fbpx

Entrevista a Miguel Ángel, CEO de Filosofía en la Red

https://filosofiaenlared.com/wp-content/uploads/2023/02/cropped-miguelangelgc_2023.jpeg

Daily Philosophy es una revista de filosofía en inglés que tiene como objetivo hacer que la filosofía sea más accesible y relevante. Hace algunos meses, Miguel Ángel sostuvo una entrevista con su fundador y editor, el Dr. Andreas Matthias.

En esta ocasión, sucedió a la inversa, y Daily Philosophy (DP) entrevistó a Miguel Ángel para conocer un poco más sobre él y su labor dentro de Filosofía en la Red. Puedes leer la versión original, en inglés, de dicha entrevista en Daily Philosophy.

Miguel Ángel G. Calderón, además de ser CEO de Filosofía en la Red, cursa actualmente una maestría en Filosofía y Valores y la licenciatura en Filosofía; así mismo, es licenciado en Psicología Organizacional y enfermero técnico; cuenta además con estudios en derecho y ciencias religiosas.

DP

Miguel Ángel, ¡muchas gracias por estar con nosotros hoy! Eres un invitado un poco diferente a quienes generalmente tenemos en las entrevistas, porque no hablaremos sobre tema filosófico particular en el que seas experto. Más bien, me quiero enfocar en lo que haces, y en esto, somos colegas. Eres el fundador y editor de Filosofía en la Red, un sitio y revista de filosofía en español con sede en México. Cuéntanos unas palabras sobre Filosofía en la Red: ¿cuánto tiempo ha existido el sitio y qué tipo de contenido publicas principalmente?

MA

Andreas, antes que nada, muchísimas gracias por la invitación, es todo un honor tener este espacio para compartirte un poco, o mucho, de lo que es Filosofía en la Red. No sé si decir que Filosofía en la Red es un sitio “de México”, ya que, aunque si bien es cierto que estoy la mayor parte del tiempo aquí, al ser concebido como un espacio en la red, lo veo más como “sin sede”, como un espacio sin espacio, como un punto de encuentro que justamente encuentra su magia en la virtualidad.

Respondiendo ya concretamente a tu pregunta, puedo dividir Filosofía en la Red en dos etapas: 2014 y 2020. En el primer bloque, el sitio nació con la idea de un “blog colectivo de filosofía en donde un grupo de autores compartía sus reflexiones”, bien sean estas originales o incluso volviendo a compartir textos previamente publicados en otros espacios. Durante ese periodo, no había un mimo al sitio y cada quién publicaba como quería y cuando quería, sin un control y sobre todo, sin un compromiso mío hacia el proyecto.

En 2020 las cosas cambiaron. Hubo un ruido en mi mente que me hizo sentir “culpa y responsabilidad”; era “el responsable de …” sin realmente asumir una responsabilidad total, por diferentes situaciones. Hubo entonces un gran momento de introspección y reflexión, y eso me llevó a replantear las cosas, capacitarme para manejo de trabajos en remoto y de liderazgo y, tras mucha reflexión, concluir en que quería mantener vivo el proyecto pero “a mi manera”, con mi sello y renunciando a mi marca personal y mi blog, proyectos individuales, para apostar por Filosofía en la Red. Y mira, a tres años ya de eso, aunque quizá fue algo radical (por decirle “adiós” a mi individualidad) no me arrepiento, ya que sin ese compromiso y entrega, Filosofía en la Red no estuviera donde está ahora.

Atendiendo a la parte final de la pregunta, Filosofía en la Red se centra en tres cosas: divulgar, compartir y generar filosofía. Para ello, en la plataforma publicamos todos los días textos de diferente índole: desde reflexiones que toman prestada la cultura pop para darle un tono filosófico, hasta textos más “académicos” y formales. Así mismo, contamos con una Revista, con la que hacemos filosofía más “tradicional” y apuesta por ser un espacio más divulgativo-académico.

DP

Una revista de filosofía en línea no es la idea de negocio más común (o prometedora). ¿Qué te hizo concebir el proyecto de crear un sitio de filosofía de este tipo?

MA

Quizá porque nunca lo vi, ni en un inicio ni ahora, como un negocio o como un medio que me fuera a retribuir económicamente. Filosofía en la Red, en su nueva etapa, se ciñe más bien a mi ímpetu constante de querer compartir y divulgar el conocimiento. Eso es algo que arrastro desde 2008, cuando inicié mi blog personal. Ese espacio nació porque me di cuenta, al estudiar ciencias religiosas (una mezcla de teología y filosofía) que el acceso a los libros y la información “elevada” era cara; así, opté por ir compartiendo todo lo que iba aprendiendo en mi blog, buscando con ello dar algo de lo que estaba recibiendo.

Filosofía en la Red es una evolución del “deseo de mi blog”. De hecho, pongo dinero para que el sitio y todas las herramientas que uso funcionen. Pero todo esto lo hago porque quiero y busco propiciar un espacio para que las personas puedan acceder a la filosofía sin un muro de pago, sin costo, de forma “legal”.

Filosofía en la Red llena mis bolsillos de una forma que el dinero no pueden hacerlo: con la satisfacción de poder llegar a muchas personas, y que ellas descubran en la filosofía el punto detonante para “pensar y ser libres”.

DP

¿Filosofía en la Red se basa en algún modelo, en otros sitios que sientas que estaban haciendo algo similar de buena manera? ¿O fue completamente tu propia idea, basada en tus propios gustos de diseño y contenido?

MA

Creo que puedo decir que es mi idea, aunque no sé que tan “original” pueda serlo. Y de hecho, desde 2020 ha ido evolucionando –y lo sigue haciendo– día a día, bebiendo de muchos lados. En un inicio solo pretendí que fuera “un blog” que publicara todos los días, pero ahora somos una plataforma con una Revista, con una Biblioteca de Consulta, con una Academia de Formación, con un Congreso Anual… ¡no lo sé! Quizá es el resultado de todo y nada, de esa amalgama que se produce en mi mente por el deseo y hambre de innovar en dar más contenido.

DP

Tienes bastante contenido en el sitio. Solo mirando las fechas de publicación, parece que publicas un artículo casi todos los días. ¿Cuánto trabajo tienes que dedicar a la edición y gestión del sitio? Imagino que casi debe ser un trabajo a tiempo completo.

MA

Quizá ese es el “secreto mejor guardado” de mi trabajo como CEO-Editor, o el que nadie se da cuenta realmente. Es verdad que en contadas ocasiones algunas personas me suelen apoyar con revisión de textos o algunas otras cosas, pero la gran mayor parte del tiempo, el trabajo recae en mí, y aunque pudiera sonar pesado –y lo es– al mismo tiempo es algo que se disfruta. Del tiempo total que le dedico al día o a la semana, no podría decirte a ciencia cierta, porque Filosofía en la Red está tan adherida a mí que casi puedo decir que estoy 24/7, ya que si tengo “poco tiempo libre” estoy corrigiendo textos, programando, editando, haciendo cosas… todo mi tiempo “no lucrativo” se va a la plataforma.

Si bien voy a mi empleo y demás, me siento como Superman que de 8 am a 4 pm (mi horario laboral entre semana) tiene un traje de civil, y al salir, abre su camisa y debajo de ella está el otro uniforme: el de Filosofía en la Red. O quizá como un doctor que debe estar “todo el tiempo” alerta de su paciente. Esa es sin duda parte del éxito y del impulso que consigue el proyecto. Como te comenté al inicio, cuando resurgió, lo hice asumiendo todo, sabiendo que para que funcionara tenía que fusionarme e involucrarme al proyecto en su totalidad, y es lo que he ido haciendo, cada día mezclándome más. Hay que una frase que digo constantemente: yo soy Filosofía en la Red, pero Filosofía en la Red no es Miguel Ángel. Quizá eso lo resuma un poco.

DP

También parece que tienes un gran número de colaboradores y autores invitados. ¿Quiénes son tus colaboradores? ¿Dónde encuentras autores para contribuir a la revista? ¿Son principalmente estudiantes de posgrado? ¿Profesores? ¿O el público en general también contribuye con artículos?

MA

Yo creo que la filosofía no debe de ser elitista y que todos podemos “hacer” filosofía, al final de cuentas, Platón no ocupó un “título de grado” para dejarnos sus diálogos. Pero más allá de ello, los autores de Filosofía en la Red cubren un amplio espectro. Se dividen en dos grupos principales: los autores activos e invitados. Los primeros son hombres y mujeres, desde doctores en filosofía hasta estudiantes, que mes a mes comparten un texto en la plataforma; por otro lado, los autores invitados son personas que libre y esporádicamente comparten sus textos y reflexiones mediante nuestro formulario de contacto. En Filosofía en la Red premia la cercanía, y es por ello que el 90% de nuestros textos son de autores activos, gente que he invitado personalmente, que llegan por consulta o que entran a formar parte del equipo a través de convocatorias que hacemos de forma recurrente.

DP

¿Dirías que hay algún enfoque ideológico específico que esté más representado en tus artículos? ¿Es Filosofía en la Red, por ejemplo, un sitio más conservador o más progresista? ¿Avalas actitudes particulares hacia la religión, por ejemplo, o hacia religiones específicas? ¿Estás discutiendo la vida y la sociedad modernas, y dirías que hay una forma particular en la que tomas partido respecto a estos temas? ¿O intentas representar todas las direcciones y posturas políticas por igual?

MA

La única ideología que sigo es: no discursos de odio ni incitación a la violencia; de ahí en más, cualquier tema tiene un lugar en Filosofía en la Red, por más espinoso que pueda ser este, e incluso, por más en desacuerdo que ideológicamente pueda estar con él. Ya te dije que la virtualidad es uno de nuestros pilares, otro de ellos es la pluralidad, y este la abrazo con lo que te he contestado antes: me encanta la diversidad de temas, no creo en los filtros ni en posturas específicas. No busco ser conservador ni progresista, sino simplemente un espacio plural de diálogo basado, eso sí, en el respeto y la tolerancia hacia todas las personas. Me encanta criticar, y promuevo que se haga, pero siempre a las ideas, no a las personas.

DP

Todo el proyecto parece muy ambicioso, lo que sin duda no tiene por qué ser malo. Sin embargo, ¿hay algún reto o dificultad que haya encontrado por el camino? ¿Hay algo que pensaste que sería más fácil cuando empezó y que ha resultado ser más difícil de lo esperado?

MA

Por supuesto, ha habido varios retos. A nivel personal, el mayor ha sido aprender a compaginarlo con otros aspectos de mi vida. Filosofía en la Red requiere mucho tiempo y esfuerzo, y ha habido momentos en los que he tenido que dejar de lado otras cosas para seguir adelante. Así mismo, contar con el apoyo de quiénes quiero es fundamental, pues ellas entienden que muchas veces les dejo de lado por atender el proyecto, y sin ese respaldo, eso no sería posible.

A nivel técnico, el mayor reto ha sido probablemente seguir el rápido ritmo del cambio tecnológico. Internet evoluciona constantemente y es importante estar al día de las últimas tendencias y avances. Esto incluye desde mantener el diseño de la web moderno y atractivo hasta entender cómo utilizar mejor las redes sociales para llegar al público.

Por último, el reto de crear contenidos atractivos y de alta calidad está siempre presente. Quiero que nuestros artículos sean informativos y que inviten a la reflexión, pero también sean accesibles a un amplio abanico de lectores.

DP

También ofreces un sitio en inglés, hasta donde puedo ver, pero aún no parece haber despegado de gran manera. ¿Es, en tu experiencia, más fácil tener un sitio de este tipo en español que en inglés? ¿Hay más público interesado en eso en México o en América Latina que en las audiencias internacionales de habla inglesa?

MA

El éxito o no de la versión en inglés no estoy totalmente seguro de que sea por la dificultad o no de llegar a un público angloparlante. En mi caso, aunque le tengo todas las ganas, traducir y llevar “dos versiones” del sitio es absorbente para una sola persona. Como te comento, la mayor parte (a excepción de los textos, claramente) dependen de mí, así que tengo que intentar equilibrar todas las cosas, y lamentablemente el tiempo no me da para dedicarme como quisiera a la versión en inglés, aunque es un proyecto que no quiero soltar porque mi deseo es, compartiéndote otro de nuestros pilares, el de eliminar barreras, y el idioma siempre suele ser un obstáculo, de ambos lados. Quiero con la versión en inglés llevar la “filosofía hecha en español” a las personas que hablan inglés, acercando así la filosofía a todas las personas, no importando el idioma que hablen. Es por eso también que traducimos textos para la American Philosophical Association y para DP, porque quiero que quiénes no hablan inglés, puedan beneficiarse de los fabulosos textos que se generan en inglés.

DP

También estás publicando una versión impresa de tu revista. Ahora, publicar cualquier cosa en formato impreso hoy en día parece un empeño bastante difícil, con todo tipo de grandes revistas impresas que solo se publican en línea y abandonan el formato impreso. ¿Crees que todavía existe alguna necesidad de una publicación impresa hoy en día? Y, más específicamente, ¿la versión impresa de Filosofía en la Red se vende bien, y a qué audiencias?

MA

La versión en físico de la Revista Filosofía en la Red no nace con la intención de saber cuántos números venderemos, sino que apela más a una situación “romántica” de poder, quiénes quieran, autores y lectores, acceder a una edición física de lo que pueden leer gratuitamente en el ordenador. Tener una edición en físico, por tanto, es más por buscar un “afiche” coleccionable que por un negocio.

DP

Ahora cuéntanos un poco sobre ti. En tu CV, me sorprendió descubrir que, además de ser un graduado en filosofía, hace una década también estudiaste para ser un “enfermero técnico”. ¿Qué exactamente es un enfermero técnico, y qué te hizo cambiar de eso para convertirte en filósofo?

MA

Enfermería técnica es un paso antes de una licenciatura en enfermería, lo hice a la par del bachillerato. Cuando la cursé lo hice porque me estaba perfilando a medicina, pero hubo algo que hizo que mi vida diera un giro copernicano. Enfermé fuertemente ya cuando estaba trabajando como enfermero, era de hecho enfermero instrumentista, y lo amaba; en ese momento de enfermedad, con un diagnóstico nada alentador, conocí la vida y obra de Joseph Ratzinger, y me impresionó. Lo leí, conocí más sobre su obra y supe todo lo que se puede estudiar en las humanidades, y mi vida hizo un clic, primero a la teología (con ciencias religiosas) y luego, virando a la filosofía.

DP

Como empleo, incluyes un puesto gubernamental y Filosofía en la Red. ¿El sitio ahora es lo suficientemente rentable como para contar como “empleo” para ti?

MA

Quizá suene crudo decirlo, pero Filosofía en la Red es un hobby que absorbe día a día mi vida. Como dije, no es rentable si lo queremos medir de forma económica, pongo mes a mes bastante dinero entre servidores, servicios de gestión, etc., aunque es rentable en lo que me da: llena el impulso que tengo por compartir con los demás. No lo puedo catalogar como mi segundo empleo porque no me da dinero, pero para mí es como una startup que está en constante crecimiento y necesita atención; un CEO no tiene un empleo, sino que dedica su vida a ello, y eso es Filosofía en la Red para mí ahora.

DP

¿También estás buscando una carrera más clásica y académica en filosofía, o estás feliz siendo el editor de Filosofía en la Red a largo plazo? ¿Tienes planes de convertir el sitio en un trabajo a tiempo completo?

MA

Claro que me encantaría algo un poco clásico y académico, sueño con ser profesor universitario, dar conferencias y escribir algunos libros (aunque tendría que vivir en un planeta con 30 horas al día), estoy estudiando una maestría en filosofía y ya tengo perfilado el doctorado, pero no estoy totalmente seguro de si en algún momento pudiera dedicarme al cien por ciento a un plano más “académico” porque lamentablemente las humanidades no son tan lucrativas, al menos en este lado del globo, como todos quisiéramos. Y afortunadamente, para ello tengo mi empleo que financia Filosofía en la Red y mi formación. No me veo no siendo el CEO de Filosofía en la Red, sino todo lo contrario, me veo a largo plazo con Filosofía en la Red convertida en una plataforma mucho más grande de lo que es ahora.

DP

Ahora hablemos un poco sobre México, o quizás América Latina en su conjunto, si es posible. Ya mencionamos a las audiencias mexicanas, pero tu sitio, al estar en español, llega a lectores de habla española en todo el mundo. ¿Tienes la impresión de que, en términos de contenido, las audiencias de habla española (o las audiencias latinoamericanas) responden a temas diferentes a las audiencias de habla inglesa o estadounidenses?

MA

Aunque hay una gran parte de la “vieja escuela” que sigue apostando por cosas más tradicionales, creo que en su conjunto, al menos en Filosofía en la Red, se leen cosas más laxas: desde partiendo de elementos de la cultura pop para filosofar, hasta criticar y revelar los problemas sociales tan diversos que ocurren no solo en América Latina, sino también en España, ya que gran parte de las y los autores son españolas y españoles. Creo que, por sumarnos a la moda, se está intentando cada vez más deconstruir la filosofía para hacerla, no más accesible en su esencia, pero sí más abierta a todos los campos.

DP

¿Cuáles son tus próximos planes con Filosofía en la Red? ¿A dónde planeas llevar el sitio desde aquí, y cómo ves tu carrera personal en relación con el crecimiento del sitio?

MA

El próximo plan, y en el que ya estamos trabajando, es el lograr indexar la Revista a diferentes repositorios. Contamos con ISSN y ya hemos dado el salto a conformar un comité científico; ahora lo que resta es mantener una constancia de varias ediciones con el comité para poder alcanzar ese hito, que sin duda posicionará a Filosofía en la Red, en su conjunto, a la par de revistas especializadas.

Hace no mucho hemos lanzado una Academia: una plataforma de cursos online. Podríamos decir que ahora está en “beta” (ya que el contenido es puro texto) pero tengo la intención de ir haciendo más cursos, y que estos estén tanto en texto como en vídeo, buscando con ello, siempre de forma gratuita, acercar más la filosofía a todas las personas.

También hemos creado una Enciclopedia, que día a día añade conceptos, definiciones, biografías, etc.; con ella busco ampliar aún más la divulgación filosófica, ofreciendo ya no solo artículos de reflexión o ensayos, sino junto a la Academia, una formación-consulta sobre cualquier aspecto filosófico.

DP

Miguel Ángel, ¡gracias por esta entrevista! Dado que nuestros dos sitios están cooperando ahora y planeamos intercambiar más artículos, estoy seguro de que veremos más de ti en Daily Philosophy en el futuro. Fue un placer tenerte aquí, ¡y te deseo mucho éxito con Filosofía en la Red!

MA

Muchas gracias a ti por la oportunidad y el espacio, y espero que juntos logremos, Daily Philosophy y Filosofía en la Red, dejar una huella indeleble en la divulgación de la filosofía en la red.

Artículo original de:

Dr. Andreas Matthias (Daily Philosophy´s Editor):
Profesor de filosofía y escritor especializado en ética de los robots y filosofía de la tecnología. También, editor de daily-philosophy.com.

Traducido por:

Miguel Ángel G. Calderón (CEO de Filosofía en la Red):
Mtroe. filosofía y valores, lic. en psicología organizacional, est. de filosofía; enfermero.

Imágenes | Cortesía del Miguel Ángel

Cite este artículo (APA): García, M & Matthias, A. (2023, 30 de junio). Entrevista a Miguel Ángel, CEO de Filosofía en la Red. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2023/06/entrevista-a-miguel-angel-ceo-de-filosofia-en-la-red
#alianzas, #Daily Philosophy, #entrevista, #filosofía en la red, #miguel ángel, #traducciones

por Daily Philosophy

Daily Philosophy es una revista de filosofía en línea que tiene como objetivo hacer que la filosofía sea más accesible y relevante. Publican artículos introductorios sobre la historia, áreas y problemas de la filosofía; reportajes, comentarios y artículos invitados de algunos de los escritores más interesantes de la filosofía actual, así como entrevistas con reconocidos expertos y reseñas de libros.

error: Content is protected !!