fbpx

Adaptarse o morir usando la inteligencia. Una mirada a la naturaleza, ¿humana?

Quiero dejar claro en este artículo que, si bien estas ideas están en mi imaginario, no forman parte de mis valores éticos o morales. Este artículo solo sirve como una idea básica o un cimiento de lo que podría ser una forma de ver el progreso, el paso del ser humano por el planeta y, de paso, hacer un proceso de introspección propia hacia una posible forma de ver la realidad.

Se debe tener en cuenta que es simplemente un cimiento en el cual, a la hora de construir el edificio que sostiene, se deberán introducir las cuestiones morales que marquen, quizá, unos límites a esta idea. Además, es importante tener en cuenta que esto solo es uno de muchos artículos de opinión y que, por tanto, no debe ser tomado como una realidad, sino como una base hipotética de lo que podría ser y no es, al menos en mi imaginario, pues, cuando en esos momentos de introspección avanzo en esta idea, comienzo a construir las cuestiones lógicas y a introducir las variables éticas, comienzo a encontrarme con problemas que, si bien pueden atribuirse a cuestiones culturales, educacionales, cuestiones propias de la vida o sesgos de mi propia manera de pensar o hacer dichas conexiones lógicas, hacen de esta idea algo que quedará, probablemente siempre, en ese podría ser y chocando una y otra vez contra el muro de los propios sesgos mencionados anteriormente.

Conceptos

Para establecer las bases de lo que luego será la conclusión, es importante establecer los términos:

Primero la naturaleza, debemos quizá tomarla como un ente vivo, sistémico y, aunque basado en leyes científicas derivadas de la biología, química o física, variable y autorregulable. También, quizá, se puede tomar como un ente abstracto, derivado de los actos que los seres biológicos, especialmente el ser humano emplea sobre el conjunto de leyes, que no son más que resultados a actos que se realizan sobre ella. En cualquier caso, debemos recordar en todo momento que la naturaleza no se rige como un ente dotado de moral, sino de leyes que, azarosas o no, carecen de intención (Jantsch et al., 2022).

En segundo término, debemos establecer el significado de salud, ya Aristóteles narra en sus obras una similitud entre felicidad y bien, y a su vez una forma de hallar ambas cosas como es la salud. Debemos parar un momento a establecer que, en los tiempos que corren es tan importante la salud física como la mental, y según que autores, momentos o corrientes la salud derivada de la relación con el entorno1.

Por último, debemos establecer el concepto de supervivencia, entendido en un ambiente biológico y que, por supuesto, debe marcar el fin último, biológicamente hablando, del ser humano. Se podría intentar esclarecer cuantas estrategias se pueden tener en cuenta en este concepto de supervivencia, pero no podemos dudar de que todas ellas provienen del concepto de especie. De la misma manera que los árboles de lugares propensos a los incendios forestales consiguen con el tiempo adaptaciones tales como un tamaño mayor de corteza o rebrotes desde yemas no quemadas (Trejo et al., 2019), los humanos debemos adaptarnos a un entorno natural.

Contenido

Una vez establecidos los términos, se debe indagar sobre ellos hasta establecer las bases que regirán la idea. Al hablar de supervivencia, se establece colectivamente en el imaginario de todo el mundo, y se transcribe a la legalidad de prácticamente todos los países la necesidad de vivir en un medioambiente sano debido al concepto de principio general del derecho (Pérez, 2007).

Los principios generales del derecho, por el rol de preeminencia que juegan en las democracias liberales contemporáneas contribuyen de cierto modo, a consolidar la legitimidad del derecho mismo, en cuanto lo hace más racional.

Sin embargo, no es un secreto que, al indagar en el concepto de supervivencia, cada especie utiliza los recursos que tiene para hacerlo. Del ejemplo forestal antes mencionado se puede establecer una pequeña conclusión preliminar, con el tiempo y viendo que la zona es, naturalmente, propensa a los incendios, la corteza comenzó a crecer hasta proteger su integridad respecto de la zona donde viven, es una adaptación que podríamos denominar intrínseca al árbol al emplear sus capacidades para la propia supervivencia. Dicho de otra manera, si el árbol no tuviera corteza, no podría adaptarse de esa manera. En el ser humano, y aquí comienza la base que mencioné en la introducción, la capacidad de adaptación y, por tanto, de supervivencia, es la inteligencia.

La inteligencia permite que, ante la falta de capacidad depredadora, nos adaptemos como parte de la cadena trófica en ese estrato. Es un hecho que la naturaleza, tomada como ente vivo o no, se abre paso a veces, en contra de la supervivencia del ser humano. Y, es otro hecho que el ser humano, gracias a la inteligencia tiene la capacidad de cambiar eso en lo que se podría denominar un control de la biodiversidad (Hayward et al., 2019). La capacidad del ser humano para controlar su ecosistema como forma de adaptación y, por tanto, de supervivencia. Esto no deja de ser, en esencia, un uso de la inteligencia como capacidad de sobrevivir a los envites de la naturaleza. De la misma manera que construimos un refugio para protegernos de las inclemencias, modificamos el medioambiente para protegernos de los depredadores y, de una manera similar a cómo los depredadores cazan a sus presas para obtener alimento los seres humanos construyen granjas como un coto de caza controlado y particularmente sencillo de cazar.

Discusión

Con la premisa de modificar el medioambiente para adaptarse a él, el ser humano se topa con un muro infranqueable a este hecho, la ética.

De la misma manera que los principios generales del derecho mencionados anteriormente marcan en la legislación la ética predominante, esta choca de forma inevitable con la posibilidad de tomar esta premisa como real. De esta manera al tener en cuenta que, según conceptos naturales, carentes de ética y moral como se estableció al principio, sería lícito usar la inteligencia como una forma de adaptar el medioambiente a nuestras necesidades de supervivencia; la creación de granjas para obtener toda la comida necesaria, al igual que los cultivos, o, incluso los bosques y las minas para obtener materiales con los que construir refugios, la ética predominante le dice, de una forma constante e inconsciente, que la naturaleza debe ser ella misma, debe mantener sus leyes y abrirse paso de una manera autónoma al ser humano. Así se establece uno de los principios legales más extendidos de todos como es la necesidad y obligación del ser humano de vivir en un medioambiente sano. Tomando como sano lo mencionado anteriormente. Establece la obligación al ser humano de proteger ese medioambiente (Tovar Silva, 2021).

Conclusión

Como conclusión debo decir que debe haber un cambio. Todo lo mencionado en este artículo es una idea anticuada, aunque real que ha estado en la historia durante muchos años, desde que el ser humano salió de la cueva y construyó una casa (adaptación de la naturaleza a las necesidades del ser humano que, para adaptarse y sobrevivir usó la inteligencia).

Tampoco se debe olvidar que la naturaleza carece de moral, por lo que los límites establecidos solo son del ser humano. Es la ética algo intrínseco a la racionalidad y, por tanto, a la inteligencia. Siguiendo el falsacionismo de Popper, solo conocemos nuestra inteligencia y, en consecuencia, el ser humano debe entender que la propia inteligencia está adscrita, inevitablemente a la moral. Pero tampoco se debe olvidar que la filosofía no está obligada a seguir esos principios científicos y que, en cierto modo, se puede pensar que otras inteligencias puedan carecer de moral y que, lo mencionado anteriormente sea irrisorio ante una inteligencia carente de ella que le permita modificar cuanto quiera para sobrevivir.

En conclusión, el muro de la moral es infranqueable, y, por tanto, creo que se debe sucumbir a ella, seguir los principios generales del derecho y legislar un medioambiente que sea natural y sano. Sin embargo, en un pequeño agujero del muro, pienso que no se debe olvidar que la moral es cambiante con el tiempo, y que no debemos obviar nuestra propia supervivencia, nuestra debilidad como especie y que, éticas demasiado restrictivas pueden provocar que nuestro propio filtro nos destruya. Como decía Aristóteles en su Ética a Nicómaco debemos encontrar el punto medio entre los extremos(Aristóteles, n.d.). Uno sin duda será el sesgo propio que tenemos al hablar de la ética y que puede conllevar una autodestrucción por la incapacidad colectiva de utilizar nuestra propia capacidad como ser humanos de transformar la naturaleza, estableciendo nuestros propios límites que según la moral predominante pueden ser excesivamente limitante. No obstante, el otro extremo será igualmente malo, ya que seguir transformando la naturaleza como una adaptación humana para la supervivencia no es más que una supervivencia a corto plazo, puesto que es un hecho demostrado que ese tren de vida no podrá durar para siempre.

Notas

[1] Por ejemplo en la Constitución española se establece el concepto del derecho a disfrutar de un ambiente sano y la obligación de conservarlo. Artículos que se repiten en gran parte de la legislación internacional.

Bibliografía

Aristóteles. (n.d.). Ética a Nicómaco.

Hayward, M. W., Callen, A., Allen, B. L., Ballard, G., Broekhuis, F., Bugir, C., Clarke, R. H., Clulow, J., Clulow, S., Daltry, J. C., Davies-Mostert, H. T., Fleming, P. J. S., Griffin, A. S., Howell, L. G., Kerley, G. I. H., Klop-Toker, K., Legge, S., Major, T., Meyer, N., … Wüster, W. (2019). Deconstructing compassionate conservation. Conservation Biology, 33(4), 760–768. https://doi.org/10.1111/cobi.13366

Jantsch, M. O., Schäffer, B. G., & Bento, L. W. (2022). Coexistencia entre humanidad y medioambiente: bioética desde la perspectiva de Potter. Revista Bioética, 30(2), 366–372. https://doi.org/10.1590/1983-80422022302532es

Pérez, G. (2007). Moderne, Franck, Principios generales del Derecho Público. Revista Chilena de Derecho, 34(1). https://doi.org/10.4067/S0718-34372007000100017

Tovar Silva, Y. G. G. (2021). El principio de protección al medioambiente, la biosfera y la biodiversidad como criterio orientador en la interpretación jurídica. REVISTA IUS, 16(49). https://doi.org/10.35487/rius.v16i49.2022.753

Trejo, D. A. R., Muñoz, P. M., & Lara, P. J. M. (2019). Fire effects on the trees of a tropical pine forest and a tropical dry forest at villaflores, Chiapas, Mexico. Ciencia Florestal, 29(3), 1033–1047. https://doi.org/10.5902/1980509833952

Imagen | Pxfuel

Cita este artículo (APA): Domínguez, D. (2023, 11 de mayo). Adaptarse o morir usando la inteligencia. Una mirada a la naturaleza, ¿humana? https://filosofiaenlared.com/2023/05/adaptarse-o-morir-usando-la-inteligencia

Artículo de:

Daniel Domínguez Sastre (autor invitado):
Técnico de laboratorio, con formación en Medioambiente y Química Ambiental. Voluntario como educador ambiental. Formado en filosofía de forma autodidacta.

#Adaptación, #Control de la biodiversidad, #especie, #inteligencia, #Naturaleza, #Supervivencia

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!