La aclamada serie de Amazon ha sido uno de mis grandes descubrimientos de este año, ya que entre sus múltiples escenas se encuentran varios temas filosóficos relevantes.

El gran hallazgo del creador de la serie, Eric Kripke, es reformular nuestra concepción acerca de los superhéroes respondiendo a la pregunta de ¿cómo serían realmente los superhéroes? A lo que “The Boys” (Amazon Vídeo, 2019 – actual) responde: una manada de degenerados ególatras que sueñan con dominar el mundo.

Por contextualizar un poco la trama, la serie nos describe un mundo en donde los superhéroes existen gracias a una droga secreta suministrada por una multinacional llamada “Vought“. Estos superhombres, lejos de ser un ejemplo de moralidad, pasan su tiempo libre organizando orgías, zulos de drogas, asesinatos injustificados y violaciones, entre otras actividades de tan cuestionable eticidad. A pesar de los desfases de estos bastardos, estos hombres y mujeres no se encuentran bajo su libre arbitrio, sino que son productos controlados por la empresa Vought. En este sentido, la multinacional trata de encubrir las tropelías de sus productos/empleados a través de enormes esfuerzos de marketing.

Por otro lado, tenemos a los chicos o “The Boys“, un grupo contestatario que intenta hacer frente a los supers mediante medios de dudosa moralidad, especialmente por parte de su irónico y cruel líder: el carnicero.

Ante semejante escenario surgen varios puntos que poseen interés reflexivo. El primero de ellos, y el que considero el tema central de la serie, es el mismo que se plantea en la república de Platón mediante el mito de Giges. Este mito concluye en que un hombre justo al que se le permita cometer algún tipo de injusticia que recaiga en su propio beneficio, lo hará inevitablemente porque es algo propio del ser humano. Precisamente estos superhéroes son seres indestructibles que literalmente pueden hacer lo que les venga en gana y, por lo tanto, la obra es una reflexión acerca del poder y la justicia de forma análoga a como se planteaba en el segundo libro de la república.

Otro tema interesante es el moralismo, tal y como lo concebía Nietzsche. Estos hombres y mujeres poseen todo el poder del mundo y es el resto de la sociedad el que impone sus normas éticas para no caer bajo el yugo de estos héroes. Desde luego es algo que funciona, dado que lo que más les importa de lejos, es la imagen que transmiten al mundo.

El único caso quizás que trata de crear sus propias normas y principios, quizás sea el patriota, el psicópata líder de este grupo que trata de imponer su propia visión del papel que deberían tener los supers en este mundo, o sea, de hacer lo que les dé la puta gana en palabras del propio patriota.

Por otro lado, se puede establecer fácilmente una conexión entre estos superhéroes y los dioses griegos. En las deidades griegas falta de escrúpulos no es algo novedoso, por mucho que sorprenda a Platón en su intento de producir unos dioses a imagen de su propia filosofía:

Cuando un poeta diga cosas de tal índole acerca de los dioses, nos encolerizaremos con él y no le falicitaremos un coro.

Platón. República. Libro II (2020)

El propio patriota en una charla con su hijo, afirma que los dioses no les deben nada a los mortales. Ante esta escena no podía dejar de rememorar el momento en el que Zeus se convirtió en un ternero para secuestrar a una joven de la que se había enamorado.

Otro de los temas candentes, sin lugar a duda, es el corporativismo capitalista. Curiosamente, la moralidad que se impone a estos personajes no es la moralidad clásica de la justicia como un bien propio, sino una moral capitalista en la que lo único que importa es la imagen que se transmite con el fin de obtener una jugosa rentabilidad económica. La corporación Vought no controla a estos seres humanos exigiéndoles un comportamiento ejemplar, sino a través de la presión del marketing y el dinero, lo que hagan y no se filtre por horrible que pueda parecer resulta indiferente, dado que lo realmente importante es el valor al alza.

El último punto que me gustaría comentar, es el hecho de que carnicero, el líder del grupo antisupers, considere cualquier medio posible, un medio perfectamente válido siempre y cuando sirva para acabar con los superhéroes, porque como bien afirma: el súper bueno, es el super muerto. Esto me lleva a considerar una cuestión, ¿si quieres acabar con una amenaza terrible solo puede ser rebajándote a su mismo nivel? ¿La injusticia solo puede enmendarse a través de una injusticia mayor que, sin embargo, esté bien enfocada? Irremediablemente, la primera referencia que nos viene a la cabeza, es sin duda alguna Maquiavelo. Sin embargo, esta justificación de los fines no tiene un fin político como en el caso del florentino, sino que se trata de una cuestión puramente ética, para erradicar el mal según el carnicero todos los medios posibles son válidos.

Hasta aquí he intentado hacer filosofía a través del cine, espero que mi ligero análisis os haya entretenido y os haya hecho reflexionar. Un saludo y hasta pronto.

Bibliografía

Platón, República. Trad. Conrado Eggers lan. Gredos(2020) Barcelona.

Nietzsche, F.(1983)¿Qué es aristocrático? Trad. A. Sánchez Pascual. Más allá del bien y del mal. Alianza editorial. Madrid.

Imagen | Amazon Vídeo (La imagen se usa únicamente con fines ilustrativos. Los derechos de la misma pertenecen a su productora)

Cite este artículo: Ander, J. (2023, 04 de febrero). The Boys: una desvergonzada muestra de filosofía. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2023/02/the-boys-una-desvergonzada-muestra-de-filosofia

Artículo de:

Jon Ander Díaz (autor invitado):
Español. Graduado en filosofía y aficionado a escribir.

#amazon video, #comics, #series tv, #superhéroes, #the boys, #tv

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!