No se puede negar la estrecha relación que existe entre el arte gótico y la escolástica, el autor Erwin Panofsky en su obra “La Arquitectura Gótica y la Escolástica” se encarga de evidenciar dicha relación. Al realizar el plan iconográfico de las grandes obras arquitectónicas este era hecho tanto con el arquitecto como con el escolástico.

Sus períodos, que clasifica en tres, primitivo, clásico y tardío, concuerdan el uno con el otro. Esto se evidencia de manera notable en la etapa tardía, que viene después de la muerte de San Buenaventura o de Santo Tomás en 1274, pues se observa en ambas una tendencia a la descentralización.

El reflejo del otro

En la escolástica se ofrecen soluciones menos sistematizadas y arcaicas, las doctrinas son vulgarizadas en tratados. Mientras que, paralelamente, el gótico se hace doctrinario, se empobrece y se simplifica, mostrando así un reflejo de lo que se vive en las escuelas. La relación entre los eruditos y los artistas es una de causa y efecto que se debe más a la difusión de un hábito mental más que al contacto directo, esto se debía a que la escolástica poseía el monopolio educativo, los artistas estaban inmersos en sus doctrinas, e incluso el arquitecto era considerado una especie de escolástico.

El principio de clarificación que nacería en las escuelas no se quedaría solo en la filosofía o la teología, pasaría también a todas las artes: la literatura, la pintura, la música y la arquitectura; en esta última sería un rotundo triunfo, pues buscaría encarnar la totalidad del saber cristiano, teológico, moral, natural e histórico, colocando cada cosa donde debe de ir y eliminando lo que no ha encontrado su lugar.

Está claro que tanto la arquitectura como la teología buscaban dar claridad, organizar lo que se tenía presente y presentar una versión armoniosa y bella, una que pudiese acercar a los creyentes a Dios. Mientras que los escolásticos buscarían hacerlo mediante sus textos, el arte lo haría mediante el ojival y la luz, y esto se vería en las vidrieras y rosetones, siendo un componente vital al buscar “apartar al creyente de las tinieblas”. El arquitecto buscaba que los componentes de las catedrales pudieran asegurar su estabilidad y que la articulación del edificio le permitiese rehacer el proceso de la composición arquitectónica, haciendo alusión a la forma en que la articulación de la Summa quiere asegurar su validez en sus elementos y rehacer el proceso del pensamiento.

Bibliografía

Panofsky, E. (1986). Arquitectura gótica y pensamiento escolástico. Madrid: La Piqueta.

Imagen | Pixabay

Cite este artículo: Ortiz, M. (2022, 10 de diciembre). El arte gótico y su relación con la escolástica. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2022/12/el-arte-gotico-y-su-relacion-con-la-escolastica
#arquitectura, #arte gótico, #Erwin Panofsky, #Escolástica, #estética

por Mayra Ortiz Franco

Estudiante de sexto semestre en la licenciatura de Filosofía en la Universidad de Guanajuato. Entusiasta de la estética, la música y la filosofía medieval. Integrante de la Red Mexicana de Mujeres Filósofas (ReMMuF).

error: Content is protected !!