La resignación ante algo que está lejos de dar los resultados esperados suele llegar en un momento u otro. ¿Cómo lo hacemos? ¿Cómo logramos aceptar nuestro fracaso?  Los estoicos creían en un destino que nos protege de decisiones que en principio parecen buenas, pero que a la larga nos perjudican.

Pues bien, pensar en un destino es la manera en que la filosofía estoica explica el universo y le da un sentido a la existencia. Esta cosmología surge como una necesidad en un periodo de crisis política, social y espiritual, en una Grecia dividida y muy alejada de la grandeza que alcanzaría anteriormente con el reinado de Alejandro Magno.

Humanidad y destino,
unidos por la razón

Para la filosofía estoica, la humanidad está conectado con el resto del universo debido a que ambos son motivados a la acción gracias a la razón. Por ello, la armonía con uno mismo y la introspección conducen a conocer algo del mundo que nos rodea, como menciona García Gual

En el cosmos, concebido como el organismo superior, viviente, todo se halla en contacto, y los vivientes actúan los unos sobre los otros, porque existe una “simpatía cósmica” (sympdtheia toa pantos) y una mezcla total (krásis di ‘halón), de modo que todos los seres colaboran en la marcha del mundo como ser vivo1.

Esta conexión es lo que permite que exista un destino para la filosofía estoica, pues de esa manera se vincula con la naturaleza, la cual tiene un carácter racional. Este universo racional es de carácter panteísta, es decir, se encuentra en todas partes, en cada objeto material y espiritual. Todo y todos somos uno mismo.

Renacer de las cenizas

Para un estoico, el universo, además de manejarse de forma racional, cumple ciclos y tiene un destino, es decir: “la causa encadenada de los entes, o bien la razón según la cual se conduce el universo”.2 Al final de cada ciclo, un fuego etéreo envuelve al universo y un reinicio comienza, al estilo del ave fénix. Gual considera al Eterno Retorno como elemental para comprender el destino estoico:” Todo surge del fuego, todo vuelve a él en la gran conflagración universal, para volver a empezar de nuevo todo infinitas veces, igual a como ya sucedió”3 . El curso del nuevo ciclo es idéntico al anterior, se repite cíclicamente de manera infinita. Esto implica que nosotros con nuestra identidad actual y la vida que llevamos hasta ahorita será repetida infinitamente, al igual que la historia tal como la conocemos.

Inactividad = ¿filosofía estoica?

¿Deberíamos entonces dejar de hacer planes, dejar nuestra racionalidad práctica y entregarnos al devenir del universo? La respuesta es negativa. El destino que la filosofía estoica propone no nos aprisiona, no nos vuelve autómatas de todo. Es preciso hacer uso de la razón, reflexionar, debatir acerca de la vida misma para conocer de manera plena sus procedimientos, solamente así dejaremos de ser víctimas de un ciclo interminable, comenzaremos a participar de forma activa y no pasiva en el entramado racional de la historia:

Solo aquel que pueda elevarse por sobre la limitada visión permitida por la opinión, podrá hacer suya la identificación correcta de las leyes de la naturaleza y, consecuencia necesaria, estará en condiciones de lograr la libertad. 4

Conocernos es también conocer un todo del que somos parte, saber que los fracasos y rompimientos tienen una causa racional que depende de nosotros, pero también en gran medida de las circunstancias. La concepción estoica del destino nos muestra una visión donde aquello que podemos controlar y lo que no, se combinan para ofrecernos una vida plena, en la que podemos tener decisiones importantes y también confiarnos de que, si actuamos de buena manera, un buen destino nos está asegurado.

Notas

[1] García Gual, C., & Ímaz, M. (2007). La filosofía helenística. Madrid: Editorial Síntesis.

[2] Laercio, D. (2007). Vidas de los filósofos ilustres. Madrid: Alianza.

[3] García Gual, C., & Ímaz, M. (2007). La filosofía helenística. Madrid: Editorial Síntesis.

[4] Braicovich, R. (2006). Monismo e inmanencia en la cosmología estoica. Anuario filosófico, 673-692

Imagen | Unsplash

Cita este artículo (APA): Valadez, E. (2022, 14 de noviembre). El concepto del destino en la filosofía estoica. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2022/11/el-concepto-del-destino-en-la-filosofia-estoica

Artículo de:

Ed Valadez (autor invitado):
Estudiante de 6to semestre de filosofía en la Universidad Autónoma de Chihuahua, con intereses en la filosofía de la tecnología, lógica y estética. Originario Chihuahua (México)

#destino, #Estoicismo, #Estoicos

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!