John Greco nos habla sobre la virtud, la suerte y el problema pirrónico. Parte 2 de 2

Recordemos que en anterior artículo se revisó que tanto el fiabilismo como el externismo estos últimos de la mano de los pirrónicos, dan respuestas ante el supuesto de que el conocimiento es imposible de obtener. Aún más, que el conocimiento dado desde una propuesta fiabilista no constituye mérito para los agentes epistémicos que lo evidenciaron, sino que, por el contrario, dicen los pirrónicos que es por un elemento azaroso, de tal suerte que ello no es sino lo contrario de conocimiento.

No obstante, John Greco parece aproximarnos una resolución a esto.

La propuesta de Greco para resolver el conflicto entre los pirrónicos y los fiabilistas es que se aborde desde un problema que cree similar, este es el de la suerte moral. Ahora bien, Greco delimita que se ha de tomar la noción de suerte como: algo externo al pensamiento, decisión o actuar del agente. Y, que cuando se establece un juicio que atribuye responsabilidad al agente, sirve como una evaluación que se le hacen al mismo sujeto. Así, se otorga mérito a un agente por su actuar moral y al epistémico por su descubrimiento.

Para ilustrar el problema de la suerte moral, Greco pone el ejemplo de S1 quien va a una fiesta, se embriaga y decide manejar en ese estado de regreso a su casa, pero pierde el control del coche, se sube a una acera y mata a peatón. Luego está S2 quien repite el mismo patrón, excepto porque este no mató a nadie, pues nadie estaba en la acera cuando perdió el control de su coche, así, él logra llegar a su hogar.

La discusión sobre la valoración de ambos surge cuando se pregunta si merecen las mismas evaluaciones morales, ya que ambos actuaron de manera idéntica, no obstante, la excepción entre S1 y S2 está en la presencia de un agente externo no previsto por los agentes ebrios.

Del mismo modo pasa con la metáfora pirrónica. Donde la única diferencia entre el que encuentra oro en la luz o en la oscuridad es la presencia de un agente externo que no fue hecho, decidido ni pensado por quien descubrió oro en la oscuridad. Con lo cual se dice que el que encuentra oro en la plena iluminación de sus razonamientos merece mérito y el otro no.

En este momento del capítulo pienso que Greco se enfrenta con 2 grandes problemas, uno de índole moral y otro epistémico. No obstante, buscando en ellos un común denominador que le permita resolverlos. Es interesante la vía sobre la que se conduce, pues trata de hacer converger a dos disciplinas que a simple vista parecen diametralmente opuestas, por la naturaleza que cada una demanda. El elemento del que Greco se sirve para unir estas agencias es un enfoque de la teoría de las virtudes. Con lo cual resolver que la premisa pirrónica 2 es falsa.

Regresando al problema de la suerte moral. S1 y S2 son iguales respecto a un evento X, excepto por un factor externo. De esto se podría pensar que S1 y S2 merecen la misma valoración moral, pues ambos actuaron igual, siendo el elemento sorpresa algo ajeno a ellos. He aquí el problema de la suerte moral, pues parece que es arbitrario otorgar responsabilidad moral a S1 por un elemento azaroso. Entonces, se podría decir que “nadie es moralmente culpable de nada”.

Por otro lado, si S1 y S2 merecieran la misma valoración, entonces, en la epistemología quien descubre el conocimiento en la oscuridad no tendría mérito como tampoco el que lo descubre en la plena luz o bien ambos lo tendrían.

Según Greco, la solución al problema de la suerte moral está en que se confunden dos tipos de valoraciones:

  1. Las evaluaciones de la responsabilidad del agente en términos de su historial
  2. Las evaluaciones de valor o virtud del agente.

En lo primero se enjuician juicios sobre lo que el agente es responsable en un determinado acto. Y en lo segundo se valora el tipo de persona que se examina o bien lo que está dispuesta a hacer en todos los casos. Es decir, una cosa es una responsabilidad moral en una situación determinada y otra el valor moral del agente como fin último.

De esto se puede decir que en una evaluación ética en términos de su historial no dudaríamos que S1, por supuesto que es culpable de la muerte del peatón. Además, podríamos decir que ambos son culpables por las acciones que llevaron a cabo, es decir, alcoholizarse y conducir en ese estado. En suma, S2 sería igualmente culpable de matar a un peatón si este hubiera estado en la circunstancia particular, ya que este compartía las mismas disposiciones por las que se condujo S1. Con lo cual, Greco menciona que, pese a que hay dos esferas de valoración, no obstante, es inmanente que ciertas disposiciones son cuestión de suerte. Así que nos determinamos en parte por aquello que pensamos, decidimos y actuamos autónomamente y, además, por eventos fortuitos, de suerte y azarosos. Pero, de esto, dice Greco:

No se sigue que (…) nadie tenga valor moral ni que todos tengan el mismo valor moral”.

(John Greco, Teorías contemporáneas de la justificación epistémica, p, 459)

Ya que los logros, los méritos, la culpa, etc., han de ser analizados desde sus particularidades y según los diversos modos de evaluación, pese a que la suerte intervenga en la responsabilidad.

Si lo anterior se quiere traspasar a la epistemología, entonces se ha de tomar a la noción de responsabilidad moral de un suceso como el mérito intelectual intencionado por el que se llegó a la creencia verdadera. Y al término de suerte, como lo que el agente piensa, decide y hace, en suma, las circunstancias externas que intervienen en nuestra vida. Con lo que la suerte funge como algo externo e interno al sujeto.

Finalmente, la conclusión de Greco es que la suerte puede coincidir con el conocimiento. Esto lo fundamenta en un enfoque de la teoría de las virtudes, versión fiabilista. Con lo cual entiende que el conocimiento es “una creencia verdadera basada en la virtud intelectual, siendo esta, una capacidad o facultad cognitiva fiable”. (John Greco, Teorías contemporáneas de la justificación epistémica, p, 460).

Es decir, que el conocimiento se asienta en las creencias del agente que surgen de sus capacidades cognitivas, lo cual es un elemento fiable para él mismo. De tal surte que, al surgir el conocimiento de sí mismo, merece mérito epistémico sobre su descubrimiento. Ya que se funda desde su virtuosismo, en su destreza, en su intelectualidad, que le permitió conducirse hasta el conocimiento. Esto tiene tintes aristotélicos, pues este consideraba a una acción virtuosa como aquella surgida desde el carácter virtuoso del sujeto. Pero, además de que Greco posiciona al agente dador de conocimiento como intencionado a darlo, así mismo concede que el mundo también coopera en el descubrimiento del conocimiento. O sea, que se da mediante circunstancias que posibilitan al agente dirigir sus habilidades cognitivas para aterrizar en el conocimiento. Esto es a lo que Greco considera como suerte.

Suerte + Virtuosismo = Conocimiento que merece reconocimiento, ya que las habilidades fueron dirigidas óptimamente.

Entonces… ¿es legítima la metáfora pirrónica?

No. Ya que Greco demostró que las creencias verdaderas que devienen por percepciones fiables, aunque comparten en cierta parte elementos fortuitos, es gracias a la intencionalidad del sujeto de conducir adecuadamente sus contenidos intelectuales, merece reconocimiento y mérito a sus capacidades y hacia el resultado obtenido. Aún si la persona no puede explicar cómo lo hizo. Dice Greco que quizá, simplemente, no ha reflexionado profundamente sobre el hecho.

Aún más, con esto, Greco llega a admitir que las creencias de los clarividentes merecen mérito, pues algunos de ellos llegan a la verdad mediante poderes cognitivos/virtudes que, aunque ellos mismos no se pueden explicar, ni nosotros sabemos cómo los posee, lo cierto es que desde su correcto uso llegan a verdades.

Bibliografía

García, C., Eraña, Á., & Dávalos, P. (2013). Teorías contemporáneas de la justificación epistémica. Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de investigaciones filosóficas.

Imagen | Unsplash

Cite este artículo: Gómez, C. (2022, 29 de septiembre). John Greco nos habla sobre la virtud, la suerte y el problema pirrónico. (Parte 2 de 2). Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2022/09/virtud-y-la-suerte-problema-pirronico/
#epistemologia, #Gnoseología, #John Greco, #suerte, #Virtud

por Claudia Gómez

Estudiante de Filosofía en la Universidad de Guadalajara (México).

error: Content is protected !!