Fiodor Dostoievski y su relación con el existencialismo

Dostoievski es, sin duda alguna, uno de los escritores que más emociones son capaces de evocar en sus lectores al entrar en contacto con sus magníficas obras. Es imposible no sentir cuando de él se trata, con su visceral escritura perderse entre sus páginas es fácil. Se trata de un autor que busca la esencia humana, y que creo firmemente, logra atraparla en muchas de sus obras. ¿Quién no se ha sentido como un hombre del subsuelo, en esta eterna lucha por intentar ser mejor de lo que realmente somos? En sus novelas expone lo que es el Ser humano, alguien que está en constante construcción por la libertad que los atraviesa, siendo la angustia el primer síntoma de esto.

Es con su personaje del subsuelo en su obra “Las memorias del subsuelo” que realmente vemos más o menos cómo se conforman el tipo de personajes con los que nos enfrentaremos en sus novelas. Pero, más que nada, podemos entender cómo es que este pensador veía a la sociedad y a sus ciudadanos. Este personaje del subsuelo funciona más como un diagnóstico que como un arquetipo de personaje en sí. Tenemos incluso dentro de su escritura a un precursor de lo que serían las grandes novelas existencialistas como La náusea” de Jean-Paul Sartre o “El extranjero” de Albert Camus, ya que es en su narración que va plasmando sus ideas respecto a la libertad, la angustia y la moral.

Los Seres del subsuelo
entre crímenes y castigos

Y sería más cercano a Kierkegaard de lo que sería a cualquier otro existencialista, porque Dostoievski encontraría la salida a su dilema respecto a la sociedad en el cristianismo y en el amor. Y aunque, en lo personal, no considero adecuada la salida cristiana, no cuando se trata de una religión tan opresora cuyo amor realmente no alcanza a todos. Pero sí que encuentro más valor en el amor que en la creencia de ser un hombre superior, no creo que sea una moral de esclavos encontrar en el otro algo digno no solo de amor, sino de igualdad. En una sociedad donde el nihilismo nos ahoga, creo que el amor sí es capaz de otorgar sentido y un valor no solo a nuestra vida, sino también a todas las demás.

En donde veremos esto explorado de forma magistral es precisamente en su novela “Crimen y Castigo”, que ostenta el lugar de ser una de las mejores obras de la literatura mundial. Dostoievski se centra en esta angustia mental que azota a la sociedad, así como también aborda los dilemas morales. Es con Raskolnikov que nos encontramos de golpe lo complicado que puede ser buscar una vida digna, los conflictos que suceden cuando nos encontramos en una sociedad que sufre de la falta de “algo“. El autor ruso vio en el nihilismo y en el movimiento ateo algo increíblemente peligroso; sentó las bases con el mismo Raskolnikov, con sus propias creencias que son bastante parecidas al “Übermensch” de Nietzsche. Dostoievski quería crear un personaje que tuviera todas las razones para cometer un asesinato: filosófica, práctica y éticamente.

Vemos la semilla de esto cuando Raskolnikov formula su plan para matar a una vieja usurera después de escuchar a escondidas una conversación en la que un estudiante afirmaba que el mundo estaría mejor si ella estuviera muerta, y su dinero se le diera a alguien que lo necesitaba más. Es un libro disfrazado de misterio de asesinato que profundiza en la psicología y la mente de lo que puede ser un asesinato. Lo fascinante de Dostoievski es su capacidad para plasmar lo contrario de sus creencias, la antítesis de lo que creía. El orgullo de este personaje lo separa de la sociedad, se llega a comparar a sí mismo con Napoleón, se ve a sí mismo como una especie de “hombre superior“, en efecto, un Übermensch. Una persona que es extraordinaria y, por lo tanto, que se encuentra por encima de todas las reglas morales que rigen al resto de la humanidad. Razón por lo que no puede relacionarse con nadie de la gente común, que deben vivir en obediencia y no tienen derecho a traspasar la ley.

Pero sabemos que después del asesinato se encuentra confundido, paranoico y con disgusto por lo que ha hecho. Entra en períodos de delirio en los que lucha con la culpa y el horror y tiene una serie de sueños perturbadores. No podía estar a la altura de sus creencias de superhombre. No podía soportar ser extraordinario, ser algo más que simplemente existir entre la gente común, como pensaba. Es entonces que Raskolnikov decide, al final del libro entregarse. Y en epílogo veremos que se desprende totalmente de sus ideas de superioridad, encontrando redención en el amor. En este personaje vemos entonces la consumación de las ideas de Dostoievski, donde este hombre inacabado, pero libre, encuentra una salida, una especie de “salto de fe” en el amor hacia el prójimo. Sin duda alguna cabe preguntarse, ¿qué encontramos nosotros de redención o libertad en el amor?

Bibliografía

Dostoievski, F. (2020). Crimen y Castigo. Editorial Mirlo.

Dostoievski, F. (2013). Memorias del Subsuelo. (Cansinos Assens Rafael, Trad.). Sexto Piso.

Imagen | Wikimedia

Cita este artículo (APA): Ortiz, M. (2023, 07 de septiembre). Fiodor Dostoievski y su relación con el existencialismo. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2023/09/fiodor-dostoievski-y-su-relacion-con-el-existencialismo
#existencialismo, #Fiodor Dostoievski, #Libertad, #literatura y filosofía, #moral

por Mayra Ortiz Franco

Estudiante de sexto semestre en la licenciatura de Filosofía en la Universidad de Guanajuato. Entusiasta de la estética, la música y la filosofía medieval. Integrante de la Red Mexicana de Mujeres Filósofas (ReMMuF).

error: Content is protected !!