fbpx

Creación y Naturaleza, breve interacción entre el materialismo evolucionista y Sto. Tomás de Aquino. Parte 3 de 3

Les invito a continuar con la lectura de estas líneas, es la parte final de lo que se deseaba compartir con ustedes, es la parte 3 de 3. Tengan presente que el hilo central de este breve artículo es el texto de William Carroll “La creación y las ciencias naturales. Actualidad de Santo Tomás de Aquino”, por otro lado, no olviden lo que dice Aristóteles: «Todo hombre por naturaleza desea saber»1  por lo tanto, espero que esta lectura les ayude a desarrollar habilidades y obtener una base para comenzar una buena reflexión filosófica que nos acerque más a la sabiduría.

La parte final de estas líneas sigue con la finalidad de facilitar el adentrarse a la reflexión cosmológica y/o filosofía de la naturaleza, para ello se realiza una serie de sentencias del materialismo evolucionista, de las cuales se extrae un cierto hilo común, y que posteriormente es contrarrestado con el planteamiento de Santo Tomás de Aquino que se expresa de modo escrito en la “Summa Theologiae”. Elegí este texto por dos razones básicas: una es porque, aunque verse sobre la ciencia de Dios, utiliza la filosofía como instrumento de análisis; y dos, porque así podemos ir acrecentando en los elementos que justifiquen la importancia y actualidad del Aquinate.

Argumento 6: Aseguran que la comprensión de la gravedad nos permitirá desechar totalmente la noción de una singularidad inicial, de un Creador. Identifica la Creación con un comienzo temporal de la Creación. De aquí se comprende que así como Dios es autosuficiente, se le trata de atribuir lo mismo a la Ciencia, eliminando al Creador. Esto es lo que se llama “adhesión a priori a las causas materiales”.

Consideración:

Se niega la primera vía de la existencia de Dios. La gravedad sería el primer motor, lo que es un error, ya que no tienen existencia en sí misma. Por lo tanto, hay otro ser que anterior a la gravedad y que sería el primer motor y que origine todo lo existente y lo mantenga. Ese es el verdadero primer motor al que nadie mueve. El elemento de fondo que tiene el materialismo evolucionista es creer que pueden explicarlo todo, el problema es que se sustentan en supuestos o condiciones de posibilidades de cómo surge la materia, la naturaleza y las leyes. De seguir estas reflexiones se llega al problema de la creación divina del mundo, por lo tanto, el problema de la creación es un problema metafísico, es decir, va más allá del método científico2.

Refutación3:

La primera y más clara es la que se deduce del movimiento. Todo lo que se mueve es movido por otro. De hecho, nada se mueve a no ser que, en cuanto potencia, esté orientado a aquello por lo que se mueve. Por su parte, quien mueve está en acto. Pues mover no es más que pasar de la potencia al acto. La potencia no puede pasar a acto más que por quien está en acto.

La materia prima no fue creada completamente informe, ni tampoco con una formación común, sino con formas diversificadas. De este modo, si el estado informe de la materia prima se refiere a la condición de la materia prima, que, en cuanto tal, no tiene forma alguna, entonces el estado informe de la materia no precedió en el tiempo a su formación o diversificación… sino solo en el origen o la naturaleza de la misma manera que la potencia es anterior al acto y la parte al todo4.

Ninguna forma presente en el cuerpo corruptible permanece sin estar sometida a generación o corrupción, necesariamente se deduce que la materia de los cuerpos corruptibles y la de los incorruptibles no es la misma. Pues la materia, por lo que es, está en potencia hacia la forma de todos aquellos cuerpos de los que es materia común. Y por una forma se convierte en acto solo con respecto a dicha forma. Con respecto a todas las demás formas se mantiene en potencia. Y esto no se anula a pesar de que una de las formas sea más perfecta y contenga toda la capacidad de las demás. Porque la potencia, en cuanto tal, es indiferente ante lo perfecto y ante lo imperfecto; de ahí que, al encontrarse en una forma imperfecta, está en potencia hacia la forma perfecta; y al revés. Y así también la materia: en cuanto que está bajo la forma de un cuerpo incorruptible, al mismo tiempo está en potencia hacia la forma de un cuerpo corruptible. Y como no la tiene en acto, al mismo tiempo está sometida a la forma y a su privación; porque para aquello que está en potencia hacia la forma, carecer de forma es privación. Esto es lo propio del cuerpo corruptible. Por lo tanto, es imposible que por naturaleza la materia del cuerpo corruptible y la del incorruptible sea una […] es imposible poner algún ser en acto sin que o todo él sea acto y forma, o tenga acto o forma5.

Argumento 7: Finalmente, algunos permiten distinguir que la “nada” en la creación ex nihilo sea identificada con “algo que es casi indistinguible de la nada”.

Consideración:

Santo Tomás afirma el paso del no-ser al ser, y el no ser significa aceptar una incorruptibilidad de la materia… Independiente si esta evoluciona o no. Dicho de otro modo, la creación divina produce totalmente el ser, sin apoyarse en algo preexistente, porque no es una transformación de algo que ya existía. Además, el tema de fondo en este punto consiste en que la cosmología científica no puede demostrar la creación del universo, ya que siempre se afirmará la existencia de estados físicos anteriores a cualquier estado del cosmos, esto se debe a que el problema de la creación no se refiere al origen de un estado físico, sino a la producción de su ser. Por lo tanto, origen de la creación, más que un problema físico, es metafísico.

Refutación6:

Fuera de Dios nada existe desde la eternidad. Sostener esto no es contradictorio […] la voluntad de Dios es causa de las cosas. En consecuencia, en la medida en que alguna cosa es necesaria, lo es en cuando Dios lo quiere, puesto que la necesidad de un efecto depende de la necesidad de un efecto, depende de la necesidad de la causa […] no es necesario que Dios quiera que el mundo existiera siempre. Pues el mundo existe en tanto en cuanto que Dios quiera que exista, porque la existencia del mundo depende de la voluntad de Dios como causa. Por consiguiente, no es necesario que el mundo haya existido siempre. De ahí que tampoco se pueda demostrar su existencia eterna.

La nada es igual a la negación de todo ser. Por tanto, la como la generación de los hombres se hace a partir del no ser que es no hombre, así también la creación, que es emanación de todo el ser, se hace a partir del no ser que es la nada7.

Conclusiones

En el análisis desarrollado se reafirma que en la filosofía el tema de la creación no está acabado, queda mucho por decir y profundizar, sobre todo en virtud del avance científico que encontramos en nuestros días. También se demuestra que el aporte filosófico de santo Tomás sigue estando vigente afirmando una “Filosofía Perenne”, a pesar del tiempo, del avance científico-tecnológico y de las múltiples teorías que van surgiendo. Se concluye a partir de lo señalado en estas páginas que las sentencias del materialismo evolucionista, según mi parecer y lo reflejado en estas letras, no superan ni resisten el análisis y los principios de la Filosofía Tomista.

Otro aspecto que se afirma es que para dar una respuesta que realmente pueda ayudar a profundizar sobre la creación debe hacerse desde una mirada de conjunto y no realizar una reducción de ello exclusiva y excluyente al ámbito científico.

Desde la Filosofía se renueva un interés por el tema del origen, la creación y de la naturaleza en virtud de las teorías científicas rigurosamente desarrolladas. En este contexto Santo Tomás no puede quedar fuera, puesto que sus planteamientos son rigurosos y siguen estando vigentes en nuestros días, como ya se ha dicho.

Por último, quisiera destacar que es importante seguir profundizando filosóficamente estos temas de la cosmología, ya que, aunque el mundo científico tenga argumentos taxativos y, por lo tanto, tratan de imponerlos, el filósofo no puede claudicar en buscar la Verdad y las causas primeras de la realidad.

Notas

[1] Metaph.1,1.

[2] cf. Artigas, M., op. cit., pp. 263-264.

[3] STh I, q.3, art. 2s.

[4] STh I,q.66,art.1,s.

[5] STh I,q.66, art. 2s.

[6] Sth I, q.46, art. 1s.

[7] STh I, q. 45,1.

Referencias

De Aquino, S. T. (2022). Corpus Thomisticum. Extraído de http://www.corpusthomisticum.org/

Artigas, M. (2003). Filosofía de la Naturaleza, 5ª ed., Pamplona: Ed. Universidad Navarra S.A. (EUNSA).

Carroll, W. (2002). La Creación y Las Ciencias Naturales, Actualidad de Santo Tomás de Aquino, Trad. del Inglés, Oscar Velasquez, Santiago de Chile: Ed. Universidad Católica de Chile.

Martínez, E. (2011). Ser y Educar, Fundamentos de Pedagogía Tomista. Colombia: Edit. Universidad Santo Tomás.

Imagen | Pixabay

Cite este artículo: Camacho, R. (2022, 22 de noviembre). Creación y Naturaleza, breve interacción entre el materialismo evolucionista y Sto. Tomás de Aquino. Parte 3 de 3. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2022/11/tomas-de-aquino-materialismo-evolucionista
#Causas, #creación, #Materialismo, #tomás de aquino

por Rodrigo Camacho

Licenciado en Filosofía y Mg. En Educación Superior. Área de investigación: Filosofía de la Educación y Didáctica de la Filosofía. 10 años de Docencia en diversas instituciones de Educación Superior.

error: Content is protected !!