El siguiente texto forma parte de la tercera edición de la Revista Filosofía en la Red. Puedes adquirir el ejemplar impreso en Amazon (con distribución global) o descargarlo en PDF gratis dando clic aquí. 

Al igual que a ti, me encantan las películas de Guillermo del Toro, en este pequeño artículo vamos a descifrar uno de los puntos más importantes del cineasta mexicano, a saber, el tema de los monstruos y como estos vienen a ser una dignificación de lo humano, como un ser real y definido por sus rasgos más crudos.

Aunque para esto, es indispensable que nos dediquemos a pensar una serie de puntos que nos van a permitir comprender la importancia de los monstruos. Es por ello que en primer lugar nos dedicaremos a entender ¿De dónde vienen los monstruos de Guillermo? De este modo vamos a ver desde dónde lo aborda; como espero veamos, esto viene causado de su singular opinión de los clásicos del Terror, aunque quiero anticipar a título personal que esto depende mucho del impacto que aportó Mary Shelley con su Frankenstein.

Posteriormente en ¿Dioses y monstruos? donde vamos a ver cómo y por qué es que los monstruos son un arquetipo más real de la humanidad de lo que podrían ser los dioses, quienes están dotados de perfecciones, mismas que nos son ajenas y ficticias.

Por último, revisaremos ¿A qué le temen los monstruos? aquí vamos a ver cuáles son los verdaderos antagonistas en las películas del director mexicano, y cómo es que esto se relaciona con los monstruos.

Para ello echaremos mano de diferentes entrevistas y conferencias que el ganador del Óscar ha aportado, así como de su libro En casa con mis monstruos, y diferentes secuencias, imágenes y diálogos que pueden obtenerse de la filmografía del director jalisciense.1

Pienso que son indispensables los ejercicios en los que critiquemos y pensemos a los artistas contemporáneos, pues son estos quienes tienen un papel ideológico, por lo que es importante saber qué pretenden decirnos y por qué.

Desarrollo

Más que cine de sustos, podemos notar por producciones como Titanes del pacífico o Hellboy, que lo que realmente le interesa al ganador del Oscar es el concepto de la monstruosidad. Sus películas siempre contienen, ya sea en mayor o menor medida, a seres con deformidades, es por ello que les suele dar protagonismo en sus historias.

¿De dónde le vienen
los monstruos de Guillermo?

Para el director mexicano, los monstruos, al ser su tema. Tienen un carácter bastante personal, mismo que le permite tener una cercanía profunda con estos, razón por la que nos dice:

Cuando era niño, los monstruos me hacían sentir que podía encajar en algún sitio, aunque fuera un lugar imaginario en el que lo grotesco y lo anormal fuesen celebrados y aceptados. 2

En ese mismo sentido me gustaría que se tocara el tema de los monstruos, pues no son solo un fetiche para hacer arte. Para el director mexicano, se pueden hablar de infinidad de anécdotas en los que gracias a los monstruos es que encuentra ese reconocimiento con el otro, que no resulta violento o desagradable, sino que son ese lugar en donde las diferencias son “celebradas y aceptadas”. En conjunto a lo anterior, hay una suerte de anécdota en la que el cineasta nos detalla un elemento particular:

Me había asustado tanto que empecé a ver hormigas verdes en la pared y criaturas dentro de mi armario, y en ese preciso momento fue cuando hice un pacto con los monstruos: Si son buenos conmigo y me dejan ir al baño les dedicaré toda mi vida 3

De esta anécdota es que podemos destacar la relación que el director guarda con la figura de los monstruos, pues con independencia del miedo que le pudieran provocar, él notó que se podía volver aliado de estos.

Es decir, los monstruos para él cuando era niño, como para muchos del cine de sustos, son la otredad, es ese aquello con el que no se genera empatía, como ejemplo de esto, son la mayoría de las producciones de Zombis, donde se vuelven “cosas para matar4, carecen de humanidad, y por lo mismo no se les puede tratar como a nuestros iguales. Y ese es uno de los puntos con los que hay que tener cuidado con el cine, mucha de su producción tiene una tendencia a deshumanizar.

Aun así, cabe preguntarnos ¿qué elementos ya sea de cine o literarios le influyeron en su relación con los monstruos? para alguien que se dedica a ese género, seguro que hay una infinita cantidad de influencias, tanto explícitas como implícitas. Aunque en una entrevista nos habla de que el monstruo que le enamoró fue el de Frankenstein, aunque su primer contacto con este vino del cine.5

Este detalle no se puede tomar a la ligera. Recordemos la célebre novela de Mary Shelley: El origen de una criatura hecha por el Dr. Frankenstein, quien estaba obsesionado con la idea de dar vida. En este intento, hace una amalgama de fragmentos de personas muertas para crear al monstruo, quien se encontraba invadido por dudas y miedos, aunque por su fealdad, terminó aterrorizando a los poblados. Esta historia de alguna manera contiene mucho del ADN del director jalisciense, pues podemos notar cómo con Mary Shelley, se hace esa transición en la que nos invita a ver las cosas desde la perspectiva del otro, es decir, del monstruo.

Aquí vale añadir a otra de sus creaturas favoritas, misma que le influyó de manera directa para ganarse el Oscar, este fue el monstruo de la laguna Negra.

Como fue muy notable en La forma del agua, con el que tengo una absoluta fascinación es el monstruo de la laguna negra […] en la que Marilyn Monroe, acabando de ver el monstruo de la Laguna negra, comenta “A mí me dio pena el monstruo, lo único que quería era un poco de amor” Que lo haya dicho Marilyn causó un choque hormonal en mí, que terminó en La forma del agua.6

Tal y como espero se pueda ir notando, tanto en el caso del monstruo de la Laguna negra, como en el de Frankenstein, los personajes malos en la historia, no vendrían a ser los monstruos, sino las sociedades con poder, en el caso de La Forma del Agua, el antagonista de la historia es el gobierno norteamericano, quien había secuestrado al dios acuático7. Así, en Frankenstein, el verdadero monstruo es el Dr. Frankenstein, quien intentó traer a la vida a un ser del que no se hizo responsable.

De lo anterior podemos concluir que los monstruos para Guillermo son un eje donde comenzar a pensar la empatía, es decir, lejos de verlos como ese punto de distancia, o de percibirlos con el miedo con el que se les ha asociado en diversos medios, para él son una extensión de lo humano.

Dioses y monstruos

Como vimos antes, los monstruos juegan un papel indispensable en su obra, al punto en el que se vuelve complicado poder decir una sola cinta del director mexicano que no contenga alguno. De sus películas, algo que me encanta, es que conserva una tendencia a humanizar a los monstruos, nunca son el villano con intenciones planas, son seres complejos, pero que viven en un paradigma diferente de lo bello.

Justo este hecho es el que reclamaba el personaje del príncipe Nuada a los Elfos en Hellboy 2: El ejército dorado, pues buscaba hacerles notar que ellos, que los monstruos y seres mitológico, alguna vez fueron dignos de respeto, mientras que ahora, son vistos como un chiste, como algo lejano, incluso un ser al que negar.8

Bien nos dice el ganador del Óscar: “En las películas que hago, mayormente, el fantasma no es el malo, es alguien humano, el monstruo no es el malo, la maldad humana es infinitamente más temible”.9

Esto nos permite entender un punto en las cintas de monstruos, no es solo a tomar en cuenta el hecho de que el cine y los medios, los usen para personificar la maldad, sino que los monstruos se vuelven personas, y estos mismos nos generan una conexión entre lo que asociamos con una carga moral negativa y la representación que tenemos de esta. Al momento que escribo esto, recuerdo todo lo que se ha dicho en torno a Tolkien y su racismo tras los orcos en El señor de los anillos, hay una tendencia importante a deshumanizar todo aquello que percibimos como malo, el precio de esto es olvidar la situación del otro.

La propuesta de Guillermo del Toro viene a hacer énfasis en una conexión que los medios han trabajado ya sea de manera consciente o inconsciente, entre la bondad y la belleza.

El jalisciense nos dice “Hay monstruos a lado de los ángeles en las catedrales y es por una razón, ellos ocupan el mismo espacio en la imaginación de la humanidad que los ángeles” y sí, en el fantástico, monstruos y ángeles son representaciones de la humanidad, la diferencia es el grado de perfección, y el que estos elementos son dicotómicos.

Para el mexicano, los monstruos son infinitamente más interesantes, y es por eso, por la imperfección, es en ellos donde encontramos defectos, tanto entre personalidad como a nivel físico, de alguna manera encuentra más humanidad en lo imperfecto, y es por esto que a lo imperfecto le da más dignidad.

Creo que cuando un monstruo es muy grande se convierte en una fuerza de la naturaleza. Por ejemplo, Godzilla, no es ni bueno ni malo. Es como ver un tornado o un huracán, que son fuerzas naturales por excelencia ¿Un huracán es malo? sí, porque destruye cosas a su paso, pero también es hermoso, poderoso y majestuosos. 10

Con esto parece quedar claro por qué para el director mexicano, lo feo y lo horroroso de los monstruos tienen un carácter más cercano a él, además, nos logra de alguna manera invertir la relación, pues muchos de sus monstruos son o bien héroes, como Hellboy, o figuras que representan un mito por el cual el protagonista tiene que atravesar, hecho que vimos en El Laberinto del Fauno.

Lo que es indispensable aquí es la relación que se guarda con lo fantástico, más que con el terror o el horror, para el director mexicano, el punto es que a través de la fantasía se pueden tratar diferentes temas, después de todo, su cine, guarda una dimensión política.11

¿A qué le temen los monstruos?

Aun con todo lo anterior, las cintas de Guillermo coquetean con diferentes géneros, desde el horror, hasta la ciencia ficción, pero en todas ellas, por la naturaleza de las historias, hay antagonistas. Con esto no quiero reducir su cine a una serie de puntos básicos, pero sí que hay algunos elementos que podemos rastrear.

En una conversación con Alfonso Curaron, este le comentó que:

-Yo creo que un tema [En tu obra] sería la voracidad del poder, o sea, cada una de tus películas, de alguna manera se trata de eso- Explica Cuarón.

-Pues sí, la última que estamos filmando trata de eso [Se refiere a El callejón de las almas perdidas], más que ninguna- Responde Guillermo.

-Más que ninguna, porque esa es la voracidad del poder, no institucional, no social, sino personal- Acota Cuarón.

-Lo que yo creo, es que lo que no se puede nombrar y se vuelve motor, nunca se satisface ¿me entiendes? cuando el poder se alimenta del poder para generar poder, no tiene fin- Termina Del Toro.12

De alguna manera, lo que buscan destacar es que, en las películas de Guillermo del Toro, su antagonista es el poder, y lo que esté les afecta a la vida de los protagonistas. Basta con que recordemos el caso La forma del agua, cinta en la que los antagonistas son una asociación gubernamental que saca de su hábitat a un dios acuático para experimentar con él. Esto mismo sucede con El Callejón de las almas perdidas. Película en la que una persona entra al circo, donde aprende la habilidad de la adivinación, misma que le hace ganar millones de dólares hasta querer estafar a un millonario, lo que lo obliga a mentir y cometer asesinato.

Tal parece que una de las preocupaciones del director mexicano, es mostrar cómo la humanidad es el antagonista, y en particular, lo son las organizaciones con poder, pues son estas las que atentan con la situación de sus personajes. Este hecho se aprecia mucho en El laberinto del fauno, es el poder franquista el que atenta con la familia de Ofelia, y es a través del fantástico y del Fauno, que Ofelia va encontrando las respuestas a sus problemas.

Por esto no debemos olvidar que el cine, trata de expresar una visión del mundo, y trata de influir en nuestra percepción de algunos roles sociales, políticos o étnicos, por esto el director jalisciense nos dice:

La realidad nuestra es aburridísima, y tiene muy mala narrativa, la gente que debería ser buena es mala, la gente que debería ser divertida es aburrida.13

Como espero se pueda notar, la propuesta del ganador del Óscar es un poco expresar eso, los organismos de poder, que deberían ser los buenos, no lo son.

¿Qué nos enseña Del Toro?

De la mano del director mexicano pudimos notar dos puntos que son vitales y que atraviesan su filmografía, en primer lugar, comprendimos que le da un sentido peculiar a sus monstruos, pues a estos los dota de humanidad, les quita el ser un fetiche para asustar, y los vuelve una encarnación de cualidades humanas.

Este punto le permite romper con la dualidad bueno/bello y malo/feo, pues ahora les da lugar a los monstruos, quienes protagonizan las historias o tienen un rol más positivo -generalmente- pero eso sí, mucho más humano, pues dejan de ser esas “cosas para matar” para comenzar a tener rasgos más humanos.

Luego de esto, nos preguntamos por los antagonistas en sus historias, en ellas el hilo conductor, en palabras de Curaron y del Toro, son la voracidad del poder, es decir, las formas en que el poder se expresa y tiende a perjudicar, hecho que podemos ver en las diferentes películas del director mexicano.

Con estos elementos podemos ver qué el antagonista, para el cineasta jalisciense, es el poder; sus películas buscan dotarnos de humanidad, y buscan dignificar a quienes son vistos como lo otro, es decir, cuando el director mexicano piensa en un monstruo, detrás de él hay una minoría a la que se encuentra dirigida. Después de todo, como él dice “Soy mexicano, he sido la otredad toda mi vida 14.

Notas

[1] Gentilicio que refiere a las personas originarias de Jalisco, México

[2] del Toro, G. (2019). En casa con mis monstruos. México: Universidad de Guadalajara. Pág. 42.

[3] Ibídem.

[4] del Toro, G. (2018). Likes: Guillermo del Toro: “Soy mexicano, he sido la otredad toda mi vida” #LikesdelToro | #0. 28/07/2022, de Movistar Sitio web: https://www.youtube.com/watch?v=XQfyk0CjJ5Y&t=51s.

[5] del Toro, G. (2019). En casa con mis monstruos. México: Universidad de Guadalajara. Pág. 134.

[6] Ibídem.

[7] del Toro, G. (2018). Likes: Guillermo del Toro: “Soy mexicano, he sido la otredad toda mi vida” #LikesdelToro | #0. 28/07/2022, de Movistar Sitio web: https://www.youtube.com/watch?v=XQfyk0CjJ5Y&t=51s

[8] del Toro, G. (2008). Hellboy II: El ejército dorado. Estados Unidos: Universal Studios.

[9] del Toro, G. Op. Cit. Pág. 207.

[10] Ibídem, pág. 190.

[11] del Toro, G. (2018). Likes: Guillermo del Toro: “Soy mexicano, he sido la otredad toda mi vida” #LikesdelToro | #0. 28/07/2022, de Movistar Sitio web: https://www.youtube.com/watch?v=XQfyk0CjJ5Y&t=51s

[12] del Toro, G. (2021). Plática: Del Toro y Cuarón. 29 / 07 / 2022, de Mig Productions Sitio web: https://www.youtube.com/results?search_query=guillermo+del+toro+y+cuaron+.

[13] del Toro, G. (28 / Noviembre / 2017). El proceso de creación de la mano del cineasta, Guillermo del Toro para la UOC. España. Universitat Oberta de Catalunya Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=01IxQSshhuc

[14] del Toro, G. (2018). Likes: Guillermo del Toro: “Soy mexicano, he sido la otredad toda mi vida” #LikesdelToro | #0. 28/07/2022, de Movistar Sitio web: https://www.youtube.com/watch?v=XQfyk0CjJ5Y&t=51s.

Imagen | Wikipedia

Cite este artículo (APA): Sánchez, F. (2023, 22 de junio). Los monstruos de Guillermo: Cine, horror y filosofía. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2023/06/los-monstruos-de-guillermo-cine-horror-y-filosofia
#Alfonso Quarón, #Cine Mexicano, #Guillermo Del Toro, #Hellboy, #La Forma del Agua, #méxico, #Titanes del pacífico

por Fernando Sánchez Alvarado

Estudiante de filosofía y matemáticas; escribe cuentos y prosas poéticas. Interesado en la filosofía trascendental. Para el CCH y el Colegio de Bachilleres elabora exposiciones de filosofía para adolescentes. Del lado de la literatura, es parte del Taller de poesía de la maestra Adriana Tafoya.

error: Content is protected !!