La FIL, es decir, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México), es un evento anual que busca que profesionales del libro (agentes, distribuidores, editores, librerías, etc.) se encuentren, así como un espacio para que el público lector se tope con novedades y buenos precios. Así mismo, año a año se invita a un país o región Invitado de Honor para enmarcar el ambiente internacional de la FIL; en este año, el país invitado fue Sharjah y la cultura árabe.

El evento creado en 1987, y organizado por la Universidad de Guadalajara, abarca más que libros. Tras seis días de cobertura en calidad de prensa (de los nueve que dura: del último sábado de noviembre al primer domingo de diciembre) te puedo contar que la “experiencia FIL” va más allá que encontrarte con autores, comprar libros en la venta nocturna o toparse con alguna celebridad del mundo editorial; la FIL es un punto de encuentro cultural, un espacio que alberga conferencias y eventos extraordinarios que logran incidir en el pensamiento de sus asistentes: se respira cultura, en toda su esencia.

No por nada es la segunda feria más importante del mundo, tras la de Fráncfort1. Logra reunir, en un solo lugar (en la Expo Guadalajara, un enorme salón de convenciones) una oferta editorial de libros tanto en español como en otras lenguas. Y, pese a lo que muchos pueden decir2, es un punto para reflexionar, criticar y cuestionar. Algo a destacar es que, aunque se lleva a cabo en Latinoamérica, las más de 806,805 personas3 que asistieron, solo como visitantes, demuestran que en Latinoamérica en lo particular, e Hispanoamérica en lo general, estamos ávidos de lectura.

Durante estos seis días viví la Feria de una manera única, enfocándome más a lo que tristemente muchas veces como visitantes nos perdemos: las fantásticas conferencias que llenan la agenda de los nueve días de la Feria. Eventos que fueron desde presentaciones del libros hasta puntos de encuentro para hablar de la política mexicana de una forma libre, respetuosa e incisiva.

Estuve en la conferencia de prensa de la presentación del segundo libro de Miguel Bosé, un evento limitado a prensa, pero no por ello lejos del ambiente de la feria. Poder interactuar de cerca con un artista de la fama y popularidad de él, con un acercamiento íntimo hacia el descubrir sus historias detrás de sus canciones ha sido de esas cosas que se quedan grabadas en la memoria.

Luego tuve la oportunidad, el mismo primer día de cobertura, de asistir a la charla entre la periodista Gabriela Warkentin y Pepa Bueno, directora de El País. En lo personal, fue un diálogo de lo más apasionante porque, en mi calidad de editor y responsable de Filosofía en la Red, cogía cada palabra de Bueno como notas para hacer crecer y conducir a Filosofía en la Red de la mejor manera: desde el celo editorial y ético, así como el aprender las forma de llevar las riendas de un medio tan importante. Warkentin y Bueno, en su calidad de periodistas, reflexionaron sobre la relevancia del periodismo, la manera de hacerlo de forma correcta y el cómo, por ejemplo, deben de flexibilizar sus maneras de trabajo entre pandemias, guerras y lo que se venga.

Bruno Patino, periodista francés, en la presentación de su libro “La ci­vi­li­za­ción de la me­mo­ria de pez. Pe­que­ño tra­ta­do so­bre el mer­ca­do de la aten­ción” reflexionó, durante el segundo día de la FIL, sobre la economía de la atención y el cómo nuestra atención se limita a nueve segundos, solo un segundo más que los peces rojos. Y claro, esto ha sido una saber que las grandes compañías de Internet han sabido catapultar, y sobre todo, comercializar. Así mismo, acompañado de Pepe Gordon, el autor francés rescataba cuatro síndromes de los que el ser humano actual padece, entre los que destaco la ata­za­go­ra­fo­bia, ese miedo a ser olvidado, a no recibir likes.

Como mencioné anteriormente, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara no solo alberga eventos relacionados con libros, y un claro ejemplo fue la ponencia de la Dra. Meytal Landau, profesora del Instituto Tecnológico de Israel, que platicó —en inglés— sobre los retos y alegrías que implica combinar una profesión como lo es la ciencia siendo mujer, además de no olvidar mencionar las adversidades que ha sorteado mezclando su vida profesional y personal. Junto a las extraordinarias cuestiones planteadas por la chilena Vivian Lavín, pude descubrir la historia de vida de la doctora israelí: como, a partir de preguntarse para qué sirve el paracetamol, le llevó a dedicar su vida a la ciencia. Esta charla es un palpable ejemplo de que debemos hurgar la agenda de la FIL para descubrir todos sus tesoros.

En el segundo día de la FIL, el domingo, asistí a la presentación del libro “El amante polaco” de Elena Poniatowska de la mano de la periodista Rosa Montero. La periodista española nos condujo, junto a su invitada, a descubrir anécdotas de la vida de la periodista francesa con nacionalidad mexicana, adentrándonos a conocer su faceta más personal: el espacio sentimental, el recorrido de esta como periodista y del legado que carga tras descender de la nobleza polaca. Elena confesó que hablar sobre su vida personal era algo que le costaba porque siempre quiso hacer libros “útiles”, pero viéndose ya —aseguró— en el ocaso de su vida, decidió compartir con su público un poco más de ella. No es un hecho menor resaltar la ovación que Poniatowska recibió tanto al inicio, durante y al final de la presentación, en un lleno total del auditorio Juan Rulfo.

Después asistí a un evento recurrente de la FIL Guadalajara: De muro a muro. Este es un coloquio anual con el objetivo de reflexionar, más allá de las fronteras entre disciplinas académicas, sobre las preguntas de fondo que plantea la coyuntura global, organizado por el escritor, comunicador y promotor cultural Nicolás Alvarado. Es un evento que se llevó a cabo durante dos días, yo acudí a una, pero en ella se reflexionó sobre cómo detener la violencia digital, bajo la guía de dos especialistas en el campo: Sheri Bauman y Rasha Nagem, moderando Gabriela Warkentin. Al final, el panel logró que todos los asistentes se llevaran la consigna de tener más preguntas que respuestas, cuestionando el qué hacemos y qué dejamos de hacer como sociedad para permitir que la violencia digital suceda.

El martes, cuarto día de la FIL, volvimos a la Feria para hacer nuestro tercer día de cobertura. En esta ocasión prácticamente pasaron inadvertidos los diferentes estands de libros, ya que centramos nuestra atención a Las netas de Opinión 51, un panel de tres mesas en la que grandes periodistas, mujeres, de México, reflexionaron sobre ¿Un México sin oposición?, ¿México es más corrupto que antes?, y ¿Solo son moda las mujeres en el arte? Escuchar hablar a once extraordinarias profesionistas sobre estos grandes temas fue una de las mejores experiencias durante toda la cobertura que hicimos de la Feria y es, como he mencionado, otro de esos ejemplos en donde se demuestra que dentro de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara se busca que sus visitantes se lleven algo más que libros: se lleven momentos de reflexión y diálogo tú a tú con grandes personalidades del mundo literario, académico, cultural y periodístico.

Otra de las cosas increíbles que tiene la FIL Guadalajara es que los eventos no solo se limitan a la agenda oficial, sino que, por las dimensiones de la convención, cada editorial, en cada estante, llevan a cabo eventos: presentaciones de libros, firma de autógrafos, charlas. Es decir, realmente cubrir la FIL en su totalidad es una tarea utópica; el visitante debe de organizarse para abarcar la mayor posible, siendo, en este caso, incluso de eventos que salen del recinto principal: en un hotel frente a la Expo Guadalajara, y en varios Centros Universitarios repartidos por lo largo y ancho de la ciudad. Vivir la FIL no es una experiencia de un solo día, sino toda una aventura que abarca más de una semana cargada de eventos culturales.

De estos eventos fuera de agenda, cubrí dos presentaciones de Ediciones Ibero. Por el tinte de la editorial, estar un par de presentaciones con corte académico es una experiencia singular que destaca entre el abundante mainstream que rodea a muchas de las presentaciones que engalanan toda la atención del público.

Para cerrar, el haber experimentado la FIL durante casi todos los días de la Feria ha sido una oportunidad única y un recuerdo de lo más épico. Verse rodeado de libros, la mayoría a buenos precios, y ver tantas personas emocionadas por adquirir uno, descubriendo textos y autores nuevos, y dándose la oportunidad de entrar “en contacto” con el mundo culto, casi siempre relegado solo a la clase alta o media alta, es de esas postales que quedan para siempre.

La Feria Internacional del Libro en Guadalajara es una oportunidad mágica para vivir la lectura desde diferentes ángulos: desde lo tangible que es un libro, hasta lo sensorial que es compartir con alguien con quien te topas por los pasillos, tus lecturas favoritas.

Notas

[1] (2017, Noviembre 20). The Guadalajara International Book Fair 2017. SuperMemo. https://www.supermemo.com/en/blog/the-guadalajara-international-book-fair-2017

[2] Escobar, D. (2022, Noviembre 30). “Es un foro del conservadurismo”: AMLO critica la FIL de Guadalajara. Proceso. https://www.proceso.com.mx/nacional/2022/11/30/es-un-foro-del-conservadurismo-amlo-critica-la-fil-de-guadalajara-297867.html

Estadísticas Feria Internacional del Libro de Guadalajara (2022, Diciembre). FIL Guadalajara. https://www.fil.com.mx/info/numeralia.asp?ids=3

Imágenes | Tomadas por el autor

Cite este artículo: García, M. (2022, 08 de diciembre). Más que libros: FIL 2022. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2022/12/mas-que-libros-fil-2022/
#Coberturas, #Feria Internacional del Libro Guadalajara, #FIL, #FIL 2022

por Miguel Ángel

ceo de filosofía en la red, drando. en Filosofía, mtro. filosofía y valores, lic. en psicología organizacional, PTB en enfermería; catedrático de licenciatura en la Universidad Santander (México)

error: Content is protected !!