The Last of Us: reflexiones en torno al sacrificio de Ellie

También he sido víctima del último fenómeno televisivo de HBO: The Last of Us. Realmente, ni la serie ni el videojuego han inventado la rueda. De hecho, la historia reúne los elementos más representativos de las historias postapocalípticas. A saber, los raiders pululando por doquier, un enclave que trata de emular la vida del pasado, caníbales y el sacrificio del inocente en pos de la humanidad.

Es precisamente en este punto, en el sacrificio que debía realizar Ellie, donde me quiero detener. Dado que dicho acto no es sostenible ni desde el sentido común ni mucho menos desde el moral.

Comencemos por enumerar los argumentos morales a favor de mi postura:

En primer lugar, el grupo de las luciérnagas no consultaron a Ellie sobre si ella estaba dispuesta a sacrificarse en pos de la humanidad o no. Como ser humano, Ellie es la única responsable de su vida, y debería ser ella, y solo ella, quien decida si el sacrificio personal es el camino correcto a seguir.

En segundo lugar, no puede ser usada como un medio para un fin, su vida es valiosa en sí misma. Precisamente puede parecer ridículo en un árido desierto de inmoralidad donde la vida humana vale menos que un rastrojo que alegue que toda vida tiene un valor intrínseco. Pero precisamente en este mundo donde los infectados campan a sus anchas, donde la guerra es tanto con los chasqueadores como con nuestros semejantes, es donde la vida humana debería ser lo más importante, ya que cada vida cuenta en pos de la normalidad tan deseada.

En tercer lugar, como seres limitados, las personas somos incapaces de calcular y asimilar el coste de nuestros actos. Es decir, en este caso, somos incapaces de predecir el curso de acción exacto que tomaría el asunto tras la muerte de Ellie. No obstante, lo que sí sabemos a ciencia cierta y podemos afirmar sin ningún ápice de duda es que matar a un ser humano está mal. Hay acciones que no merecen la pena ser ejecutadas, dado que a pesar del bien que pudieran ocasionar, nuestra alma quedaría manchada para siempre.

Hasta ahora he enumerado argumentos de corte moralista. Las pesquisas de dicha filosofía tienden a ser rígidas y según con qué ojos las miremos pueden resultar fantasiosas y limitantes. En este sentido, quizás sea el utilitarismo la filosofía que más tienda a justificar el daño menor por el bien mayor. Al menos sí hacemos una interpretación amplia de dicha teoría ética. En términos generales, esta filosofía sostiene que nuestras acciones deberían orientarse hacia la generación del mayor bienestar posible. A primera vista, podría parecer que el sacrificio de una adolescente con el fin de evitar un apocalipsis promueve dicho bienestar general. Sin embargo, esta perspectiva está lejos de la realidad por las razones que detallaré a continuación.

En primer lugar, una simple cura no hará desaparecer todos los problemas de Estados Unidos postcodryceps. El país se encuentra sumido en un caos absoluto carente de toda estructura pública. Los caníbales, los saqueadores y hordas de infectados rabiosos pueblan el país y no creo que tras una cura estos decidan volver a una sana y justa democracia parlamentaria.

En segundo lugar, se supone que los luciérnagas tratan de salvaguardar la libertad de los moradores del nuevo yermo buscando una cura y liberando ciudades bajo regímenes dictatoriales. Si precisamente ellos que a priori parecen la única institución fiable fallan de esta forma a una niña, ¿en quién podremos confiar? Se desvanecerá la fiabilidad que aportamos a la única institución justa de este nuevo mundo.

Finalmente, la cura es inservible para los infectados que forman el grueso de la población, por lo que su efecto será limitado.

Teniendo estos puntos en cuenta, considero que el sufrimiento generado tanto a Joel como a Ellie y el escaso beneficio que pretendemos obtener tampoco justifica la muerte de Ellie por un supuesto bienestar futuro.

En este caso, opino que el grupo de las luciérnagas deberían haber buscado soluciones alternativas a la muerte de Ellie. En caso de no encontrarlas, cerciorarse de que su muerte va a llevar efectivamente a buen puerto y sobre todo, ser transparentes con ella en todo momento. 

Personalmente, opino que el restablecimiento de instituciones férreas, duraderas y fiables debería estar por encima de cualquier cura. Los esfuerzos políticos ante semejante caos serán más duraderos y efectivos que cualquier cura. Un escenario complejo requiere de respuestas complejas y a largo plazo. No de una solución sencilla e instantánea como puede ser una cura. Es más, si hacemos una comparación con el COVID-19 la vacuna trató el problema principal de la enfermedad. No obstante, las instituciones se han resentido y la sanidad pública está en plena decadencia a pesar de existir una cura efectiva.

Por mi parte, ningún argumento más que añadir, espero que Joel y Ellie puedan ver un futuro mejor, y espero veros en futuras reseñas, críticas y análisis cinematográficos.

Imagen | Slate [Las titulares del copyright de la imagen son las productora Sony Pictures Television, PlayStation Productions,Naughty Dog, The Mighty Mint Word Games y la distribuidora; la imagen se usa bajo el entendido del fair use, con fines ilustrativos].

Cite este artículo: Díaz, J. (2023, 28 de mayo). The Last of Us: Reflexiones en torno al sacrificio de Ellie. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2023/05/the-last-of-us-reflexiones-en-torno-al-sacrificio-de-ellie

Artículo de:

Jon Ander Díaz (autor invitado):
Español. Graduado en filosofía y aficionado a escribir.

#ellie, #ellie hospital, #HBO, #joe, #muerte ellie, #playstation, #sacrificio, #serie the last of us, #the last of us, #videojuego the last of us

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!