fbpx

Sobre la filosofía de la redención: Prolegómeno suicida. Parte 7 de 8

Mainländer a lo largo de su obra capital afirma que en la inexistencia obtendremos la redención de los malestares de lo vital, ¿cómo podemos superar los horizontes subjetivos para obtener la salvación de lo vital?

Batz es un pesimista radical al argumentar al suicidio como la vía de redención, aunque no lo recomienda para todo el mundo, puesto que no todos podemos alcanzar altos niveles de reflexión, según el propio Batz.

Sobre el suicidio y la redención

Mainländer considera al suicidio como actitud liberadora del hastío de la vida, afirma que solamente los déspotas o personas frías pueden condenar el suicidio. Solamente el despotismo más descarado puede condenar el suicidio.

Nur kalte, herzlose, oder in Dogmen befangene Menschen können einen Selbstmörder verdammen. Wohl uns Allen, dass uns von milder Hand eine Türe geöffnet worden ist, durch die wir, wenn uns die Hitze im schwülen Saale des Lebens unerträglich wird, in die stille Nacht des Todes eingehen können. Nur der krasseste Despotismus kann den versuchten Selbstmord bestrafen.1

Solamente las personas más frías, sin corazón o dogmáticas pueden condenar un suicidio. Bienaventurados todos nosotros porque una mano suave nos ha abierto una puerta, a través de la cual podemos entrar en la noche silenciosa de la muerte cuando el calor en el sofocante salón de la vida se vuelve insoportable. Sólo el despotismo más descarado puede castigar el intento de suicidio.2

Philipp Mainländer

El suicida se extermina en la muerte, y si no se ha reproducido, elimina toda posibilidad de una existencia relativa en sus hijos:

Die Wahrheit ist, dass der Selbstmörder, als Ding an sich, im Tode vernichtet wird, wie jeder Organismus. Lebt er nicht in einem anderen Leibe fort, so ist der Tod seine absolute Vernichtung; im anderen Falle entflieht er nur mit seinem schwächsten Teile dem Leben.3

Lo cierto es que el suicida, como cosa en sí, se aniquila en la muerte, como cualquier organismo. Si no vive en otro cuerpo, entonces la muerte es su aniquilación absoluta; en el otro caso escapa de la vida con sólo su parte más débil.4

Philipp Mainländer

Todo en el universo inconscientemente es voluntad de morir, «morimos sin cesar, nuestra vida es una lenta agonía, diariamente gana la muerte en poderío frente a cada ser humano hasta que, finalmente, apaga de un soplo la luz de la vida de cada cual […] El bruto quiere la vida como medio excelente para la muerte, el sabio quiere directamente la muerte».5

Batz propone que el aspecto más importante de la sabiduría es entender que filosofar es aprender a morir, ya que entiendes el sinsentido de lo cotidiano, además quien no le teme a la muerte, puede sacrificarse por los demás.

Philosopher ces’t apprendre à mourir. (Filosofar es aprender a morir). […] Quien no le teme a la muerte, penetra a una casa envuelta en llamas; quien no le teme a la muerte, salta sin vacilar a una desenfrenada riada; quien no le teme a la muerte, irrumpe en una tupida lluvia de balas; quien no le teme a la muerte, emprende desarmado la lucha contra miles de titanes acorazados. […] es el único que puede hacer algo por los demás, desangrarse por los otros, y tiene, al mismo tiempo, la única felicidad, el único bien deseable en este mundo: la auténtica paz del corazón.6

Philipp Mainländer

Con relación al suicido Philipp nos insta a ello de esta forma: «Hermanos míos, salid sin temblar de esta vida, si carga con tanto peso sobre vosotros: no encontraréis ni un reino celestial ni un infierno en la tumba […] Más allá del mundo, no hay ni un lugar de paz ni un lugar de tormento, sino que solo la nada».7

Batz en su filosofía argumentó que lo celestial de un reino divino o lo demoniaco de un infierno, son contramotivos que impiden la redención por los temores de dichos estados. Su filosofía inmanente es entonces la responsable de dirigir a la muerte. Así lo concibe desde el comienzo, porque así debió ser, ya que cada motivación del universo está relacionada con la necesidad de la unidad precósmica de perecer.

Notas

[1] (Philipp Mainländer, [Tomo I, Kritik der Lehren Kant’s und Schopenhauer’s, Ethik] [1876]/2014).

[2] (Philipp Mainländer, [Tomo I, Crítica de las Enseñanzas de Kant y Schopenhauer, Ética] [1876]/2014).

[3] (Philipp Mainländer, [Tomo I, Kritik der Lehren Kant’s und Schopenhauer’s, Ethik] [1876]/2014).

[4] (Philipp Mainländer, [Tomo I, Crítica de las Enseñanzas de Kant y Schopenhauer, Ética] [1876]/2014).

[5] (Philipp Mainländer [1876]/2011 p.128).

[6] (Philipp Mainländer [1876]/2011 p.129).

[7] (Philipp Mainländer [1876]/2011 pp.130 y132).

Bibliografía

Mainländer, P., & Jer, S. B. (2011). Filosofía de la redención. Fondo de Cultura Económica.

______ (1876). Die Philosophie der Erlösung. I

______ (1886). Die Philosophie der Erlösung II

______ (1989). Philosophie der Erlösung. Beltz Verlag.

______ (1996). Die Philosophie der Erlösung. Schriften, Band I/ Band II. Hrsg. Von     W.H. Müller-Seyfarth. Hildesheim/Zürich/New York: Georg Olms Verlag & Horstmann, U.

______ (2019). Die Philosophie der Erlösung: II. Beltz Verlag.

______& Piro, L. (2014). Die Philosophie der Erlösung, Erster Band (German Edition) (1.a ed.).

Imagen | Unsplash

Cite este artículo: Aguiliuz, J. (2022, 21 de octubre). Sobre la filosofía de la redención: Prolegómeno suicida (Parte 7 de 8). Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2022/10/redencion-filosofia/

Artículo de:

Jorge de Jesús García Aguiluz (autor invitado):
Estudiante de Filosofía y Comunicación; autor del libro «Lingua et Mortem: La fenomenología de la redención»

#filosofía, #Pesimismo, #reflexión, #suicidio

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!