El ser humano se considera a sí mismo como un ser único, superior y con una conciencia que solo él posee. En el siglo presente esta idea ya no es tan aceptada como antes. La cibernética ha puesto en cuestión al sujeto racional como estándar de la inteligencia y conocedor de lo que es correcto hacer y pensar. Por ello en este artículo analizaremos la relación de la cibernética y el ser humano, puntualizando su situación actual.

La razón y el yo

La tradición que nace a partir de la duda metódica de René Descartes llevó a confiar plenamente en la existencia del Yo. El Yo es visto como unidad de pensamiento, el elemento donde se encuentra la conciencia y que nos proporciona conocimientos verdaderos. El Yo es el único sobreviviente de la duda metódica y el guía ante la incertidumbre que generó el sistema heliocéntrico de Copérnico. Este al proponer que el sol, y no la tierra, se encuentra en el centro del universo, generó una incertidumbre sobre de nuestra identidad. Si el modelo racional ya no era análogo a las leyes del universo, entonces quiénes o qué somos?.

Ernest Cassirer menciona al respecto1:

La pretensión del hombre de constituir el centro del universo ha perdido todo su fundamento; se encuentra colocado en un espacio infinito en el cual su ser no parece otra cosa que un punto singular y evanescente; se halla rodeado por un universo mudo, por un mundo hermético para su sentimiento religioso y para sus más profundas exigencias morales.

(Cassirer 1967)

Con dicho acontecimiento la humanidad se encontraba en una nueva etapa histórica, en la que busca una forma de entenderse a sí misma. La certeza de su identidad se viene abajo ante un mundo que no comprende y el cual buscará entender por medio del espíritu científico moderno. De manera similar, gracias al desarrollo de la cibernética, se presenta ante nosotros un cuestionamiento del sujeto racional hoy en día.

La cibernética

En la década de los sesenta nace la cibernética, término acuñado por Norbert Wiener2. Gracias a ella, algoritmos y máquinas eran capaces de hacer en segundos lo que a un humano le tomaría días o tal vez meses. Se comprobó que la inteligencia más eficaz no viene precisamente del cerebro humano. Los procesos comunicativos impulsados por la computación se convirtieron en un modelo para explicar las dinámicas sociales y también los procesos del pensamiento humano.

Los procesos de comunicación y el manejo de información se convirtieron en principios de organización y regulación universales. La sociedad misma y el papel del humano dentro de ella, eran vistos desde la perspectiva de la teoría de los sistemas y el control. Los individuos son como engranes que reciben y envían información en los procesos de comunicación social donde convive con máquinas, robots y ordenadores. Como menciona Gabriela Chavarría[3]:

La imagen del cerebro como una computadora, que es herencia de la cibernética, muestra con claridad la descorporeización del ser humano, que pasa a estar en una relación horizontal con lo no-humano.

(Chavarría 2015)

Modelos de información fueron aplicados por igual a humanos, máquinas y animales, equiparándolos en un mismo status ontológico. El concepto de información se convirtió en un valor a partir del cual se definiría la posición de cada organismo en la jerarquía del ser. Ya no es el tipo de vida (animal, vegetal, humana, etc.) sino el tipo de información lo que define la esencia de cada organismo.

Es decir, que las máquinas tienen una esencia que compite con el ser humano por el título de “ser racional“.

Los descubrimientos y aplicaciones de la cibernética permitieron despojar a la “identidad humana” (individualizada en ese sujeto racional y autónomo), de singularidad y exclusividad, dentro de un mundo cuyo centro pasó a ser el flujo de información, la teoría de sistemas y no el sujeto3.

(Chavarría 2015)

A manera de conclusión

La humanidad dejó de ser “la medida de todas las cosas” con la llegada del heliocentrismo. De igual forma, es despojado de esta función en la sociedad que ha creado. Este es el tinte con el que se dibujó el panorama del siglo XX y retoma fuerza en el presente. Con ello debemos preguntarnos qué somos, qué es lo que aún nos hace distintos a los demás animales y las máquinas. Este tema se presta totalmente para replantearnos de dónde venimos, hacia dónde vamos, si en nuestra evolución era inevitable llegar a esta condición, justo como parece que era inevitable que descubriéramos, en algún momento, que la tierra gira alrededor del sol.

También podemos pensar en las novedades que esto pudiera traer. Al descubrir que la Tierra es solo un planeta entre muchos y que la razón no rige el universo, nuestro refugio fue el Yo. El pensamiento se convirtió en ese anclaje que nos mantenía como especie dominante, a la vez que le otorgaba un sentido a nuestra existencia. El “avance” o “desarrollo” del pensamiento parecía un buen objetivo que perseguir durante siglos. Pero ahora que el sujeto racional se tambalea de su privilegiada posición, debemos reflexionar si necesitamos un nuevo lugar donde resguardar nuestra identidad como especie.

Notas

[1] Cassirer, E. (1967). Antropología filosófica: Introducción a una filosofía de la cultura. Fondo de Cultura Económica.

[2] Rajsbaum, S., Morales, E. (2016). Norbert Wiener y el origen de la cibernética. Ciencia, 67 (1), 6-11.https://www.revistaciencia.amc.edu.mx/images/revista/67_1/PDF/Presentacion.pdf

[3] Chavarría, G. (2015). El posthumanismo y los cambios en la identidad humana. Reflexiones, 94 (1), 1021-1209.  http://www.scielo.sa.cr/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1659-28592015000100097&lng=en&tlng=es.

Imagen | Unsplash

Cita este artículo (APA): E, Valadez. (2023, 08 de febrero). Cibernética: la decadencia del sujeto racional. https://filosofiaenlared.com/2023/02/cibernetica-la-decadencia-del-sujeto-racional

Artículo de:

Ed Valadez (autor invitado):
Estudiante de 6to semestre de filosofía en la Universidad Autónoma de Chihuahua, con intereses en la filosofía de la tecnología, lógica y estética. Originario Chihuahua (México)

#cibernética, #humanidad, #Inteligencia Artificial, #tecnología

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!