Es interesante que exista una diversidad de conceptos que pueden ser estudiados desde el arte, la filosofía, la literatura, la sociología e incluso el cine. Tal es el caso del concepto representación.

La representación desde su origen ha servido para designar diversos procesos, el primero como la construcción de la realidad que se ha estudiado desde la tradición de la mimesis1, como imitación o creación y que tiene como fin la puesta en escena de una realidad conocida.

Un segundo, hace referencia a la percepción y a la cognición, puesto que, la representación también, puede ser vista como una forma de conocimiento que presenta estímulos sensoriales pero no como absolutos para el conocer, sino como posibilidad de una operación más compleja2.

Los griegos

Desde los antiguos, ya con Platón y Aristóteles, encontramos en primera instancia la capacidad de percepción, para identificar si lo que realmente perciben nuestros sentidos puede ser verdadero o falso, todo ello visto desde la unidad de la psique, tomando en consideración el proceso de la sensación o la aisthesis para distinguir entre la realidad, ideas o formas. Con ello solo se pretende comprender qué es lo que nos representamos mentalmente y cómo lo relacionamos con el mundo real.

En este caso, es la representación desde la mimesis, comprendida como un espejo de la realidad y de la vida, ya que se presenta como la poética desde la condición aristotélica, donde se distinguen diferentes medios, objetos y modos de mirar la realidad y, representarla por medio de la imitación o puesta en escena desde el teatro, ya no como una metáfora sino como una sinécdoque3.

El arte

También, es importante señalar que, dentro de las representaciones artísticas no podemos olvidar a los agentes que participan en su creación, la relación del artista y la obra. Pero sin perder la noción de representación, entenderemos que, ella deja ver un objeto ausente, el cual se sustituye por una imagen capaz de presentarlo adecuadamente partiendo de nuestros sentidos y percepción, pero dicha representación también, involucra cuestiones psicológicas y epistemológicas.

En la pintura se proponía dibujar el fiel contorno de un objeto y llenar luego la superficie interior con el color que corresponde a la cosa, de tal manera, que esa correspondencia del contorno y el color, permitiera a la pintura confundirse con la cosa misma, puesto que el pintor era un imitador4.

Con Platón, el arte era siempre imitación mediante el ritmo, armonía, puesto que se trataba de imitar cuanto vemos, pero mejorándolo desde un modelo ideal de plenitud y perfección.

La representación política

El concepto de representación, también sirve para entender diferentes tipos de prácticas como en la política, donde hay vínculos entre las prácticas de la representación y las representaciones de las prácticas, entre gobernantes y gobernados.

Como lo dice Maritza Caballeros:

Esta idea surge desde los siglos XIII y XIV, cuando los enviados a participar en los concilios religiosos y más tarde de en el parlamento inglés, comenzaron a ser considerados como representantes, así, hasta la llegada de las revoluciones donde se vincula a la representación popular dentro de las instituciones democráticas.5

Esta representación supone la autorización de alguien a ser representado bajo la responsabilidad de otro a cumplir con determinadas acciones, donde la práctica política deja ver el concepto de la delegación o concesión de una autoridad y el que responde al otro de lo que haga dentro de un espacio público, por lo tanto, esta representación se relaciona con el concepto del poder y con la participación dentro del juego político para ser tomado en cuenta.

Representación mental

En este sentido, la teoría cognitiva de Piaget, muestra que los fenómenos psíquicos son representaciones, esto se deriva en parte de la imitación, es decir, se trata de situar su origen y de descubrir los mecanismos de la actividad representativa o de la función simbólica, entendida esta como la facultad o capacidad que tiene la mente para utilizar símbolos, los cuales son utilizados para representar una cosa o idea, en este caso, “hay representación cuando se imita un modelo ausente, en el juego simbólico, en la imaginación y hasta en el sueño6”.

Hasta aquí, hemos logrado hacer un breve recorrido sobre algunas nociones del concepto de representación donde se resalta un fuerte vínculo entre realidad y representación, donde no solo se reproducen sonidos, imágenes, discursos o acciones, es quizá el instrumento donde devolvemos una visión de aquello que llamamos mundo, donde conversas las múltiples interpretaciones de significados provistos desde la representación.

Nota

[1] Wikipedia. (s. f.). Mímesis. https://es.wikipedia.org/wiki/M%C3%ADmesis

[2] Caballeros, M. Viaje por el concepto de representación, p.12

[3] Aristóteles, La Poética, Capítulo I

[4] Bazin, A ¿Qué es el cine?, Buenos Aires, Rialp, 1996. p.13

[5] Caballeros, M. Viaje por el concepto de representación, p.14

Imagen | Wikipedia

Cita este artículo (APA): Amezca, P. (2023, 03 de febrero). Representación y Representar. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2023/02/representacion-y-representar
#arte, #maritza caballeros, #mimesis, #representación

por Paulina Amezcua

Licenciada en filosofía, Maestra MADEMS. Especialista en historia del arte por la UNAM.

error: Content is protected !!