fbpx

La visión de Aristóteles frente a Platón con respecto a la poesía imitativa

Platón desarrolla esta cuestión más profundamente en su diálogo la República, donde nos aporta su peculiar visión sobre las artes figurativas. En concreto, se centra tanto en la pintura como en la poesía imitativa. Platón retoma esta cuestión que trataba al principio de la obra de forma superficial a la hora de configurar su Estado Ideal, para dar un argumento más amplio y sólido en el libro X sobre las razones que le llevan a no incluir ni aceptar estas artes en el Estado perfecto. Sus argumentos son expuestos desde un punto de vista gnoseológico y ontológico, pues partiendo de su distinción entre mundo sensible y mundo Inteligible y a cuál le corresponde el verdadero conocimiento, critica el carácter de apariencia que persiguen las artes.

En este punto, vemos cómo toda su visión acerca de las artes figurativas está completamente determinada por su gnoseología, que está a su vez está condiciona por su teoría ontológica. Platón explica que, en el caso del pintor, su obra se encuentra en la tercera posición con respecto a la verdad, pues antes de él, el artesano debe de fabricar el objeto que después va a imitar. Identificamos, pues, el siguiente orden: en primer lugar, se encuentra la Idea, que constituye el modo de ser de todo lo que se encuentra en el mundo sensible. A partir de esta primera línea, la de la verdad, el artesano posee un conocimiento directo de la Idea, lo que le permite materializar y producir un objeto según el modo de ser que le es revelado por la Idea.

En tercer punto, se encuentra el pintor que, con base en lo creado por el artesano, dibuja y retrata en su obra las apariencias del objeto fabricado. De este modo, vemos como partiendo de lo verdadero y real, vamos descendiendo hacia lo más imitativo y aparente. Entendiendo la teoría de la realidad de Platón, si determinamos que todo lo que encontramos en el mundo sensible es una copia imperfecta de las Ideas, es de esperar el poco valor que le atribuye al arte, pues este es una copia de la copia, y si la primera ya era aparente, la segunda representa la sombra. Platón sitúa al arte imitativo, en la última parte, en la conjetura, pues es una práctica que tiende y busca no la verdad, sino las apariencias.

Por todo esto, aunque en un primer momento parezca violento el claro rechazo de Platón con respecto al arte, es completamente entendible sus argumentos en contra, ya que su dualismo ontológico y gnoseológico no le permite poder aprobarlo como un bien. Para Platón, el hombre debe perseguir el verdadero conocimiento, que este solo se encuentra en el mundo Inteligible: la auténtica realidad y dónde se halla la ciencia, por ende, todo aquello que se aleje de la verdad y solo persiga las apariencias es algo que daña al hombre, pues le aleja de lo más importante y lo mantiene en el engaño.

Aun así, Platón deja abierta la posibilidad de que se demuestre lo contrario con respecto a este tema, pero hasta que eso suceda, sus convicciones no le permiten afirmar algo contrario a lo que le muestra su razón, por ello, se puede llegar a comprender su rechazo, que argumenta consecuentemente y que le obliga a expulsarlo para no interferir en el orden del individuo y el Estado.

Por lo tanto, es justo que lo ataquemos y que lo pongamos como correlato del pintor; pues se le asemeja en que produce cosas inferiores en relación con la verdad, y también se le parece en cuanto trata con la parte inferior del alma y no con la mejor. Y así también es en justicia que no lo admitiremos en un Estado que vaya a ser bien legislado, porque despierta a dicha parte del alma, la alimenta y fortalece, mientras echa a perder a la parte racional, tal como el que hace prevalecer políticamente a los malvados y les entrega el Estado, haciendo sucumbir a los más distinguidos. Del mismo modo, diremos que el poeta imitativo implanta en el alma particular de cada uno un mal gobierno, congraciándose con la parte insensata de ella, que no diferencia lo mayor de lo menor y que considera a las mismas cosas tanto grandes como pequeñas, que fabrica imágenes y se mantiene a gran distancia de la verdad.

(República, libro X, 605 b-d)

Esta aportación me resulta relevante por las discrepancias y diferentes desarrollos que se han generado en la historia del pensamiento en relación con el estudio sobre la estética. Platón tiene una visión considerablemente negativa por todo lo anteriormente comentado, a lo que autores posteriores de su propia época reaccionaron críticamente. Entre ellos, Aristóteles y Plotino, que se separan completamente de sus nociones y proponen alternativas para sí admitir y dar valor al arte. De estos dos, quiero destacar la visión que aporta Aristóteles sobre la poesía imitativa.

Aristóteles en su obra la Poética nos sugiere una concepción bastante distanciada a la de Platón. Para él, el arte imitativo debe dirigirse a quien observa, no a las Ideas. Con esto, introduce un giro antropológico, donde recomienda que el foco de atención debe de estar en el espectador, pues es el que percibe y recuerda la obra. Enfatiza, pues, que el arte no solo depende de condiciones objetivas, sino también de las condiciones subjetivas que aporta el espectador. Para él, es relevante la dimensión sensible que tiene la obra, pues provoca una experiencia dentro de sujeto que percibe el arte.

Mientras Platón sostiene que la poesía imitativa no es más que una simple imitación y copia de las apariencias, que no implica un saber práctico, Aristóteles la tiene en cuenta como techné, pues precisa de un saber práctico que se va adquiriendo con el tiempo y la práctica. Además, piensa que va orientado a la acción productiva; es una disposición (hábito) productiva acompañada de razón verdadera (saber).

En este punto, radica la distinción esencial entre ambas visiones, pues Aristóteles sí aceptará de manera positiva la imitación o mímesis. Le dará un valor fundamental, constituyendo uno de los puntos centrales de su obra. Pues percibe que el hombre aprende naturalmente imitando, por ello, acepta la imitación como un modo de conocimiento válido al que pone especial interés, por ser propio de la naturaleza humana. Para él, cuanto mejor imita el hombre mayor es su conocimiento.

La teoría de Aristóteles, en definitiva, postula que la poesía nos agrada, ya que al contemplar las imágenes aprendemos y vamos deduciendo que es cada cosa. Por ello, una de las funciones principales de las imágenes no es engañar, sino hacer emerger lo universal de lo particular. Siguiendo la teoría hilemórfica1 podemos entender cómo, a través de la imitación, el arte logra enfatizar mejor lo universal de las cosas sensibles concretas, ya que, al conocer, conocemos las formas. Por esto, Aristóteles cree que el arte para hablarnos de la realidad nos muestra irrealidades, lo que le permite subrayar y poner énfasis en lo universal, una vez descartadas todas las particularidades. Para Aristóteles, el arte imitativo no se centra en lo que Es, sino en cómo debería ser. La obra de arte subraya los aspectos paradigmáticos de la realidad, es decir, nos muestra los modelos universales y atemporales de la realidad para que podamos conocerlos. Aristóteles, en este punto, compara el arte imitativo y la filosofía, ya que ambos aspiran a lo universal y comparten un mismo propósito: tratar de examinar la vida.

Notas

[1] El hilemorfismo o hilomorfismo​ es una teoría filosófica ideada por Aristóteles y seguida por la mayoría de los escolásticos, según la cual se concibe al ser como compuesto por dos principios esenciales, uno es la materia y el otro la forma.

Bibliografía

PLATÓN, República, Madrid, Ed. Gredos, 1986. 

Imagen | Museo Nacional del Prado

Artículo de:

Patricia Lorenzo Galván (autora invitada):
Estudiante de doble grado de Filosofía y Economía en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, España.

Cita este artículo (APA): Lorenzo, P. (2023, 08 de enero). La visión de Aristóteles frente a Platón con respecto a la poesía imitativa. https://filosofiaenlared.com/2023/01/la-poesia-imitativa-vision-aristoteles-platon
#Aristoteles, #arte, #Arte y filosofía, #Conocimiento, #critica, #filosofia antigua, #filosofía clásica, #Gnoseología, #Grecia, #imitacion, #Ontología, #platón, #poesía

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!