fbpx

¿Por qué el feminismo no debería ser solo para mujeres?

Como parte de nuestra alianza con la revista "Esfinge", mensualmente intercambiamos reflexiones sobre un mismo tema. En el mes de abril de 2023, reflexionamos sobre Inteligencia Artificial. Puedes leer el aporte de ellos aquí. 

Cuando escuchamos la palabra feminismo, normalmente se suele vincular a algo que solo atañe a las mujeres. De hecho, el 8M es una fiesta en la que se «exige» que únicamente las mujeres tengan voz. Y aunque se entiende que son ellas las que experimentan y viven las consecuencias de una sociedad patriarcal, ¿dónde quedamos aquellos que queremos expresarnos por nuestras hermanas, novias, madres, amigas…? ¿Por qué si también nosotros, los hombres, hemos sido víctimas del machismo, de una carga sociocultural que muchas veces no queremos, nos tenemos que limitar a quedarnos viendo, desde lejos, aquello que también nos afecta, aquello que nos duele e importa?

El feminismo, de base, no debería de tener un género. El feminismo es una ideología que busca que todas y todos seamos vistos y tratados como iguales. El feminismo es, a mi ver, más allá que un reclamo histórico, una pugna por reconstruir una sociedad mejor. Y esa sociedad la quieren muchas, la queremos muchos.

Ceñir el feminismo solo a las mujeres es armar un nuevo club de Tobby en donde únicamente un cierto grupo de humanos pueden entrar, y eso no es variar la historia, sino repetirla. Nos quejamos de los techos de cristal, pero armar «espacios seguros» solo con mujeres es poner una puerta de acero. Segmentar un grupo de intelectuales solo por géneros, es volver a poner esos famosos asientos traseros «solo para negros1» en la parte trasera de los autobuses.

Y es que no debemos girar la lucha hacia «espacios seguros», o hacia más derechos hacia las mujeres. La lucha debería ir, a mi ver, hacia crear una sociedad que nos vea como iguales. Debemos pugnar por que todas y todos tengamos los mismos derechos, oportunidades y reconocimientos. Debemos quebrantar la historia exigiendo que una mujer compita como igual con hombres y mujeres por un puesto, y que un hombre pueda ocupar una jefatura de enfermería, por ejemplo, sin levantar ninguna ceja.

En todo esto hay algo que es clave: educación. En este apartado, muchas mujeres argumentan que ellas no están «para enseñar a los hombres», y que tenemos que ser nosotros los que nos debemos acercar e interesar. Pero ¿tiene que ser así?

Sí, habrá muchos interesados en conocer, e incluso difundir la ideología feminista. Pero ¿qué pasa con aquellos cuyo contexto social, cultural, etc., no se lo permite? ¿Acaso la lucha igualitaria no implica ir hacia aquellos —y aquellas— que no están ni medianamente involucrados? ¿Por qué, nuevamente, encerrarse en su burbuja? Eso, viéndose desde fuera y quitando el término feminista, puede ser visto como segmentario.

Quizá parte del problema es que dividimos. Sí, somos diversos, tenemos diferente género y, nos guste o no, somos diferentes de muchas maneras, pero al mismo tiempo somos iguales, somos humanos, somos personas, somos «animales que razonan», somos habitantes de la misma casa común. ¿Por qué esto no nos impulsa a ser mejores? ¿Por qué esto no nos mueve a gritar que se trata mal y discriminativamente a unos frente a otras? Si partiéramos desde esta perspectiva, sin duda, la «lucha» podría ser de todas y de todos.

No caigamos nuevamente en el error histórico. Ya separamos antes a, perdónenme la expresión, negros de blancos, indígenas de españoles, esclavos de amos. Seguir empeñados y empeñadas en formar bandos, grupos «solo de», más que erradicar el problema, lo va a perpetuar porque no soluciona nada, al menos no en el largo plazo, sino que simplemente vallan un jardín en donde dentro de este todo está genial, pero por fuera, sigue existiendo la misma basura de sociedad.

El feminismo como ideología mola, y mucho. La igualdad debería no ser una utopía. Pero para que funcione y se impregne en la humanidad, necesitamos dejar que todas y todos abracen tal sueño.

Notas

[1] Unicef. (2021, 2 diciembre). Rosa Parks: el asiento reservado de los derechos humanos. Unicef Educa. https://www.unicef.es/educa/blog/rosa-parks-asiento-reservado-derechos-humanos

Imagen | Unsplash

#8m, #derechos, #educación, #feminismo, #género, #igualdad, #inclusión, #sociedad

por Miguel Ángel

ceo de filosofía en la red, drando. en Filosofía, mtro. filosofía y valores, lic. en psicología organizacional, PTB en enfermería; catedrático de licenciatura en la Universidad Santander (México)

error: Content is protected !!