fbpx
Artículo publicado el 17 de marzo de 2021 en Στοά, nuestro newsletter. Se comparte debido a que cambiamos de gestor. 

Amar es complicado; y definir el amor es una labor más que utópica, tonta, porque aunque se escuche muy idílico, no es sino hasta que lo vives —o lo experimentas de alguna manera— que puedes saber o entender qué es el amor. Hablamos, claro, de su vertiente romántica.

La RAE1, como primera definición, nos dice: “sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser”. Spinoza2 va un poco más lejos, argumentando que:

El que imagina aquello que ama afectado de alegría o tristeza, también será afectado de alegría o tristeza; y uno y otro de estos afectos será mayor o menor en el amante, según uno y otro sea mayor o menor en la cosa amada.

Y entre esa necesidad de encontrarnos con el otro o esa reacción más allá de lo empático a los sentimientos de quien es amado, hay una frase muy poco filosófica, incluso algunos dirán que carece de consistencia poética, pero que, en mi particular punto de vista y quitando lo “coloquial” de la expresión, creo que define al amor (o al acto de amar, más bien dicho) de una forma única. Al amor verdadero, a ese que a pesar del tiempo prevalece y al que, al mismo tiempo, es más utópico que real:

O aprendes a querer la espina o no aceptes rosas.

Ricardo Arjona, Fuiste tú3.

Amar —realmente— significa aceptar. Abrazar, en un acto consciente y libre, todo de esa persona que decidimos amar. Es pasar del deslumbramiento, del enamoramiento, a la plena conciencia frente a la persona con quien estamos. Es aceptar todo de ella, con lo desagradable de sus manías y defectos.

Querer la espina representa amar todo. Las virtudes, lo “lindo”, sus cualidades, su belleza física; pero también —y sobre todo— sus defectos, sus errores… Y no, no se trata de caminar en un proceso de convivencia o tolerancia, de ese al que tanto aluden los libros de pareja. No. Bueno, sí, pero no. Es cierto que, conforme convivimos con la persona amada —aunque esto aplica a todas las relaciones sociales—, vamos aprendiendo a convivir e interactuar, pero una cosa es saber convivir y otra, muy diferente, es amar.

Sabes que tiene defectos. De hecho, eres el primero que los nota; sin embargo, al conocerlos, decides seguir. Y esa es la clave: elección. Es verdad que el “enamoramiento” tiene parte de azar, parte de atracción y quizá una flecha de Cupido; no obstante amar no puede y no se limita a esos tres elementos tan básicos y simples.

Amar a alguien no implica estar enamorado

¿Suena raro? Por supuesto. Cuando te enamoras “cierras los ojos” —inconscientemente o no— a todo lo malo. Es tanta la lluvia de hormonas que te impiden ver cosas que, a posteriori, te incomodarán. Enamorarte es lo más genial del mundo porque a esa o esas personas de las que te enamoras están a nada de ser dioses del Olimpo… pero incluso esos dioses tenían defectos, vicios y manías.

Dar ese sí a amar no es un paso de fe. No. Darte ese sí a amar a alguien conlleva la elección de que son más los buenos momentos, las alegrías, sus cualidades, que todos sus defectos. Optas por caminar al lado de la persona amada porque sabes y conoces sus imperfecciones, pero, al mismo tiempo, estás consiente de que son, precisamente, esas imperfecciones las le hacen la persona perfecta para estar contigo.

Notas

[1] RAE. (2021). Amor, definición. Marzo 13, 2021, de Real Academia de la Lengua Española. Sitio web: https://dle.rae.es/amor

[2] Spinoza, B. (1958). Ética demostrada según el orden geométrico. México: Fondo de Cultura Económica.

[3] Arjona, R. (2012, 9 febrero). Ricardo Arjona – Fuiste tú feat. Gaby Moreno (Video Oficial) [Vídeo]. YouTube. https://www.youtube.com/watch?v=I9cCPQVPv8o&feature=youtu.be

Imagen | Pixabay

#amor, #comprension, #enamoramiento, #pareja, #respeto

por Miguel Ángel

ceo de filosofía en la red, drando. en Filosofía, mtro. filosofía y valores, lic. en psicología organizacional, PTB en enfermería; catedrático de licenciatura en la Universidad Santander (México)

error: Content is protected !!