Análisis de la concepción de materia y forma en la filosofía aristotélica

El siguiente texto forma parte de la segunda edición de la Revista.FilosofíaenlaRed.Com; puedes descargar la revista completamente gratis, dando clic aquí. 

Aristóteles fue uno de los filósofos que más ha influido en el pensamiento actual. Muchas de sus ideas perduran hasta nuestros días gracias a la conservación del Corpus Aristotelicum donde se recogen algunas de las obras que el filósofo escribió. Los temas que más trató fueron desde la lógica, – creador de los silogismos, esto es, argumentos que constan de tres proposiciones, en el que la última de ellas se deduce de las anteriores – la metafísica, – entendida como la “primera filosofía” (Aristóteles, Metafísica I), es decir, aquella ciencia que tendrá como objeto de estudio los principios primeros-, su filosofía de la ciencia, la ética – alegando que siempre podemos ser mejores y, por ello, más felices, tenemos el deber moral de caminar hacia la excelencia (Aristóteles, Ética a Nicómaco II)- su aportación a la filosofía política, entre otras importantes aportaciones al mundo del pensamiento.

Nos centraremos en la metafísica pues esta es la rama que aborda los temas de acto – potencia y, en la que se encuentra la teoría hilemórfica. Como ya se ha dicho anteriormente, la metafísica en Aristóteles es categorizada por el mismo como la “primera filosofía” y encontramos su definición en el comienzo del libro IV de la Metafísica:  “hay una ciencia que estudia lo que es, en tanto que algo que es y los atributos que, por sí mismo, le pertenecen” (Aristóteles, 2014). Por otro lado, otra de las razones que postuló para considerarla como “primera filosofía” fue que, había ciencias como las matemáticas o la física acotaban la realidad de forma que, únicamente tendrían como objeto de estudio “parcelas” de la realidad, pero nunca podrían llegar a comprender la realidad al completo, es por ello, por lo que Aristóteles crearía la metafísica como la comprendemos ahora y tendría que estudiar la universalidad como es, sin parcelaciones.

Desarrollo de los
conceptos de Acto – Potencia en Aristóteles

En la historia del pensamiento ha habido muchos cambios de tendencia en lo que respecta al cambio. De forma muy resumida: Parménides de Elea cría que el cambio es imposible porque el cambio es la transición del ser al no ser y viceversa. Esto es inaceptable porque la no existencia es la no existencia y nunca va a ser y, por tanto, nada puede surgir de la nada. Por otro lado, Heráclito y sus discípulos sostenían que todo estaba en continuo cambio y que no existía una cosa que no fuese movimiento. Platón propone una síntesis con el mundo del sentimiento, caracterizado por procesos de constante cambio, y, por otro lado, con un mundo abstracto y perfecto de las ideas, caracterizado por la eternidad y la impermanencia.

Aristóteles, para poder explicar el cambio – dejando de lado la teoría de la sustancia, que era la que le permitía hacer una distinción entre materia y forma – tuvo que encontrar una estructura metafísica que le permitiría dar una respuesta concisa y objetiva, esto sería las dos nuevas formas de ser: el ser en acto y el ser en potencia (cabe recalcar que acto-potencia no sólo es aplicable al ser, puede extenderse a otras materias). A este problema filosófico le dedicaría un libro entero (IX) de su libro Metafísica, en las propias palabras del filósofo:

El ser no sólo se toma en el sentido de sustancia, de cualidad, de cuantidad, sino que hay también el ser en potencia y el ser en acto, el ser relativamente a la acción.

Aristóteles, Metafísica, libro IX, 1

Por acción, Aristóteles se refiere a la materia que apareció ante nosotros, y la conocemos en un momento determinado, en estado latente, entendió el conjunto de posibilidades o habilidades de la materia que ayudan a analizar distinguirla de las cosas en su estado actual. El niño tiene la capacidad de convertirse en hombre: entonces es un niño de acción, pero también un hombre de potencial. Esto significa que no es humano, pero podría serlo.

Así, el poder manifiesto es en cierto sentido una forma de no existencia: no es absoluto ni absoluto, pero tampoco es relativo, sino una entidad real como cualquier otra relación con los seres sintientes. Así, cada sustancia contiene un conjunto de posibilidades o energías potenciales, una forma relativamente inexistente de algún tipo que la caracteriza tanto como su conformación morfológica. Por lo tanto, cuando actuamos, debemos reconocer un sentido de potencial. Por supuesto, la fuerza de una sustancia depende de las propiedades de la sustancia: una semilla puede convertirse en una planta, por lo que puede ser una planta, pero no puede convertirse en un caballo.

El poder representa alguna forma de inexistencia relativa y se entiende mejor en términos del concepto de privación que tomó prestado Aristóteles para explicar el significado del poder. El hecho de que una sustancia tenga alguna capacidad o potencial significa simplemente que actualmente se encuentra desprovista de ese modo de ser, es decir, la privación se produce en el interior del sujeto y no de manera absoluta. Consideraremos con más detalle la explicación de Aristóteles del cambio y cómo las cosas surgen a partir de la falta de Física.

Del entendimiento del
hilemorfismo y su desarrollo

El comienzo de la historia – llegando a las cuestiones planteadas por los antecesores de Aristóteles, Parménides y Heráclito, se planteó el problema dual de la unidad – la diversidad y la variabilidad de las cosas – la eternidad. Parménides niega el pluralismo y el cambio, afirma la unidad de la existencia y la permanencia del todo: todo está ahí, nada cambia. Heráclito creía que la unidad y la eternidad bajo la influencia de diferentes mutaciones eran ilusorias y, por lo tanto, solo reconocía la diversidad y la posibilidad de cambio: todo es pasado, todo es puro devenir (Cruz, 2012). Pero, Aristóteles entendió que la transformación de una sustancia es innegable, debe corresponder al cambio que se produce en la sustancia, lo cual es posible porque las cosas están compuestas por un conjunto de acciones y fuerzas que interactúan entre sí. Cruz (2012) alega que hay potencia porque hay un ente que tiene la capacidad de transformarse muchas veces, y siempre hay acto, pues si no, no habría actualización posible, es por este motivo por lo que la capacidad de regeneración o de determinación para transformarse en algo distinto ha de ser algo que no sea potencia. De esta manera, se supera el dilema anterior, dado que el pluralismo y la unidad adquieren realidades respectivas y dependientes unas de otras. Tal y cómo dejó escrito:

La materia existe potencialmente, porque puede alcanzar la forma; pero cuando existe realmente, entonces está en la forma

Aristóteles, Metafísica, libro IX

Aplicando estos principios a la realidad física, Aristóteles explicó cómo el cuerpo está compuesto de materia prima y forma sustancial. Una materia prima es una sustancia incompleta que, como parte reconocible, es un compuesto de esa sustancia. Ya no es un principio “determinado” (quod), sino un principio determinante (quo), parte constitutiva de una sustancia; no es una sustancia completa, porque siempre es parte de una sustancia, dada a definirse, no tiene nada que ver con ninguna forma, porque no define ni define al cuerpo, no es un cuerpo sino sus partes constituyentes, una parte del cuerpo identificable y oculta. Entonces la forma es esencialmente la realidad que determina la imposibilidad y la potencialidad de la materia, trabajando intrínsecamente; es ella quien realiza – o no – la posibilidad de la materia en orden de importancia; es, por tanto, una entidad simple, incompleta, como el Acto de la materia constituyendo un todo. Una segunda sustancia es un objeto ya compuesto por su propia especie que aún es capaz de aceptar otras decisiones accidentales.

Los conceptos de
Materia-Forma en Aristóteles

Según Aristóteles, la materia y la forma no constituyen partes materiales de las sustancias. La materia se transforma en la sustancia que es por la forma que es. Considere una planta en particular. Esa planta es una sustancia material. Así que tiene materia y forma. La forma es la disposición, naturaleza y estado de la planta. Entonces, una planta tiene un orden interno que cambia a medida que la planta madura. Obtiene nutrientes del medio ambiente, elimina los desechos y crece. Cada una de estas funciones es una parte de la planta. No es posible separar la actividad de la planta de lo que es la planta real. Esto es cierto incluso a nivel celular y atómico. Las células de la planta son células vegetales que realizan las actividades necesarias para que sucedan en esa planta en particular. Los átomos se unen en un patrón que tiene propiedades diferentes a las de cualquiera de los átomos individuales, pero que satisface las necesidades de la planta. En todos los niveles, la forma de la planta determina las propiedades y actividades de cada parte física de la misma. La materia simplemente está determinada por la planta para que aparezcan actividades y propiedades particulares. Esta es la comprensión de Aristóteles de la materia y la forma.

Aristóteles cree que esto se aplica a todas las sustancias materiales, no solo a las plantas. También cree que, sin una forma, la materia no tendría propiedades ni actividades en absoluto. Esta es la materia prima en la que Aristóteles no cree. Dado que algo no puede existir en absoluto si no tiene propiedades ni actividades, la materia prima no existe. Por lo tanto, cada cosa material tiene una forma. Dado que la materia y la forma se combinan para formar sustancias materiales, toda materia está formada por una forma para formar una sustancia material.

Aristóteles cree en esta explicación particular de la materia y la forma porque utiliza la teoría de la sustancia y las cuatro causas para explicar cómo conectar la forma y la materia. Lógicamente hablando, es la única manera de conectar las dos teorías. La forma explica qué hace que las sustancias sean una cosa en lugar de muchas cosas. De modo que materia y forma no pueden ser dos cosas (materiales) diferentes. Deben unirse para formar una cosa: lo mismo que es la forma. Por lo tanto, toda esta cuenta depende de la precisión de la teoría de la sustancia y las cuatro causas.

Las cuatro causas de Aristóteles

Según Aristóteles, los tipos de causas son formal, material, eficiente y final. Las dos primeras son internas (ser constituyente), mientras que las otras dos son consideradas como externas

De hecho, como ya se ha visto, las cuatro causas de Aristóteles quedarían divididas, al fin y al cabo en dos: forma y materia, la materia es la base de la incertidumbre y la forma es el principio de todo determinismo. Analizaremos una a una las cuatro causas:

Formal

¿Qué forma o estructura tiene el elemento de objeto de estudio? Se trata de la forma. Por lo tanto, algo es porque define algo y lo convierte en algo y no en otra cosa. Es la causa concreta del ser, la causa de la especie. Es lo que hace que un objeto sea ese objeto o que un ser sea ese ser y no precisamente otro. Esta razón determina la segunda, es decir, la materia

Material

Si relacionamos esta causa con el aprendizaje, es una teoría o modelo de aprendizaje que se puede expresar en términos matemáticos o computacionales.

Lo que hace Este segundo tipo de causación de Aristóteles se refiere a la materia propiamente dicha, la necesidad pasiva, como la base para asumir forma y perpetuarse a través del cambio. De ahí algo nace, surge o se hace – potencialmente-, es algo completamente desconocido.

Esta razón hace del mundo no un mundo puramente compuesto de formas – como en el pensamiento de Platón -, sino un mundo sensible, siempre cambiante.

Eficiente

¿Qué es lo que la produjo? Es el principio de cambio o movimiento lo que crea el sujeto de ese cambio. En otras palabras, es el motivo o estímulo que inicia el proceso de desarrollo.

Esto es lo que hace que sea la “causa de lo que es” (por ejemplo, de que un niño se convierta en un hombre o de que una mesa sea una mesa y no otra cosa). Como hemos visto, sólo esta causa hace que las cosas funcionen.

Final

¿Qué función o propósito cumple? Se trata de la realidad o télos hacia la que se dirige la naturaleza, la meta. Esto es lo que constituye lo que puede ser llamado como acto perfecto, esto no es otra cosa, que la meta o fin último del ser, es aquello que dirige la meta de la existencia del ser. Es como planificar con el pensamiento porque no se ha incorporado a ninguna cosa en particular, es decir, la naturaleza aspira a ello, pero aún no lo ha “sentido”. Esta es la perfección por la que hay que luchar y a la que todos y todo deberían aspirar a alcanzar.

En palabras del propio Aristóteles:

La primera es la esencia, la forma propia de cada cosa, porque lo que hace que una cosa sea, está toda entera en la noción de aquello que ella es; y la razón de ser primera es, por tanto, una causa y un principio. La segunda es la materia, el sujeto; la tercera el principio del movimiento; la cuarta, que corresponde a la precedente, es la causa final de las otras, el bien, porque el bien es el fin de toda producción.

Aristóteles, Metafísica, libro I, 3

Para finalizar y aclarar esta última idea de Aristóteles se expondrá un ejemplo: imagine una estatua. Según el tipo de causa de Aristóteles, el bronce de la estatua es la causa material, la forma de la estatua es la causa formal, el escultor es la causa del eficiente y la causa final es la decoración del templo.

Bibliografía

Aristóteles (2014). Metafísica (trad. T. Calvo Martínez). Barcelona: Gredos.

Clarke, W.N. (1952). The Limitation of Act by Potency, NSchol 26, 167–194

Cruz, J. (5 noviembre 2012). Origen y sentido del hilemorfismo. Ley Natural. https://www.leynatural.es/

Guesta, S. (1951). La controversia sobre la limitación del acto, Pensamiento 7, 232–244

O’Connel, K.G. (1968). The Philosophy of Actuation Distinct from Act, Science et esprit 20, 223–245, 383–408

Blair, G.A (s.f). The Meaning of “Energeia” and “Entelecheia” in Aristotle.

Imagen | Flickr

Cite este artículo: González, M. (2022, 10 de septiembre). Análisis de la concepción de materia y forma en la filosofía aristotélica. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2022/09/analisis-de-la-concepcion-de-materia-y-forma-aristoteles/
#Acto, #aristóteles, #forma, #Hilemorfismo, #Materia, #Potencia

por Mercedes González García

Estudiante de la carrera de Filosofía y de Educación Primaria por la Universidad de León de Castilla y León, España. Apasionada de la Filosofía y de la búsqueda de respuestas de las grandes incógnitas que han planteado la raza humana por el simple hecho de existir.

error: Content is protected !!