fbpx

Aceptando la finitud: reflexiones sobre la muerte

Es inminente que todos vamos a morir y aunque mucho se ha escrito sobre el tema, la tendencia nunca acabará porque lo desconocido siempre atraerá al ser humano. Pero la verdad es que nadie, o casi nadie, quiere llegar a esa etapa final. Es natural, nuestro instinto siempre nos lleva a mantenernos vivos, a alimentarnos y reproducirnos. Pero ¿por qué morimos? ¿A dónde vamos? ¿Vivimos eternamente? Todas estas preguntas surgen debido a nuestro anhelo, tal vez tonto, de no desaparecer. Nos negamos a aceptar que después de nuestro último suspiro, todo acaba.

A lo largo de la historia, la humanidad ha tratado de responder a estas preguntas de distintas maneras. La religión ha sido un pilar fundamental para dar respuesta al más allá, pero aunque no cuestiono ninguna creencia en particular, es importante mencionar que muchas de ellas solo tienen sentido gracias a la esperanza de una vida después de la muerte.

Sin embargo, al final, todos nos enfrentamos a la dura verdad: la vida es efímera. Nacemos, crecemos y en un suspiro todo termina. Algunos de nosotros pasaremos desapercibidos en este mundo, a lo mucho recordados por nuestros familiares más cercanos durante unos pocos años. Y si somos afortunados, dejaremos descendencia y nuestro nombre vivirá en el árbol genealógico. Pero en general, nuestra existencia es breve y perecedera.

Y aquí, ante este pesimismo, surge la religión. Dos de las llamadas cuestiones universales son ¿de dónde venimos? Y ¿a dónde vamos? Nos intriga saber nuestro origen, pero sobre todo el destino que tendremos porque nos cerramos ante el hecho de ser perecederos. No nos gusta aceptar que somos mortales.

No obstante, y aunque cada persona es libre de esperar o no en una vida después de la muerte, independientemente de nuestras creencias, debemos vivir como si cada minuto que tenemos fuera el último. La vida se nos escapa como la arena entre los dedos. No hay forma de luchar contra el destino y aunque la ciencia avance, es irracional anhelar la inmortalidad, ya que tarde o temprano debemos aceptar que todo tiene un fin.

Es mejor aceptar nuestra finitud y aprovechar al máximo cada momento de nuestra vida, en lugar de negarnos a enfrentar la realidad de que todo tiene un final. Al final del día, todos moriremos y nuestra vida será solo un recuerdo, y no porque lo dicte una deidad, sino porque todo tiene que tener fecha de caducidad.

Morir: ¿el final de la existencia o el inicio de una inexistencia?

Imagen | Pexels

El texto anterior es una reelaboración del artículo publicado
originalmente en el bLog de miguE en diciembre de 2012.

Cita este artículo (APA): García, M. (2023, 12 de enero). ¿Qué es la muerte? Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2023/01/que-es-la-muerte
#anhelo, #finitud, #Inmortalidad, #muerte, #religión, #vida

por Miguel Ángel

ceo de filosofía en la red, drando. en Filosofía, mtro. filosofía y valores, lic. en psicología organizacional, PTB en enfermería; catedrático de licenciatura en la Universidad Santander (México)

error: Content is protected !!