fbpx

No son los dolores solamente, son los placeres también

Entre las habladurías cotidianas podemos apreciar cómo el Imperativo de la Felicidad, que Sarah Ahmed critica en La Promesa de la Felicidad, no solo se adecúa a nuestros horizontes existenciales, sino que los constituye. Por otro lado, la cantinela de triste de los males del mundo y el valle de lágrimas. Esta dicotomía a su vez se ve complementada por ideologías neoliberales que ubican esta felicidad o tristeza como baremos analíticos de cuánta voluntad le hayamos insuflado a nuestro proyecto. Podríamos nombrar asimismo una serie conceptos, como por ejemplo El Gran Rechazo de Marcuse o el Realismo Capitalista de Fisher, para señalar las constricciones imaginarias y reflexivas que nos impiden plegar nuestro pensamiento y creatividad sobre estas teleologías para proponer una alternativa al mero proceder reactivo o impotente.

Lo interesante de esto es que, a final de cuentas, la felicidad o la penuria acaban propiciando una serie de dolores psíquicos que pasan desapercibidos a favor del néctar alienante de los placeres más inmediatos. Según conversaciones que mantuvimos con terapeutas gestálticos tomamos una aseveración que emergió en mitad de la charla:

El niño o niña que no se halla escuchado por sus padres o solo recibe órdenes del mismo, es más probable que vaya a recurrir al aislamiento y el mutismo o la agresividad reactiva para sobrevivirse ante dicho entorno hostil y demandante.

Extrapolando esta aseveración vemos que la cosa se complejiza. Ya no son los dolores los que definen nuestro proceder por el mundo sino lo que hacemos con ellos. No se me entienda mal, no en el sentido voluntarista y neoliberal del término, sino en la elección existencial y su lógica inconsciente. Tal vez, siguiendo lo dicho por aquel terapeuta, la insurrección y cambio político provenga de esta nueva concepción del problema: son los placeres los que impiden la politización.

Como escuchamos hace unos años, una caricia puede ser una forma sutil de subyugación y control del otro. Dado el cambio de tónica gubernamental de los Estados como reconoció Foucault, Agamben o el mismo Deleuze, nos hallamos sumidos en una serie de dispositivos en red que responden al deseo biopolítico de los estados de control contemporáneos. Lo que define nuestros tiempos es la hibridación de los estados absolutistas y la proliferación de una cibernética supuestamente liberadora.

La partícula paranoide que proponemos en este escrito plantea la siguiente pregunta: ¿Qué impiden esos placeres a los que recurrimos a diario? ¿A qué nos atan los placeres que, día tras día, sostenemos? ¿Qué dolores, problemáticas, carencias, etc., están adosadas a estos places cotidianos? ¿Quién se es en dichos momentos de goce? ¿Es posible la politización de los placeres sino de las dolencias como proponía Fisher?

A pesar de pecar de utópico, ¿cómo podemos crear un nuevo mundo en el que hablemos de otros placeres y otras dolencias? ¿Cómo dotar la realidad cotidiana de un nuevo régimen que torne extraño nuestro usual discurrir gozante?

Bibliografía

Agamben, Giorgio (2015) ¿Qué es un dispositivo? seguido de El amigo y de La Iglesia y el Reino (trad. Mercedes Ruvituso). Barcelona: Ed. Anagrama.

Fisher, Mark (2018) Realismo capitalista. ¿No hay alternativa? (trad. Claudio Iglesias) Buenos Aires: Ed. Caja Negra.

Marcuse, Herbert (2003) El hombre unidimensional. Ensayo sobre la ideología de la sociedad industrial avanzada (trad. Antonio Elorza) Buenos Aires: Ed. Planeta.

Foucault, Michel (2007) Nacimiento de la biopolítica: Curso en el Collège de France 1978-1979 (trad. Horacio Pons) México: Ed. Fondo de Cultura Económica de Argentina.

Ahmed, Sarah (2019) La promesa de la felicidad (trad. Hugo Salas) Argentina: Ed. Caja Negra.

Deleuze, Gilles (1999) “Post-Scriptum, sobre las sociedades de control” en Conversaciones 1972-1990 (trad. José Luis Pardo) Valencia: Ed. Pre-Textos.

Artículo original de:

Juan Ignacio Iturraspe Staps (Dir. Revista Metaxis ):
Docente e investigador en la Universitat de Barcelona, director de las revistas Metaxis, Exosui y Hénadas. Miembro del grupo de investigación en Pensamiento Posfundacional, cuyas exploraciones transitan la ontología política, teoría crítica y estética disidente.

Imagen | Wikipedia

Cita este artículo (APA): Iturraspe, J. (2023, 05 de mayo). No son los dolores solamente, son los placeres también. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2023/05/no-son-los-dolores-solamente-son-los-placeres-tambien

#dolores psíquicos, #ideologías neoliberales, #Imperativo de la Felicidad, #placeres cotidianos, #tristeza

por Revista Metaxis

Revista dedicada al abordaje de diferentes temáticas contemporáneas y plataforma multidisciplinar y para-académica promotora de diversas perspectivas de enfoque político, económico y social. Asimismo, se presenta como altavoz de cultura disidente y movimientos marginales.

error: Content is protected !!