El filósofo mexicano publicó cerca de 150 artículos y 11 libros, que versan, en su mayoría sobre el pensamiento mexicano y el contexto sociocultural del mismo. En 1928, Samuel Ramos publicó su primer libro, “Hipótesis” en el cual reunía diversos artículos que el autor había publicado, entre ellos destaca Max Scheler, Benedetto Croce y Ortega y Gasset. Este último influirá de manera importante en el desarrollo filosófico de Ramos y en el cual se puede ver a su vez, las tendencias de una lectura Husserliana en sus obras1.

Lo que atañe al pensamiento de Samuel Ramos es:

1) Hacer conciencia de los problemas que se presentan,

2. Determinar dichos problemas y,

3) Plantear con claridad los problemas2.

En cuanto a sus ideas estéticas, destaca principalmente su tesis doctoral publicada en 1950 como Filosofía de la vida artística y en 1963 publicaría Estudios de Estética. La pertinencia de ambos textos nos dirige a una fenomenología estética, pues desde las primeras sentencias del autor en tales obras, se lee la influencia de esta.

No obstante, es menester tener en consideración que la fenomenología planteada por el autor, versa primordialmente como método y no como estudio o disciplina, esto debido a que el surgimiento de la obra de Husserl de Lógica formal y lógica trascendental marca una nueva concepción fenomenológica, la cual fue poco conocida entre los filósofos mexicanos dedicados al estudio de la fenomenología, entre ellos Samuel Ramos3. No hay propiamente un carácter del estudio fenomenológico como una doctrina universal de las esencias4. El mismo Samuel Ramos considera a la fenomenología como un medio descriptivo fundamenta para comprender los procesos de la continuidad artística5.

La visión de Samuel Ramos dirige la mirada a conocer al ser humano como una totalidad genérica a partir de la historicidad, la colectividad y comunidad social6. Por ello, plantea una fenomenología del hombre, porque en esta considera un camino que reúne la historicidad de la existencia humana situada en la temporalidad que edifica la permanencia y necesidades humanas7.

El presente texto tiene como objetivo puntualizar el pensamiento de Samuel Ramos en relación con una fenomenología estética vista desde un proceso metódico que plantea despojar las teorías sentimentalistas como base para el proceso y contemplación artística. Para ello, Samuel Ramos expone tres aspectos fundamentales; la conciencia, la vivencia y la actitud trascendental. En Estudios de la estética parece presentarse un mayor contenido fenomenológico por la traducción de dos textos de Heidegger a quien consideró un autor con escritura “misteriosa” que entrelazaba aspectos como la descripción con la interpretación y la fenomenología con la hermenéutica y quien asoció con los intelectualistas8. Por otro lado, en Filosofía de la vida artística se expone con claridad el método fenomenológico como base fundamental para descubrir a esencia o ley general de la estética y el arte9.

Para Samuel Ramos,

El arte consiste, desde luego, en un modo de vivir ciertas impresiones que llegan a la conciencia10.

En las primeras páginas de Filosofía de la vida artística, Ramos enfatiza el carácter de la conciencia como aspecto relevante de su definición sobre el arte. Aunado a ello, relaciona el carácter de la vivencia con la conciencia como antecedentes necesarios en el arte. Resulta interesante que desde las primeras líneas aparezca la vivencia y la conciencia en el texto de Samuel Ramos, pues nos refiere en principio a una relación del mundo que se me presenta,

Soy consciente de un mundo extendido sin fin en el espacio y que deviene y ha devenido sin fin en el tiempo. Soy consciente de él, quiere decir, ante todo: lo encuentro ante mí, inmediata e intuitivamente, lo experimento. Mediante el ver, el tocar, el oír, etc11.  

El “soy consciente” es saberme con otros en el mundo, ya sea otros semejantes a mí, cosas, objetos, animales, etc. En este saberme en conjunto con otros, ejecuto de conciencia que son en concordancia de la realidad en la que estoy inmersa. “En un sentido amplísimo la expresión conciencia comprende todas las vivencias12” y a su vez, “la expresión solo tiene sentido con referencia al objeto que la motiva” es decir, con la relación directa al objeto13”.

De suyo que el filósofo mexicano, considere que “el estado estético […] es una vivencia teñida por una fuerte coloración afectiva14”. Existe una relación entre el arte y el sentimiento, considera que los criterios artísticos son los sentimientos, sin embargo, Ramos no se posiciona acuerdo a una estética puramente subjetiva, por ello sentencia que es el análisis fenomenológico de la vivencia estética que puede demostrar que esta no se origina en el sentimiento y para el sentimiento15. Pues considera que aun en el sentimiento es necesario un proceso consiente que permita una motivación objetiva y por ende un sentimiento dirigido a, es decir, presentando primero en la conciencia16.

Esta relación con el sentimiento se posiciona porque Ramos considera el arte a su vez, como un trabajo placentero que invita a la experiencia estética17. Juego en tanto que también necesita de las reglas necesarias para poder realizarse. Las “reglas” no son un limitante, sino una herramienta que bien dirigida, con atención y astucia puede generar en el ju}gador un grado de placer mayor. El arte bajo esta analogía se mueve de manera similar según Ramos. El juego por el juego es una acción que no tiene dirección específica, pero el juego en tanto como proceso de la búsqueda de placer, requiere pensamiento y esfuerzo para ganar.

En relación con lo anterior, Samuel Ramos considera que el objeto de la estética es el fenómeno del arte observado18. La señalización al fenómeno abre una relación entre la fenomenología planteada por Samuel Ramos y la estética, pues

[…] el fenómeno o representación del mundo depende de mí, el mundo en sí, el mundo en cuanto realidad, no depende de mí, sino que es independiente de mi subjetividad, de mi conciencia. […] describir el fenómeno del mundo o la representación que yo tengo del mundo no es describir el mundo real19.

De modo que haya una diferencia entre el mundo en cuanto realidad y como representación que hago sobre él. Sin embargo, Ramos dirá que toda realidad puede ser objeto de una obra de arte tan pronto como el artista enfoca esa realidad privilegiada para tratarla estéticamente20. Por tanto, “la realidad es el documento, la materia prima que el [artista] debe transformar en obra de arte21. Es a partir de la creación que considera que el arte busca la comunicación en el presente y su relación dejando plasmada su creación para el futuro22. Por ello considera que “el arte es una creación que determina la aparición de un mundo que se superpone al mundo natural23”.

En el surgimiento de la representación acaece el sentido de creación de aquello que me es presentado. Samuel Ramos especifica esto como una actividad del espíritu en donde el objeto o fenómeno es creación del sujeto consciente24, a esta actividad Ramos la considera como arte. De esta manera “el objeto artístico debe ser recreado por el sujeto que pretende descubrir sus valores estéticos, por medio de su imaginación y sus sentimientos siempre bajo la vigilancia de la inteligencia” Es decir, una relación entre el sentimiento, afectividad y conciencia25. Pues Ramos considera que no hay separación entre el conocimiento y emoción26.

La importancia de la conciencia en el pensamiento de Samuel Ramos se ve reflejada en sus obras. Es importante señalar, que la conciencia en cuanto a la fenomenología y en palabras simples es un “estar dirigido a algo”, una unidad de vivencias27. La conciencia en Samuel Ramos tiene un carácter similar con respecto a esto. Recordemos que uno de los problemas centrales que pretende atacar la obra de Ramos es hacer conciencia de los problemas que se presentan, en los cuales se encuentra la estética.

Entre las obras públicas dirigidas al estudio de la Estética, aparece una en 1951 “El perfil del hombre y la cultura en México”, donde el filósofo mexicano resalta la pertinencia de la conciencia para comprender, criticar y analizar la cultura mexicana, donde especifica que es necesaria una conciencia determinada que aporte al ser humano no perder la noción del límite entre lo posible y lo imposible28. Para Ramos la cultura del humano se sitúa en un lugar importante para conocer los alcances de su libertad e ideales que mediante la creación pueden manifestarse sin una imitación de culturas externas y el proceso de la innovación de la misma cultura29. Específica a propósito de la libertad que “no debe buscarse en lo que trasciende al individuo, sino en el interior como algo que le pertenece para que, en rigor, su voluntad sea propiamente libre30” y con ello expresar su carácter creador, una expresión artística.

No obstante, las consideraciones de arte que hemos presentado hasta ahora, tienen un aspecto fundamental en el desarrollo de la fenomenología estética planteada por Ramos. Considera que:

Solo el filósofo con temperamento artístico y con experiencia en el arte puede intentar adentrarse en campo tan especial, su método debe tender a la investigación de esa función espiritual que llamamos artística, para determinar el modo de ser de la obra de arte31.

Ramos, por tanto, estima que la expresión artística no se puede dar de manera automática, sino que debe ser una selección y elaboración consciente, por ello considera que la voluntad del artista es distinta a la que se puede presentar habitualmente32. Esto es, la actitud fenomenológica y quien puede llevar a cabo esta, podrá distinguir la actividad artística en los diversos aspectos de la vida y primordialmente en la del artista33.

Ramos estimará, al igual que Vasconcelos y Macgrégor, que ninguna obra impresiona estéticamente si se carece de la preparación adecuada, esto es, un conocimiento del proceso de creación artístico34. A su vez considera que las artes intensifican la capacidad de atender “la despiertan al marchar en dirección opuesta [pero consciente] a la cotidianidad35”.

Por ello, Ramos considera que la “Estética es una ciencia filosófica que pretende tratar su objeto con el mismo rigor metódico con la que la lógica o la ética tratan el suyo36”, es por esto que no considera una separación totalitaria entre el sentimiento y conocimiento sino una dualidad para la creación artística. Reflexiona a su vez que:

Las leyes del conocimiento, de la moral, del arte, etc., eran consideradas como meras relaciones subjetivas. La originalidad del nuevo concepto del hombre radica en el reconocimiento de un orden objetivo de realidades y valores que son el apoyo y la norma de las funciones humanas37.

Es por ello que frecuentemente en su obra insiste en una reflexión metódica que resista un rigor fenomenológico38.

Notas

[1] Fernández, J. 1960. El pensamiento estético de Samuel Ramos. Diánoia | Vol. [6] N°. 6

[2] Martínez, A. Samuel Ramos. Enciclopedia electrónica de la Filosofía mexicana. P. 9

[3] Zirión, A. 2003. La fenomenología en México en el siglo XX. E.E.F.M p.5

[4] Zirión, A. 2017. Breve diccionario analítico de conceptos husserlianos. Ed. UNAM. P.17

[5] Ramos, S. (2011) Estudios de Estética, en Obras II Filosofía y Estética. El colegio Nacional; México. P. 89.

[6] Anaya, M. 2015. Filosofía de la Educación de Samuel Ramos. Solar | Vol. [15] N° 2, Lima, pp.53. DOI. 10.20939/solar.2019.150202 P. 41.

[7] Ibíd., p. 39

[8] Martínez, A. Op. Cit. P.16

[9] Zirión, A. 2003 Op. cit.  P. 16

[10] Ramos, S. 1989. Filosofía de la vida artística.  Ed. Calypso. P.25

[11] Husserl, E. 2013. Ideas relativas a una fenomenología pura y una filosofía fenomenológica. Libro primero: Introducción general a la fenomenología pura. Ed. FCE.. 135

[12] Ibíd., 148

[13] Ramos, S. 1989. Op. cit.37

[14] Ibíd., P.28

[15] Ibíd., 28

[16] Ibíd., P. 29

[17] Palazon, M. 2008 Las ideas estéticas en México, Centroamérica y el caribe hispanohablante. Latinoamérica. Revista de Estudios Latinoamericanos. N° 46. Pp. 77-117. Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe p. 93

[18] Fernández, J. Op. cit. P. 158

[19] San Martín, J. 1986. La estructura del método fenomenológico. Ed. Graficas Maravillas, S. L. p. 213.

[20] Ramos, S. 1989. Op. cit. P.93.

[21] Fernández, J. Op. cit. P. 155.

[22] Nava, J. 2016. Samuel Ramos: Hacia una antropología filosófica. Sincronía, núm. 69, enero-junio. pp. 206-226. P. 219.

[23] Fernández, J. Op. Cit. P. 154.

[24] Ramos, S. 1989. Op cit.  P. 26.

[25] Fernández, J. Op cit. P. 158.

[26] Palazon, M. Op. Cit. p. 84

[27] Zirión, A. 2017. Op.cit. P. 28.

[28] Ramos, S. 2005. El perfil del hombre y la cultura en México. Tercera edición. Ed. Espasa-Calpe.

[29] Nava, P. Op. cit.  P. 225.

[30] Ramos, S. 1997. Hacia un nuevo humanismo. Ed. FCE. P. 78.

[31] Fernández, J. Op. cit.  P. 158.

[32] Ramos, S. 1987. Op cit. P. 34.

[33] Fernández, J. Op. Cit. P., 158.

[34] Palazon, M. Op. Cit. p. 91

[35] Ídem

[36] Ramos, S. 1989. Op. cit.P. 11

[37] Ramos, S. 1997. Op. cit. P. 102

[38] Ídem.

Bibliografía

Anaya, M. 2015. Filosofía de la Educación de Samuel Ramos. Solar | Vol. [15] N° 2, Lima, pp.53. DOI. 10.20939/solar.2019.150202

Fernández, J. 1960. El pensamiento estético de Samuel Ramos. Diánoia | Vol. [6] N°. 6.

Husserl, E. 2013. Ideas relativas a una fenomenología pura y una filosofía fenomenológica. Libro primero: Introducción general a la fenomenología pura. Ed. FCE.

Martínez, A. Samuel Ramos. Enciclopedia electrónica de la Filosofía mexicana.

Nava, J. 2016. Samuel Ramos: Hacia una antropología filosófica. Sincronía, núm. 69, enero-junio. pp. 206-226.

Palazón, M. 2008 Las ideas estéticas en México, Centroamérica y el caribe hispanohablante. Latinoamérica. Revista de Estudios Latinoamericanos. N° 46. Pp. 77-117. Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe

Ramos, S. 1989. Filosofía de la vida artística.  Ed. Calypso.

____________. 2005. El perfil del hombre y la cultura en México. Tercera edición. Ed. Espasa-Calpe

____________.  2011. Estudios de Estética, en Obras II Filosofía y Estética. El colegio Nacional; México

____________.1997. Hacia un nuevo humanismo. Ed. FCE.

San Martín, J. 1986. La estructura del método fenomenológico. Ed. Gráficas Maravillas, S. L.

Zirión, A. 2003. La fenomenología en México en el siglo XX. E.E.F.M.

_____________. 2017. Breve diccionario analítico de conceptos husserlianos. Ed. UNAM.

Imagen | Pixabay

Cite este artículo: Serrano, M. (2023, 28 de abril). Fenomenología estética en Samuel Ramos. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2023/04/fenomenologia-estetica-en-samuel-ramos

Artículo de:

Mariana Stefania Serrano Ramírez (autora invitada):
Mtroe. en Ciencias (neurobiología) por la UNAM. Mtroe. en Artes por la UAQ. Lic. En Filosofía con línea terminal en investigación. Profesora nivel superior.

#estética, #fenomenología, #Samuel Ramos

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!