adornan con el propósito de cometer adulterio son colgadas de los cabellos sobre un fango burbujeante. Los adúlteros varones son colgados de los pies, con la cabeza en el lodo junto a ellos. Los asesinos son retenidos en un pozo de cosas que se arrastran, que los atormentan. Los hombres que asumen el papel de mujeres de una manera sexual y las lesbianas son empujados por los ángeles a un gran acantilado y son arrojados al fondo.

La idea es que todos estos castigos tengan lugar eternamente; de alguna manera las lenguas vuelven a crecer cada noche para que el castigo pueda continuar. No sabemos realmente cuánto sabía Dante Alighieri (1265-1321) de este texto cuando escribió el Infierno, pero incorporó el mismo concepto a la literatura medieval, que el pecado resulta en el castigo apropiado.

Preguntas y respuestas

¿Qué son los apócrifos?
Los apócrifos (griego: apokryptein, “esconderse”) son libros que quedaron fuera del Nuevo Testamento, aquellos considerados fuera del canon.

¿Qué son los pseudoepígrafos?
Los pseudoepígrafos (“escritura falsa”) se escribieron o pretendieron estar escritos en nombre de una persona famosa del pasado para brindar credibilidad.

Bibliografía

Ehrman, Bart D. Lost Scriptures. Oxford University Press, 2005.

Russell, Noah & Williams, Anthony. The Lost Books of the Bible. Independently published, 2021.

Artículo original de:

Rebecca Denova (World History Encyclopedia):
Profesora emérita de cristianismo primitivo en el Departamento de Estudios Religiosos de la Universidad de Pittsburgh. Además, imparte cursos sobre las religiones de las antiguas Grecia y Roma y las religiones del antiguo Egipto. Fue colaboradora para la Academia Estadounidense de Religión y la Sociedad de Literatura Bíblica.

Traducido por:

Esther M. Martín Sánchez (Filosofía en la Red):
Grado en Estudios de Asia Oriental por la Universidad de Sevilla. Especialista en Fenomenología de las Religiones de Japón y China, y gran amante de todo lo relacionado con cuestiones lingüísticas y culturales.

Imágenes | Pixabay, World History Encyclopedia 1, 2, 3, 4

El presente artículo es una traducción de Esther M. Martín Sánchez del texto Apocrypha and Pseudepigrapha, de Rebecca Denova, que ha sido traducido con autorización de la World History Encyclopedia como parte de la alianza de colaboración que tenemos con ellos. 
#apócrifos, #bilbia, #Griego, #Libro, #manuscrito, #papiro, #religiones, #texto antiguo

por World History Encyclopedia

World History Encyclopedia es la enciclopedia de historia más leída del mundo, publicada por una organización sin fines de lucro con la misión de involucrar a las personas con el patrimonio cultural y mejorar la educación histórica en todo el mundo. La publicación sigue los estándares académicos, pero está escrita de manera fácil de leer, pensando en los estudiantes y el público en general, y se hace cumplir mediante un riguroso proceso de revisión. Es recomendado por numerosas instituciones, incluidas la Universidad de Oxford y el School Library Journal, y es el ganador del premio .eu Web para la educación.

error: Content is protected !!